Yo estuve en el juicio a Eichmann

Si uno le pregunta a un muerto que opina de la vida, su respuesta: “Es una mierda.”
———-
Hace medio siglo yo presencié una de las sesiones donde se juzgaba al carnicero nazi Adolf Eichmann, uno de los responsables de la Solución Final para exterminar al pueblo hebreo.
A finalizar la SGM Eichmann huyó de su país para evitar ser sometido a juicio por un tribunal Aliado. Para legitimar su fuga recibió un pasaporte a través de la Iglesia Católica, la que siempre se ha caracterizado por irradiar amor y paz.
El jifero alemán recaló primero en Chile y después en la Argentina. Identificado por el Servicio de Inteligencia israelí, se organizó su secuestro y posterior traslado a Jerusalém. La intención del Gobierno hebreo era poner en escena a un protagonista del Holocausto, porque para la juventud israelí todo lo que habìa ocurrida durante la SGM, era una ficción, algo que escapaba a su comprensión.
En la Argentina los antisemitas se enloquecieron, cuando se enteraron del rapto de Eichmann. El odio hacia los hebreos les brotaba por todos lados. Culpaban al presidente constitucional Arturo Frondizi (n.1908), de ser cómplice al haber permitido que Israel se llevara a ese asesino serial de un país soberano.
Sin embargo, estos mismos botarates no abrieron el pico cuando las fuerzas alemanas hollaron territorios soberanos de Europa, Asia y de África, sofocando a sus pueblos.
La memoria es muy selectiva y la discriminación no tiene freno. La animadversión que existe en Occidente hacia el pueblo hebreo, es obra de la benemérita Iglesia Católica Apostólica y Romana.
Unos meses antes que Eichmann fuera ahorcado (31 de mayo de 1962), yo presencié una de las sesiones. El criminal estaba protegido por una cabina antibalas. Al comienzo del juicio, (el 11 de abril de 1961), varios sobrevivientes de la Shoá intentaron hacer justicia por mano propia. La rápida intervención del personal de seguridad, evitó que se consumara un natural deseo de venganza.
Eichmann se fue al infierno viendo cómo el pueblo que él habìa querido destruir, fue el que lo juzgó.


El teniente coronel alemán Eichmann fue ahorcado el 31 de mayo de 1962 y sus escorias fueron arrojadas al mar para que no contaminara el suelo de mis antepasados.
¡Vaya casualidad! Justamente cuando se cumplieron medio siglo del juicio a Eichmann, falleció quien tuvo a su cargo la lectura del veredicto que condenó a la pena de muerte a Eichmann, el ex juez Moshe Landau (n.1912, en la otrora ciudad alemana de Danzig). Estudió Derecho en Londres y al finalizar la carrera no volvió a su país, se radicó en Palestina y de esta manera se evitó el amargo trance de perecer en un campo de concentración.
Una realeza de nazis. Dicen que la argentina Máxima Zorra—guieta (n.1971) esposa del heredero a la corona de Holanda, tiene todas las chances de ser proclamada reina de acuerdo a una decisión tomada por el Parlamento de su país de adopción. Hija de un ex funcionario de la Dictadura argentina, esta joven está casada con un príncipe en cuyo árbol genealógico figuran un padre y un abuelo nazis. A ninguno de ellos se los juzgó.
El abuelo del simpático Guillermo Alejandro, Bernhard de Lippe-Biesterfeld (n. 1911), estuvo afiliado a las juventudes hitlerianas. No necesitó mostrar su valentía: cuando se iniciaba la SGM, él se casaba con la reina holandesa Juliana I (Emma Louise Marie Wilhelmina van Oranje-Nassau n.1909). Marido y mujer se exiliaron en Inglaterra bajo protección de sus pares de Windsor. Aquí estableció una estrecha relación con otra joyita monárquica: Philip Mountbatten (n.1921), el futuro duque de Edimburgo y consorte de Elizabeth II. Tras la guerra, Bernhard regresó a Holanda con la fachada de “héroe de guerra”, y se lo nombró comandante de las fuerzas armadas holandesas.
En 1954, Bernhard fundó el grupo secreto Bilderberg (una logia de malhechores); y en 1961 con creó el Fondo Mundial Vida Salvaje, institución ambientalista ligada a servicios de inteligencia europeos, y a grandes corporaciones de la industria bélica.
A la muerte de Juliana, la sucedió su hija Beatriz I (Wilhelmina Armgard n.1938). También ella se dejó cautivar por un alemán: el honorable Claus von Amsberg (n. 1926 ), ex mimbro de las Juventudes Hitlerianas e integrante de la Wehrmacht (ejército.)
¡Increíble, pero cierto! Fue un hebreo, el lord mayor de Ámsterdam, Marius Job Cohen (n.1947), quien tuvo a su cargo la ceremonia civil de estas dos ricuras de la nueva realeza europea: Máxima y Guillermo.
¿Se habrá enterado Marius que la yunta está siendo investigada por inversiones, poco transparentes, hechas en la Argentina y en Mozambique, sin autorización del Parlamente de su país?
Las barbas en remojo. “En Holanda ya no queda sitio para los judíos ortodoxos que se exhiben en público. La contundente aseveración del ex comisario de la Unión Europea (UE) y destacado político holandés de derecha Frits Bolkenstein, ha conmocionado a los Países Bajos.
El revuelo estalló tras una entrevista de Bolkenstein, 77 años, en la cual afirmaba que los judíos practicantes, y especialmente los ortodoxos, que se muestran abiertamente en público, “no tienen cabida en Holanda.”
El antisemitismo “irá en aumento”, vaticina Bolkenstein “por eso es mejor que emigren.”
Considera Bolkenstein que los judíos ortodoxos tienen un futuro difícil en Holanda “teniendo en cuenta el aumento creciente del antisemitismo”, sobre todo por parte de la colectividad holandesa de origen marroquí.
Otra vez sopa. El director de una escuela ortodoxa de la colectividad hebrea de la ciudad de Buenos Aires, fue atacado por un ser nefasto y descartable, quien le pegó un golpe en la cabeza con un objeto contundente tras increparlo por la fe que profesa.
El ataque se produjo en la puerta de un establecimiento educativo en el barrio porteño de Once. El agresor llegó gritando “judío, judío”, antes de aplicarle un golpe fuerte en la cabeza, con un “nunchaku”, arma que se utiliza en la práctica de artes marciales.
El hecho ocurrió en momentos en que la comunidad hebrea argentina celebraba la Independencia del Estado de Israel.
Esta no es la primera vez que ocurre un ataque. Algo similar ocurrió hace dos años cuando un grupo irrumpió en un acto que se celebraba en Avenida de Mayo, muy cerca de la embajada de Israel.

La Vida es una Fotocopia.
saulrabin@gmail.com
saulrabin@hotmail.com.ar
noticias_ ideas 1@yahoo.com