Un engaño llamado fútbol.

No son muchos, aunque lo suficientemente fuertes, los que escupen mentiras sin cesar, para avalar a los que engañan, mienten y depredan.
El Fútbol, que es una porción misérrima de la actividad humana, ESTA MANCHADO.
Desde que comenzaron a jugarse los Mundiales, los campeonatos se resolvieron: primero por injerencia del Fascismo, después por la corruptela de la Federación Internacional de Futbol Asociado (FIFA). Y ahora, por las presiones que ejercen las empresas que sponsorizan los certámenes, las que visten a los equipos y las que diseñan el perfil publicitario para acrecentar el consumo de las vestimentas deportivas.
No es novedad que el control antidoping ha sido siempre tan selectivo que muchos deportistas han subido a un podio pasados de falopa.
A nadie puede asustar que un ex jefe de la Asociación de Fútbol Inglés acusara a cuatro ejecutivos de la FIFA de pedir sobornos a cambio de apoyar la propuesta para que Inglaterra fuera el anfitrión de la Copa Mundial del 2018.
Esta y otras denuncias que hubo contra la FIFA no invalidaron la reelección del austriaco Joseph Blatter (n.1936), por un nuevo periodo al frente de la entidad (des) madre del fútbol mundial.
Digan lo que digan algunos colombianos, su país renunció a organizar al Mundial de 1986 por las desmesuradas exigencias de la FIFA para dar el visto bueno a su candidatura. Su Presidente, de ese entonces, el conservador Belisario Betancur Cuartas (n. 1923 ), no se dejó extorsionar.

El ex internacional alemán Hans-Peter Briegel (n.1955), confesó en una entrevista concedida a un periódico de los Emiratos Árabes que en el partido de la Copa del Mundo de España de 1982, entre Alemania y Austria, hubo tongo entre las dos selecciones para clasificarse y dejar fuera a Argelia, a la que ahora pide perdón.
Fue la mayor mancha de la historia del fútbol alemán. No la única.

La joya del 82’ fue sin dudas el italiano Paolo Rossi (n.1956), que se incorporó a la selección azzurra, después de cumplir una suspensión de dos años por haber participado en apuestas clandestinas. El ex crack de la Juventus, había sido denunciado por un vendedor de frutas, Massimo Crusiani, de estar metido en el arreglo de un encuentro entre el Perugia y el Avellino.
Como la tramoya es una de las tantas debilidades de los italianos, cuatro años después volvieron a cometerse los mismos pecadillos. En el año 2006, la Juventus descendió a la Serie B, cuando se descubrió que varios de sus dirigentes estaban entretenidos en arreglar partidos.

El celebérrimo ex presidente de la FIFA, el brasileño Joao Havelange (n.1916), aseguró que los torneos disputados en Inglaterra 66’ y Alemania 74’ fueron manipulados para beneficiar a los locales. En cambio, resaltó el éxito de Argentina 78’. Por supuesto que no es verdad. Solo que el vendedor de armas es muy piola: quiere ser cuidadoso con el vecino y socio en el Merdasur.
Este benemérito personaje del futbol mundial llegó a la Presidencia de la FIFA después de extorsionar a su antecesor para que no fuera por su reelección. El bazuca hizo fotografiar al inglés Stanley Rous (n.1895), encamado con un dirigente centroamericano.

El astro argentino Diego Maradona (n.1960), aseguró que Argentina eliminó a Australia para clasificar al Mundial de 1994 con la ayuda de un “café veloz” que tomaron él y sus compañeros de selección, y a la falta de control antidopaje, hechos que “sabía” el presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Grondona (n.1931.)
Y los residuos del café veloz, quedaron en el organismo del crack. Y esto lo aprovechó Havelange para quitarse del medio a la escuadra albiceleste mediante el compulsivo control antidoping a Maradona. Y le dejó el campo orégano a la selección brasileña. Un bonito regalo de Don Joao, antes de largar la Presidencia de FIFA.

El FUTBOL es útil a los que obtienen pingues ganancias manipulando los resultados. En Italia, el Estado facturó el año pasado unos cuatro mil quinientos millones de euros mediante las apuestas deportivas. En estos números no estaban incluidos las jugadas clandestinas.
Y hablando de ilegalidad, el presidente de la FIFA, Joseph Blatter, como su tesorero Julio Grondona, se irán de este mundo sin confesar jamás que han sido dos auténticos turros. Ellos no creen en el MÁS ALLÁ, así que en la Tierra se permiten todas clases de inmoralidades con tal que se incrementen los negociados.
En el Gobierno de la FIFA, sus más importantes dirigentes provienen de países donde la corrupción es parte de sus estilos de vida.

Por todo esto no tiene por qué sorprender que tres de los cinco partidos jugados por la primera ronda Copa de Oro, de la CONCACAF, hayan sido arreglados para favorecer a la Selección Mexicana.
Versiones periodísticas señalan que en este bolonqui estaría metida la mafia asiática con el fin de rentabilizar el negocio de las apuestas.

Y para terminar: la desfachatez de la FIFA no tiene límites: cinco futbolistas mexicanos expulsados de la Copa de Oro, al dar positivo en la prueba de dopaje, en la contraprueba dieron negativo. ¡Aleluya!
La vida es una fotocopia. Por eso prefiero seguir jugando al Metegol.
saulrabin@gmail.com
noticias_ideas1@yahoo.com
saulrabin@hotmail.com.ar