SERVIDO CON AMOR

En una de las transitadas calles de Londres habitaba una mujer blanca muy hermosa, amante de la buena lectura, de pocos amigos y sin familia alguna, de nombre Elisa cooper.

Elisa trabajaba en un banco muy cercano a su apartamento, siempre solía dedicarse un tiempo y todas las noches salía a caminar por largo rato, se acercaba hasta una taberna donde veía desde fuera a un chico muy apuesto que trabajaba dentro, lo observaba por unos cuantos minutos, daba media vuelta y retornaba hasta su hogar.

Una noche fue la excepción y Elisa no pudo salir ya que se encontraba enferma, a si que decidió quedarse sin su rutinario paseo, y se dispuso a dormir.

Nunca se percato de que el hombre a quien siempre observaba en aquella taberna, la había seguido y esa noche el se introdujo en su apartamento, sigilosamente entro a su habitación y sin reparo la tomo del cuello y trato de asfixiarla, la arrojo fuera de la cama y comenzó arrancarle la ropa tratando de despojarla de todo lo que llevaba puesto.

De pronto, sonó el timbre del apartamento y el hombre se levanto apresuradamente, corrió hasta la ventana cerro las cortinas que siempre permanecían abiertas, cuando regreso a la habitación, se percato de que Elisa ya no se encontraba en el suelo y comenzó a buscarla detenidamente por todo el lugar, trataba de no hacer ruido al caminar para poder tomarla desprevenida ,pero al entrar en el baño, todo quedo en completa oscuridad, solo se escuchaba la respiración agitada del hombre ,su corazón latía con tanta fuerza que parecía salirse de su pecho, aun a si continuo tratando de entrar ,cuando se escucho un fuerte golpe, salio un sonido como pequeña fuente, parecía correr agua y de pronto se encendió la luz, Elisa estaba llena de sangre, la cual le escurría por toda la cara, tanto que sus lagrimas comenzaron a mezclarse hasta desaparecer, se inclino en el suelo y acaricio la mejilla de aquel hombre, quien yacía tirado a un lado de la puerta ,Elisa tomo con fuerza un cuchillo que llevaba en las manos y lo introdujo 24 veces dentro del cuerpo, hasta quedarse sin fuerzas, se recostó junto a el cerrando los ojos.

Al día siguiente 2 de sus vecinos tocaron su puerta para saber si todo estaba bien ya que la noche anterior escucharon mucho ruido, Elisa abrió la puerta y salio, luciendo tan hermosa como siempre, recién bañada y sonriente, sus vecinos quedaron convencidos de que ahí no había pasado nada, al menos eso era lo que Elisa les dijo, ella continuo caminando y bajo con sus vecinos el elevador de su apartamento, salió hasta la calle y se despidió de ellos, sé dispuso a caminar hasta una pequeña licorería, entro y compro su vino preferido.

Regreso a su apartamento, ahí permaneció sin salir en todo el día hasta el anochecer para recibir a su invitada, Mousha una chica la cual había conocido en un salón de lectura unos meses antes.

Mousha toco la puerta y Elisa apresuradamente la invito a entrar, charlaron largas horas y después se dispusieron a pasar a la mesa para cenar.

Elisa tomo un cuchillo y corto despacio un trozo de carne aderezado con un poco de azafrán, clavo y pimienta las especias favoritas de Mousha.

A si continuaron cenando y charlando, Mousha le contaba a Elisa que dos días antes su novio le confeso que había tenido que ver con una mujer durante un par de meses y que estaba locamente obsesionada con el, a si que el le pedía que se cuidara y que lo perdonara, Mousha decidió romper con el porque se encontraba muy dolida.

Se hizo muy tarde y las dos se despidieron, Elisa tomo del brazo a Mousha y le dijo

— Estoy segura que quisieras hacer cachitos al idiota que te engaño verdad, pero no te preocupes la venganza es algo que se debe disfrutar con un buen vino y una exquisita y jugosa carne. —–

Mousha salio del lugar con una grata sonrisa