Noche Sin Luna

Caminaba decepcionado por los comentarios absurdos, de gente abstraída en la mediocridad de su existencia irreal. Del creer solo en lo que los doctorados en carreras con títulos influyentes dicen. Esa suerte de privilegio que le da a ciertas personas el don de la verdad. Aunque el mas mediocre de los pensadores sepa que lo que dicen son meras incongruencias abstractas y sin sentidos reales. Pero si, lo dijo tal persona doctorado en no se que carrera que se dicta solamente en ciertos ámbitos aristocráticos. Si ellos les dijeran que la tierra es cuadrada, lo creerían. Pero si!! La tierra es cuadrada!!, lo dijo el licenciado en todo, doctorado con honorificaciones en la pelotudez y la idiotez. Dictada en la academia selecta de la ignorancia y abalada por la universidad de los obsecuentes y crédulos de la mentira.
Miraba la luna, la cual la noche anterior no estaba, pero bueno, según los no videntes de la realidad era una ilusión y una fantasía de una mente desquiciada. Esa misma noche los habituales ovnis de las 6: 30 PM debían pasar, pensé en trasnochar y fotografiarlos para mostrárselos a esos eunucos seudos estudiantes de astronomía. Que con su tanta expectativa de encontrar vida en otros planetas, solo tenían que ver un poco mas allá de su mente de libros arcaicos y tecnología sofisticada. Solamente ver el firmamento y ver un poco más allá de las estrellas. Sin ayuda de sofisticados telescopios que viesen a través de las distancias años luz de los infinitos universos. Pero, para qué, me dije. De todos modos, me dirían “esa foto es trucada, cualquiera con un programa de edición de fotos la haría aparentar verídica”. Seguí caminando viendo las auras descoloridas de los transeúntes, de vez en cuando alguna relucía y parecía que encontraría a alguien con quien hablar. Pero no, todas titilaban y parecían difuminarse y atenuarse lentamente, condenándose a la nada. Sin fe, sin creencias. Miradas que antes me eran indiferentes, pero que ahora me dejaban un dejo de pena. Condenadas a la extinción, al no ser, al ser solo un dejo de instantaneidad en este mundo. El cual les era circunscripto en sus mediocres realidades materialistas.


Viajar a otros mundos, colonizar civilizaciones, agotar recursos, crear tecnología, avances de conocimientos, generar preguntas sin respuestas. Necios y ciegos, no se dan cuenta que la realidad esta frente suyo y al instante y en el momento transcurrente. Si el hoy es ya parte del ayer. Miran el reloj y ven pasar las horas, que horas??. El tic tac de una gran maquinaria que les hace creer que el tiempo existe y transcurre. Solo mutan sus células y envejecen, pero ellos creen que es el paso del tiempo, pobres ignorantes. Son un soplido en la infinidad de la existencia. Vidas pasadas y futuras, como saber quién fue quien, si solo saben que alguien existió es porque vieron erigirse una estatua honorífica en su nombre y en sus conquistas de su propio ego.
Debo ser y destacarme, trabajar y crear. Claro, es fácil, yo trabajo y gano mi dinero, soy digno de eso. No importa en que lo gaste, si en armas, en perjuicios al otro, o en nombre de la beneficencia. Soy digno de mi dinero y de lo que hago con él, no importa en que. Mi nuevo mundo a conquistar tendrá todo, mi herencia materialista y rencorosa, si algo ha quedado de la mediocre humanidad. Pero si, será digno de elogios, porque lo he logrado con trabajo y sudor. No importa si mi sudor causo dolor y lágrimas en el otro. Será elogiado por mi ejército de obsecuentes, y adoraran mi ego y sacrificio. Pero olvidaran el placer de caminar descalzo en el verde césped y mirar una rosa hasta que se les pulvericen los ojos.
Si …sigo caminando, llegando a mi hogar, heredado de mis padres. Deshonroso por haber sido un regalo y no hecho de falsos sudores de escritorios.
Y miro una vez más y la Luna ha vuelto a desaparecer…sonrío, mi mundo es único. Espero compartirlo alguna vez. Veré el aura correcta que refleje la luminosidad de la verdad, la única, la irrefutable. La sin contradicciones y sin falsedades. En ese cielo único, sin rocas y sin meteoritos. Donde las estelas no sean masas gaseosas desprendidas de copos de nieves sucias, las estelas de las almas claras y puras. Llegará ese aura, solo la espero, se que llegará.

(Escrito en una noche sin Luna del 4010 de la era real, trasmitido sensorialmente a través de la matrix a la era del 2010, 22 de septiembre)