Manuscrito hallado en una botella 2 Parte

Se hundió sin tener tiempo de reaccionar y salir de aquel barco maldito, aunque de haberlo conseguido tampoco hubiera sobrevivido, el oleaje era terrible, aqui no hay grandes olas, no hay miedo al naufragio ya no hay más miedo tampoco hay dolor. Nuncá imaginé que mi vida sería de está forma me siento extraño, viviendo a quí abajo en las profundidas del océano, a veces cuando hay luz salgo del barco anclado en la arena y puedo ver los secretos que siempre esconderá el mar y creo que me he convertido en uno de esos secretos, pero no soy el único, los marineros y el capitán de este barco que por un tiempo me salvarón la vida también están destinados a vivir aquí y por la noche cuando la luna alumbrá el inmenso mar subimos a la superficie con nuestro barco a descubrir nuevos mares y más tripulantes.