LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA Y EL DEBIDO PROCESO PENAL

El autor de esta obra, mi excelente amigo Dr. Leonardo Pereira Meléndez, me ha dispensado el honor de escribir las palabras de presentación de su nuevo libro, debo confesar que hacer un prólogo no resulta tan sencillo pero se hace lo mejor para lograr el objetivo.-
El Dr. Leonardo Pereira Meléndez desde sus inicios en el ejercicio de esta noble profesión de Abogado ha demostrado una alta calidad humana y profesional, estudioso, inquieto, gremialista, docente, pero sobre todo amigo, probo a carta cabal, sus primeros pasos en la elaboración de obras jurídicas lo asomó, junto con su sutil pluma, como artífice de obras que han venido a engrandecer el patrimonio cultural y académico en el área penal.
Esta nueva obra que suma a su acervo intelectual y que hoy me corresponde presentar con sumo orgullo y satisfacción por tratarse, como ya dije, de un entrañable amigo, viene a ser el fruto de un nuevo esfuerzo por enriquecer el conocimiento de sus lectores, esfuerzo además que apunta al servicio desinteresado; esta nueva obra es de gran utilidad ya que continúa la iniciada con su tomo Anotaciones de Derecho Procesal Penal seguida de Pruebas Ilícitas y Nulidades en el Proceso Penal para de esta forma hilvanar con sumo tino una obra en serie por demás completa acerca de tan importante materia penal que seguro resultará útil y provechosa para el estudiante y el profesional del Derecho pues constituye una herramienta en el quehacer diario del no menos delicado y laborioso trabajo tribunalicio.
El contenido de esta nueva obra titulada La Presunción de Inocencia y el Debido Proceso Penal devela la experiencia adquirida a través de su ejercicio profesional y actividad docente universitaria en la que hace observaciones muy interesantes para la observación y aplicación de la garantía procesal de la presunción de inocencia y del principio procesal del debido proceso, ambas figuras contenidas en los artículos 8 y 1 del Código Orgánico Procesal Penal.


Este libro consta de dos partes divididas, la primera en 16 capítulos y la segunda en 12 capítulos, en su desarrollo el autor atina a mantener la unidad, continuidad de las ideas y desarrollo del tema con una sencilla y clara redacción con precisión de los conceptos y citas que facilitan al lector su atención en el desarrollo de los capítulos tratados.-
Lo resaltante de la presente obra está en el hecho de que el autor enfoca su preocupación teórico-práctica en la apreciación y oportunidad dentro del proceso penal venezolano de estas dos figuras a que hacemos referencia y su importancia en el tratamiento procesal del imputado y/o acusado en las fases de investigación, preliminar y juicio en la búsqueda de una recta administración de justicia.-
Sabemos, sin lugar a dudas, que el proceso penal venezolano, aún con la vigencia de un moderno Código Procesal Penal, ha sufrido merma en su efectividad producto de la variada interpretación de sus normas y de las instituciones fundamentales de derecho Penal, así, no es desconocido para el colectivo el retroceso experimentado en materia de derechos humanos, fundamentalmente del principio de inocencia volviendo a la vieja práctica de tratar como culpable a quien todavía no se ha sometido a un proceso y más aún se le haya establecido participación alguna en un hecho punible determinado; presumir la inocencia de una persona no es un privilegio del Estado y sus Instituciones encargadas de administrar Justicia, es un deber que no puede ser vulnerado por capricho del operario, de esta forma la presunción de inocencia va íntimamente unido al debido proceso porque parte de la imparcialidad del tribunal o quien lo representa estriba en la observación y respeto a esta garantía procesal que obra a favor del individuo sometido a un proceso penal.-
Se destaca el autor de esta importante obra por su sencillez en el lenguaje lo que permite su lectura sin mayor problema, en especial para los estudiantes de la carrera de Derecho sin que tal sencillez, por demás necesaria, reste seriedad y agudeza a sus conceptos por lo que igual viene a ser de gran utilidad para los profesionales del derecho penal en el campo de su ejercicio.
Desde mi época de Juez Penal del Estado Lara expuse con vehemencia la importancia de hacer efectiva la presunción de inocencia lo cual materialicé en el tratamiento de hecho y de derecho brindado a cada una de las personas que fueron procesadas en el Tribunal a mi cargo con igual énfasis en el debido proceso en cuyo objetivo conté afortunadamente con la valiosa colaboración del Fiscal del Ministerio Público, claros ambos entes en la necesidad de hacer realidad una verdadera Justicia que elevara la credibilidad del colectivo en esta Instituciones fundamentales, hoy día seriamente cuestionadas.-
Sabemos que discurrir sobre temas o aspectos jurídicos resulta un tanto complicado ya que per se resulta equivalente a emitir opinión acerca de la Justicia, de allí que es destacable quien se atreve a penetrar en un campo de arena movediza donde las opiniones son diversas y encontradas, debo hacer énfasis en que hoy día es vox populi y se pregona con facilidad y sin temor alguno a través de los distintos medios de comunicación social que a la mayoría de las personas sometidas a procedimientos penales no se le da el tratamiento adecuado en materia de presunción de inocencia y debido proceso llegándose inclusive a denuncias públicas que comprometen la seriedad e imparcialidad de los Órganos de la Administración de Justicia en Venezuela; de modo que a los sometidos a procesos penales no se les da lo que por derecho les corresponde oportunamente, de allí que la sociedad civil procura y lucha por mejores condiciones, por el respeto a la Constitución Nacional, leyes, Reglamentos; decretos y demás instrumentos que regulan la materia.
El Dr. Leonardo Pereira Meléndez ha destacado la importancia del tema tratado a cuyo efecto se hizo de citas importantes que complementan el desarrollo y entendimiento del lector, de manera que puedo afirmar, sin temor a equivocarme, que la presente obra ha sido elaborada con extrema paciencia, abnegación y con conocimiento de causa, no queda oculto el sumo interés y los sanos propósitos perseguidos por el autor para de este modo hacer de este libro una herramienta útil en el campo del proceso penal venezolano, más aún, en esta época en que Venezuela está siendo duramente criticada por las constantes violaciones al principio del debido proceso y a la garantía de la presunción de inocencia en casos puntuales por todos conocidos y en momentos en que el Poder Judicial atraviesa una de sus peores crisis de credibilidad.-
Para finalizar considero que el deseo de cumplir a cabalidad la función encomendada por el Estado de administrarse Justicia dentro de los parámetros establecidos en la Carta Magna y Leyes de la República, para lo cual resulta necesario la tenencia de una Doctrina que coadyuve al conocimiento científico del operador de justicia, es lo que reta al Magistrado y al Abogado penalista a luchar sin cesar por la vigencia y puesta en práctica del principio de inocencia y el debido proceso que hace posible uno de los fines del Derecho, reto éste que nos lleva particularmente a combatir con toda fuerza y razón a los Jueces y Fiscales que en franco desconocimiento o inaplicación del tema tratado en esta obra se apartan de sus postulados convirtiéndose en verdugos de la Justicia