Entre Clases

Entre la muerte de unos y el enriquecer de otros; la vanidad es de pocos, la vida de algunos y la agonía de muchos.

La clase más alta dentro de nuestras sociedades nos ha demostrado a lo largo de miles de años, que su mundo es falso y sistemático, y que basta mirar a su alrededor para darse cuenta de lo ingrato que puede ser ya sea el poder o el dinero. Personas tiradas en un mar de fantasía, donde creen poder crear todo, pero no son capaces de ver la sencillez de la vida misma. Esta es la vanidad de pocos, es la mentira de quienes nos gobiernan, de quienes quieren ser y tener todo, de quienes jamás miran dentro de si mismos para darse cuenta de que están vacíos, de que mientras más ganan, menos tienen; y mientras más invierten, más pierden. Esta, es una vida falsa.

La vida de algunos, es la de aquellas personas que ante toda dificultad que tiene la vida, son capaces de sonreír ante ella, encarar y disfrutar de lo dulce y lo amargos que pueden ser cada uno de los momentos que viven día con día. No esperan nada y no crean un mundo falso y miserable, simplemente gozan el placer de la vida, así sea que se estén muriendo, por que saben que la riqueza material y el poder sobre los demás, no lo es todo; y que es más importante el estar rodeado de seres queridos y de la naturaleza misma, que de la asquerosa y putrefacta idea que es el materialismo.

Amargamente la mayoría de las personas agonizan sin saber porqué, y es que son más quienes no saben hacía donde van, y quienes se encuentran sumergidos en una especie de limbo, porque están cegados y a veces no saben ya siquiera quienes son. La mayoría de la gente se encuentra en este estado, y algunos se preguntan por que no pueden avanzar en tanto que otros, el por que no pueden retroceder; ciertamente es que las causas son muchas, ya que cada pensamiento es diferente. Es una pena estar entre las personas que agonizan en vida, por que muchos tienen ganas de sentir y su “clase” los tiene totalmente cegados, caso contrario es el de aquellos que pudiendo sentir, los ata el anhelo de poseer más de lo poco o mucho que ya tienen; sin darse cuenta que con lo que ya posean, es suficiente para vivir tranquilos, sin caer desde luego en el conformismo, por que este mismo podría llevarlos a algo peor, perder las ganas de seguir adelante.

Es sorprendente como nuestra civilización puede ser clasificada de una manera tan sencilla y diferente a como normalmente lo hacemos, y no quiero dar a entender que esta es la mejor o la más adecuada forma de ver a nuestra sociedad, simplemente es una más de las miles de perspectivas que podemos darle y que en este caso es alguna de las que considero fácil y sencilla de comprender, por que cada quien puede mirar en cual de las tres formas que menciono es en la que se encuentra o con la que más se identifica, además de que puede rescatar de cada una de ellas lo que considere necesario o contrariamente, desechar aquello que crea que esta de más.

El objetivo principal de este escrito es que te autocritiques y veas qué es lo que te hace falta o qué es lo que te sobra, para que puedas crecer como persona.

“Identificate, pero no te encasilles”