El Trio

Titulo:

El trío.
El terrorista, el islamista, y el tercero que no tenía ni ideología ni religión.

AÑO: 2009

AUTOR: RAFAEL SAN MARTIN RAMON

Capitulo 1. Asier

Asier se encuentra sentado en la cama, en una pensión u hostal cercano a la Gran Vía de Madrid, pensando en el pasado.
Que lejos queda el pasado.
Se ha detenido la imagen en aquellos años de Bilbao, en los que aún vivía su padre. Se ve de estudiante de ingeniería industrial, acompañando a su padre a la consulta médica en la que le diagnosticarían la palabra maldita, cáncer.
Al salir de la consulta, se han dirigido a su domicilio, y en el trayecto prácticamente no han intercambiado palabra alguna. De vez en cuando dirigía una mirada de soslayo a su padre, y veía en sus ojos una expresión de terror.
Había salido de la consulta aterrorizado, y ese terror iría aumentando conforme la enfermedad fuera avanzando inexcusablemente hacia la muerte.
Cuando han llegado a su domicilio, en la calle Buenos Aires de Bilbao, Asier se ha dirigido a su padre, diciéndole:
– Deberíamos ir a otro médico para que confirme el diagnóstico.
– De acuerdo, llama por teléfono y concierta la entrevista para esta tarde.


Asier ha consultado el listín de la compañía aseguradora, y ha llamado por teléfono acordando la entrevista.
Por la tarde han acudido a la nueva consulta.
Se ha confirmado el diagnostico, cáncer de páncreas.
El nuevo medico les ha aconsejado iniciar cuanto antes el tratamiento. Tenían como alternativa a los hospitales de Bilbao, acudir a la Clínica Universitaria de Navarra.
Cuando han llegado a su domicilio, ninguno de los dos tenía ganas de hablar. Estaban asustados. Lo de su padre era mas grave, estaba aterrado, su mirada expresaba un miedo insuperable, no estaba preparado para morir, no aceptaba la muerte como destino inexcusable.
– Donde te gustaría que te trataran, pregunta Asier.
– Me gustaría, aquí en Bilbao.
– Si, pero ya sabes que el medico ha dicho que el tratamiento mas satisfactorio sería en Pamplona.
– Nosotros siempre hemos despreciado lo español, y ahora mira por donde el destino nos empuja a preferir lo que despreciamos.
– Mañana, me llegaré para reservar el tratamiento en la Clínica de Pamplona.
Asier, al día siguiente, se llegó a las oficinas del igualatorio, y se llevó la sorpresa de que era imposible el que atendieran a su padre en un plazo de tiempo relativamente corto. No había plazas hasta dentro de tres meses, por lo que no quedaba más remedio que acudir a los hospitales de Bilbao.
El tratamiento, días después, empezó en Bilbao.
Cuando empezó el tratamiento el aspecto de su padre era el de toda la vida, normal se podría definir. La quimioterapia fue mostrando su presencia a lo largo del tratamiento, cada día que pasaba, su aspecto era peor. Ningún día estuvo mejor que el día anterior.
El proceso seguido fue de casa al hospital y regreso.
Los últimos días los pasaron en el hospital, con un tratamiento paliativo. Asier recuerda aun la mirada de su padre, aterrorizada, como cuando lo sorprendió la muerte y se quedó con los ojos abiertos para siempre.
El odio hacia lo español, se intensificó en Asier con la muerte de su padre, al pensar, que esta probablemente no se hubiera producido si hubiera sido atendido por el personal de la Clínica Universitaria de Navarra.
La enfermedad dejó su rastro en él. Esos últimos meses fueron horribles, su padre en ningún momento aceptó la muerte como destino. Y eso sabiendo que era lo inapelable dejó en Asier un cierto sentido de culpabilidad, por no haber sido capaz de convencer o confortar a su padre.
Desde entonces sentía miedo a la muerte.
Siempre tendría clavada en su cerebro la imagen de su padre muerto con esa expresión de terror en los ojos, y que le llevaba a odiar con más fuerza si cabe todo lo español. Esas horas finales de lucha estéril, de agonía, con la respiración angustiada, le resultaría imposible olvidarlas.
Durante los pocos meses que pasaron desde que se diagnosticó la enfermedad y hasta el fallecimiento, los estudios de Asier salieron perjudicados. El fallecimiento ocurrió en marzo por lo que el curso no se perdió, hubo el tiempo suficiente para poder recuperar el tiempo perdido. En esa época conoció a Rosa.
Al entierro de su padre acudieron todos los parientes y amigos, muchísima gente, le resultó agobiante. Se respetó la última voluntad de su padre, fue incinerado.
Solo, se encontró en la calle Buenos Aires, adonde se habían trasladado con motivo de la jubilación anticipada de su padre. Su padre trabajó hasta su jubilación en Aceros del Llodio o en Tubos Especiales Olarra, como maestro de taller, y vivieron en Llodio, que a pesar de estar tan cerca de Bilbao pertenece a la provincia de Álava, y allí vivió Asier desde su nacimiento. Cuando estaba estudiando ingeniería todos los días se desplazaba a Bilbao por la mañana lo que le obligaba a tomar el tren que venía de Madrid por la mañana temprano con lo que a las ocho de la mañana podía estar en la estación de Abando cerca de la Gran Vía de Don Diego López de Haro. De tanto coger el tren por las mañanas conocía a todos los revisores, con los que entabló una cierta amistad, y charlaba con ellos interesándose por sus circunstancias personales, y ellos le preguntaban por sus estudios, y le deseaban que tuviera éxito en su vida profesional futura. La amistad se fue reforzando de tal modo que no le pedían el billete, y él dejó de sacarlo. Todos los revisores si no eran de Madrid por lo menos tenían fijada su residencia en Madrid y como madrileños se consideraban.
En clase fue donde conoció a Rosa, como había perdido tantas clases, le había pedido diversos apuntes, a lo que Rosa había accedido amablemente.
– Si te parece, los fotocopio y te los devuelvo mañana.
– No hace falta que te des tanta prisa, pues no los necesito hasta la semana que viene.
– De todas formas me daré prisa en copiarlos.
– Por cierto, por que llevas tanto tiempo sin acudir a clase.
– Ha sido porque mi padre ha estado muy enfermo.
– Y como se encuentra ahora.
– Pues ya no se encuentra, la cosa no ha tenido remedio.
– Lo lamento, de verdad.
Así fue como Rosa se enteró de las vicisitudes por las que había pasado Asier, y por las que estaba pasando.
Entre ambos se fue iniciando una identificación, ya que su forma de pensar era muy análoga, en la que los principios fundamentales eran el odio hacia lo español, y su creencia en su superioridad racial e intelectual. Rosa como mujer supo captar el estado psicológico en el que se encontraba Asier, y al brindarle comprensión y cierto cariño lo reafirmó mas en el odio hacia lo de siempre, y que en este caso se reforzaba por la muerte de su padre, que se imputaba a lo español.
Rosa y él formaban una célula legal, en principio de información.
Rosa mas que a lo español, odiaba a lo navarro. Su abuelo era uno de los patriotas que defendió Bilbao en la guerra civil. Según cuentan el abuelo con otros muchos de su ideología estaban en la puerta del teatro Arriaga, y por una de las calles del Arenal aparecieron de pronto doce o trece navarros con las boinas rojas, y su “detente bala” en el pecho, y el abuelo y los suyos se impresionaron, salieron corriendo en dirección a la Gran Vía y pasaron rápidamente por el estadio de San Mames, siguieron adelante y hasta hoy no se sabe donde pararon. Lo cierto es que así fue la toma de Bilbao por los fascistas, aunque no es como lo cuentan los parientes de Rosa, y por eso la calle que enlaza el puente con la Gran Vía se llama Navarra.
Que injusta es a veces la Historia, uno de los que han intervenido en la liberación de Bilbao narrada anteriormente, se había abrazado a su madre en la estación de Pamplona días antes, y esta le había despedido con la siguiente frase ” Hijo, que mueras matando”, y sin embargo hoy se le trata de fascista por parte de sus herederos ideológicos, y de otros muchos mas.
El odio a lo navarro se lo reforzó Rosa a Asier.
Rosa dominaba intelectualmente a Asier, es mas Rosa había iniciado a Asier en el sexo, en una relación psicológicamente incestuosa de acuerdo con el carácter maternal de Rosa respecto de Asier. Este era un débil mental, las frustraciones de su padre las había heredado totalmente, tanto es así, que el en lugar de ingeniero se consideraba maestro de taller como su padre. Su primer empleo fue en una fundición de acero en Arrigorriaga. De allí pasó a Iberduero.
A la célula legal, llegaron fácilmente. Desde la escuela primaria estaban acostumbrados a oír ” Es cosa de estudiantes vascos”. Ese lenguaje críptico les encantaba, les entusiasmaba, los hacia importantes, superiores, inimitables. Estaban deseosos de sentirse un poco perseguidos, y de por lo tanto poder defenderse, y atacar.
La primera vez que tiró con una pistola, no sabe si fue marca Astra o Star, le pareció una cosa maravillosa. Fue en el monte, e iba acompañado por Rosa, a la que le habían prestado la pistola. Pusieron como blanco una hoja de una revista a la que sujetaron con unas piedras, y se colocaron a quince metros aproximadamente. Ya habían recibido las clases teóricas, bajar el brazo poco a poco, aguantar la respiración , etc. El ruido de la pistola los emocionó a ambos. Las primeras veces algunas balas no tocaban la revista, después todas. Su puntería se fue perfeccionando.
Que fácil resultaba hacer puntería sobre una revista inmóvil, o sobre un blanco desarmado.
Sentado en la cama ha oído la radio y se ha emocionado cuando el que se presenta a las elecciones ha dicho ” los vascos y las vascas vamos a conseguir la independencia y que la ikurriña ondee en Europa al lado de la bandera alemana y que Euskadi este al mismo nivel que Alemania”. Ya están al mismo nivel moral de la Alemania de los años cuarenta, y Europa los considera como a los turcos imprescindibles para la Unión Europea, los turcos aportan los higos y los vascos las boinas.
Como es posible que un universitario, al que se le supone un cierto sentido crítico, pueda oír esas sandeces y las tome como dogmas inviolables. El que haya uno, aislado, es la excepción que confirma la regla, pero cuando son muchos es una señal de que el sistema educativo es deficiente, y está produciendo seres imperfectos, y que además son peligrosos.
Puede ser que el sentimiento en algunos casos nuble la razón, ya que el que ha hablado por la radio es paisano de Asier, del mismo pueblo, y el sentimiento de paisanaje, tal vez, sea muy fuerte en Asier.

Capitulo 2. Alí

Alí se encuentra sentado en la cama de un hotel, repasando sus vivencias.
Recuerda no se sabe por que la muerte de su padre. El era un adolescente, allí en Ceuta, y su padre le había pedido un poco de agua. Cuando su padre bebió el agua, dijo:
– Gracias, Alí.
La muerte le sorprendió, se quedó con los ojos abiertos y con una expresión de sorpresa en la cara, el corazón se le había parado.
Alí siempre recordaría eso en el futuro, su padre se despidió dando las gracias, y con un cierto sentimiento de felicidad.
Los servicios sociales se hicieron cargo de Alí. Unas monjitas supervisaban los servicios sociales, y a nuestro Alí se le hacían insufribles, tanto nombrar al niño Jesús, le resultaban totalmente odiosas.
En aquel colegio estudió bachillerato español, las monjitas no consiguieron captarlo para el cristianismo, fueron precisamente las que lo convirtieron profundamente y por rechazo al Islam.
Cuando terminó el bachillerato, se le planteó estudiar en la Universidad Española, y el escogió estudiar medicina en Madrid.
No tenía prácticamente parientes en Ceuta, en definitiva no tenía.
En Madrid cuando estuvo haciendo los estudios de medicina, como homenaje a su padre acudía a la mezquita situada en la M-30, donde recibió las enseñanzas islámicas, y donde hizo amistad con otros marroquíes. Con motivo de sus, en algunos casos, superiores conocimientos con motivo de su formación académica, tenía cierto ascendiente con sus amigos marroquíes.
El transito de la vida a la muerte, que siempre le había preocupado y especialmente con motivo de la muerte de su padre, no le había sido aclarado en sus estudios de medicina, y la religión islámica pensaba que le había dado la respuesta. Esa sensación de asombro y felicidad que transmitía su padre en el momento de su muerte era consecuencia de lo que había visto este ultimo en dicho instante. La muerte no le producía ningún miedo.
Ahora se encontraba sentado en la cama del hotel, poniendo en orden sus ideas.
Mucho tiempo había pasado desde aquellos días en Ceuta en compañía de su padre, a quien Alí había querido y sentido admiración, especialmente por su comportamiento en el momento de su muerte. El, con motivo de su profesión había asistido a muchos desenlaces de la vida, había presenciado muchas muertes, la mayoría de infieles, que no aceptaban dicha suerte, y luchaban en una agonía sin esperanza y sin posibilidad de triunfo. Tenía el convencimiento de que los infieles eran inferiores, por su no aceptación de la muerte como algo natural y que nos acerca al fin para el que hemos sido creados. El, como islamista siempre estaba dispuesto a ofrecer su vida, y eso lo convertía en superior a todos los infieles. Las monjitas eran los infieles más odiosos que había conocido.
Su infancia con su padre fue feliz, no había tenido conocimiento de ningún problema. Su padre no había compartido con el sus estrecheces económicas, aunque había convivido exclusivamente con el desde el fallecimiento de su madre a la que el no recordaba, pues se produjo cuando tenía solo cuatro años. Desde aquel momento él y su padre vivieron solos en un pequeño piso en Ceuta.
Recuerda algunas palabras en francés que le enseño su padre, ya que este conocía los idiomas español y francés, y con ese motivo se dedicaba a ser guía turístico. Por más que su padre tenía interés en que aprendiera el francés, Alí no colaboró por lo que solo unas cuantas palabras le han quedado en su memoria.
Las oraciones que le enseñaron las monjitas si las recuerda, y cuando esto sucede siente una sensación desagradable y un malestar profundo. No pueden imaginarse las monjitas el mal que le hicieron cuando le obligaban a repetir frases que el consideraba insultantes para la educación que había recibido de su padre y a quien el quería profundamente.
Los primeros días que pasó en Madrid estudiando medicina le habían resultado muy difíciles. Estaba alojado en una residencia estudiantil, que a el no le suponía ningún pago, ya que estaba incluida en la beca que disfrutaba, que era especial ya que formaba parte de los acuerdos culturales entre España y Marruecos, y que precisamente la habían gestionado las monjitas a las que Alí tanto despreciaba y odiaba.
El resto de los estudiantes, al principio, lo contemplaban con ese aire de curiosidad que causa lo exótico, lo extraño, lo diferente, y eso a Alí lo molestaba. Además le tenían o al menos así lo interpretaba Alí una especie de rechazo inexplicable, y que luego asimiló a lo que se llama racismo. En definitiva, no tenía ningún amigo o afín en aquella residencia. Estaba solo.
El estar solo fue precisamente lo que le empujó a ir a la mezquita de la M-30.Allí conoció al imán Martínez.
El imán Martínez era hijo de un legionario que tenía dicho apellido y de una mujer árabe le gustaba decir al imán, por no decir una puta de Ceuta que tenía por chulo al citado Martínez. El padre del imán le había contado a su hijo que cuando estuvo como legionario había pertenecido al tercio Gran Capitán y se había desplazado en las Semanas Santas a las localidades de Málaga y Córdoba para acompañar en las procesiones a los respectivos Cristos en las ceremonias consiguientes, por lo que se consideraba el hijo un poco malagueño o cordobés. El imán mas que español o marroquí, se consideraba árabe, y tenía unas patillas negras, rizadas, grandes, consecuencia de la genética heredada de su padre el chulo Martínez. Martínez fue el que consolidó a Alí en la religión mahometana.
La secta en la que estaba englobado el imán Martínez era la de los sunnies, aun cuando por su nombre Alí debería pertenecer a los chiies.
Los fundamentos teológicos de la religión de Alí eran el Corán y la Sunna, y ambos le habían sido enseñados por Martínez. De acuerdo con sus ideas religiosas tenía cierta animadversión a los chiies, pensaba que vale más un chiie muerto que quince infieles en su lugar.
El conocía algo la religión cristiana, a través de las enseñanzas de las monjitas, y de su propia religión que admite como profetas a Moisés, Abraham, y al mismo Jesús aun cuando piensan que no fue crucificado, y que dicho acto fue un simulacro. En definitiva no admite que tanto el cristianismo como el Islam son sectas de la religión mosaica, y que todas las sectas cuando crecen se convierten en religiones, y que las sectas son tanto más virulentas en tanto que son más jóvenes, de ahí que el fanatismo islámico sea mas fuerte que el cristiano, al ser esa religión mas reciente.
El meteorito o piedra negra que se adora en La Meca, ya era venerado por las religiones politeístas anteriores a Mahoma, que existían en Arabia, y el Islam ha seguido con dichas tradiciones. Esas son cosas que Alí no las somete a la duda científica.
Precisamente Alí está en este momento leyendo en el periódico que en Rusia han condenado a penas de multa y cárcel a los impulsores de una exposición en las que se burlan y escarnecen a las religiones, y en la que habían puesto un cuadro con Cristo y una botella de coca cola con el letrero “Esta es mi sangre”. Alí está indignado al conocer que estas cosas ocurren y son permitidas. No piensa que hace pocos años, en ese sitio, la exposición no solo no habría sido condenada por las autoridades, sino que hubiera sido subvencionada. El cambio social es de vértigo en las sociedades occidentales.
En la sociedad en la que convive se ha pasado de los ocho siglos de reconquista a la alianza de civilizaciones sin dificultad de ninguna clase, y sin llamadas intelectuales a la memoria histórica.
Alí es un fiel creyente, hace sus cinco oraciones diarias, no toma bebidas fermentadas, y no le gustan los juegos de azar. Debido a su formación académica y a su contacto con el mundo cristiano solo tiene una duda y que consiste en la sustitución del fatalismo o predestinación, por el libre albedrío. Esa duda la tiene desde los tiempos del bachillerato, cuando conoció “El condenado por desconfiado de Tirso de Molina”, pero a pesar de todo es un buen creyente, tal vez un poco fanático según él.
Trabaja como médico en la Seguridad Social en Guadalajara, donde vive en un piso céntrico, amplio, en el que tiene su consulta particular, a la que acuden gran número de marroquíes, a los que no cobra en la mayoría de los casos, pero que le permite tener contactos frecuentes con gentes de su misma onda con los que realiza una gran labor de proselitismo. Algunos días se desplaza a Madrid y pernocta en el hotel en el que ahora está alojado.

Capitulo3. Alfonso.

Alfonso se encuentra en su casa, y acaba de regresar del médico ya que se ha hecho un chequeo, mas bien un electrocardiograma, pues sentía un indefinible dolor en el pecho y parecía que también se reflejaba el dolor en el brazo izquierdo, y el pensaba que podía deberse a una angina de pecho. Pidió que el electrocardiograma fuera hecho bajo esfuerzo para tener una mayor seguridad en el diagnóstico.
Tiene treinta y ocho años, y pertenece a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado según dicen los periodistas y locutores de radio y televisión. El pertenece al Cuerpo Nacional de la Policía, a la secreta, de acuerdo con el régimen anterior.
El diagnóstico ha resultado negativo, no tiene nada, por lo que mas bien el resultado es positivo. Su hipocondría tiene su origen en la muerte de su padre, que ocurrió cuando él había terminado los estudios de Derecho en la Universidad Complutense de Madrid, a los pocos meses. Su padre era funcionario de un ministerio, y a su familia les avisaron de que a su padre lo habían llevado al hospital pues se había puesto repentinamente enfermo. Alarmados , tanto su madre como él y sus hermanas se dirigieron al hospital, y allí se encontraron con su padre que estaba ya en una habitación instalado, lo que en términos hospitalarios se conoce como en planta, y ya había estado en la unidad de cuidados intensivos, donde le habían atendido de una pequeña insuficiencia cardiaca, causada probablemente por una angina de pecho. Estaba contento y feliz, pues parecía que el peligro había pasado, y lo primero que pidió fue un cigarrillo, ya que estaba muy introducido en el vicio del tabaquismo, fumaba mucho, demasiado.
La madre de Alfonso se quedó con el en la habitación para acompañarle los días que iba a estar internado, que deberían ser pocos o tal vez al día siguiente le darían el alta, mientras que Alfonso y sus hermanas se fueron a su casa.
Al día siguiente en lugar del alta, le dieron lo que en lenguaje hospitalario en las historias clínicas se conoce como exit. A primeras horas de la mañana siguiente le dio un infarto fulminante.
Esas fueron las noticias que recibieron de su madre, Alfonso y sus hermanas a la mañana siguiente. Se presentaron en el hospital y Alfonso quiso ver el cadáver de su padre. Estaba en un frigorífico y su cara lívida presentaba reflejos causados por el frío.
El se encargó de preparar el funeral, y todas las gestiones relacionadas con el sistema de pensiones, y los impuestos de sucesiones. En uno de los bancos en los que su padre tenía una cuenta se la inmovilizaron y no pudo disponer del dinero hasta que se hubo pagado el correspondiente impuesto. Al haber estudiado derecho, su familia consideraba que estaba muy capacitado para hacer todos los trámites, pero en la práctica sus conocimientos eran insuficientes y los fue aprendiendo sobre la marcha.
Estaba preparando unas oposiciones cuando falleció su padre, pero al ocurrir el suceso por unos parientes suyos tuvo conocimiento de que podía ser policía, lo que podía constituir una buena carrera administrativa, por lo que en octubre de ese mismo año ya estaba en Ávila en la academia.
Allí perfeccionó sus conocimientos de derecho especialmente en las ramas procesal y penal, y adquirió otros conocimientos específicos como el manejo de las armas y explosivos, y otros que conforman lo que se conoce como policía científica. De Ávila salió como subinspector, y fue destinado a Guadalajara.
Alfonso considera la muerte como un accidente, evitable, si se toman las medidas oportunas. El no fuma, no solo porque esté socialmente desaconsejado, sino como prevención contra el accidente cardíaco. Hace deporte para conservarse en forma y come y bebe morigeradamente para que su salud no se resienta, es un poco hipocondríaco, y por eso fue a la consulta médica a hacerse el electrocardiograma.
No tiene por ello un excesivo temor a la muerte.
Si ideología religiosa es prácticamente nula. En su juventud estuvo en un colegio religioso donde además hizo el bachillerato, al ir a la Universidad dejo de ir a misa los domingos y así sigue en la actualidad, no tiene inquietudes religiosas. Su madre si va a misa, pero sus hermanas tampoco, el piensa que su madre va a misa por inercia y por rutina social.
Una de las hermanas estaba de novicia en un convento, y cuando se murió su padre las monjas le dieron permiso para que pasará unos días con su madre y hermanos, y esta aprovechando las visitas que hacían los compañeros y amigos de Alfonso, inició una amistad con uno de ellos , salía con el, iba al cine, volvía tarde, y dicho comportamiento llegó a oídos de las monjas, y estas le comunicaron a la madre que el permiso temporal que le habían dado que se podía considerar indefinido, por lo que la hermana de Alfonso no regresó al convento, en definitiva no tenía vocación.
A Alfonso le gusta el dinero y los placeres materiales a los que ha estado acostumbrado. Tener una buena casa, segunda residencia, coche, restaurantes, viajes, etcétera; y como el sueldo es insuficiente se ha casado con una jueza.
A la jueza que se llama Pilar la conoció en el País Vasco, cuando estuvo destinado en aquel trozo de la geografía española, y con motivo de la actividad profesional.
En cierta ocasión tuvo que recurrir a la autoridad judicial para que le fuera autorizado un registro para lo que se tuvo que entrevistar con el magistrado de guardia, que resultó ser Pilar, pero la autorización le fue denegada porque la motivación era insuficiente según la juez. Sin embargo la actuación policial era correcta y a los pocos días en lugar de registro detuvieron a unos presuntos terroristas que tenían almacenados unos cuantos explosivos, y al poner dichos presuntos culpables a disposición del juez, resulto ser este otra vez Pilar, y así fue el segundo contacto. La hostilidad de Alfonso con Su Señoría resultaba manifiesta y ostensible, y se podía calificar de notoria.
Después de poco tiempo, poco, Alfonso fue trasladado a Guadalajara, y allí también se trasladó Pilar, y se encontraron y tanta era la hostilidad entre ambos que después de mantener relaciones se casaron.
En este momento las relaciones entre ambos no se pueden calificar de satisfactorias. Las broncas son continuas, las voces son oídas por los vecinos, y los ruidos también.
En una ocasión acudió la policía como consecuencia de la llamada de un vecino, pero cuando abrió la puerta Alfonso fue conocido por el policía, y la misma Pilar ratificó que no pasaba nada, por lo que los vecinos no llamaron mas a la policía. Lo cierto es que Alfonso le pega a Pilar, pero no le deja marcas, sabe como hacerlo.
Pilar es dipsómana, y actualmente está expedientada y suspendida de empleo y sueldo.
Alfonso y ella tienen un hijo de seis años, que presenta un principio de fracaso escolar en embrión, y que posiblemente aumente conforme pasen los años. Ni Pilar ni Alfonso están dispuestos a rectificar.
Con lo descrito hasta ahora la familia de Alfonso se puede definir como normal, los hechos descritos pueden corresponder a cualquier familia española en la actualidad, y se podría resumir diciendo que no tienen profundos convencimientos morales, son gente superficial, rozando la amoralidad. Son lo que en términos estadísticos se conoce como moda o sea lo que más se da.
Cuando ha llegado a la casa se ha encontrado a Pilar totalmente beoda. A la vuelta del colegio, al que ha acompañado a su hijo ha casi llegado al fondo de una botella de brandy, y de ahí la borrachera que tiene. Está totalmente incomunicada, no puede articular palabra alguna.
Alfonso está muy enfadado, no ve posibilidad de corrección en el comportamiento de Pilar, es mas, cada día que pasa es peor, las borracheras son mas intensas y frecuentes, por lo que considera que es muy difícil que pueda volver a su actividad profesional. Las borracheras eran las culpables de su expediente y de la suspensión de empleo y sueldo, habían dado lugar a una parálisis total del trabajo de Pilar, en definitiva no hacia nada. Era un problema para Alfonso, y este descargaba su mal humor pegándole a Pilar, con lo que el problema cada vez se acentuaba más.
El nunca se había emborrachado, y lo consideraba de acuerdo con los casos que había visto a lo largo de su vida profesional, como un índice de posición social muy baja, por lo que las borracheras de Pilar lo exasperaban.
Está desde hace tiempo dándole vueltas a la cabeza, para iniciar la separación de Pilar, pero no sabe como hacerlo para que le resulte más ventajoso. La custodia del hijo, que también se llama como él no le preocupa puesto que le representa un estorbo, por lo que piensa mandarlo con su madre y hermanas.
Como está en su casa después de haberse hecho las pruebas médicas, ha oído por la radio decir al que se presenta a las elecciones vascas, ” los vascos y las vascas vamos a conseguir la independencia y va a ondear la ikurriña al lado de la bandera alemana, y vamos a estar al mismo nivel que Alemania en la Unión Europea”. Estaba bebiendo un vaso de agua, y se ha atragantado a causa de la risa que le ha dado oír lo dicho anteriormente, y ha comentado para su interior, estamos locos, o mejor somos tontos o nos consideran así cuando se permiten decir esas cosas sin que se les rían en la cara. La pregunta que cabe hacerse es ¿los quieren en Europa aunque sea al nivel de los turcos?, y Francia que dice respecto a los territorios del suroeste, les va a dar la autonomía pronto, o se van a integrar con la parte española para que tengan mas representatividad en Europa.
La educación de Alfonso, tal vez esté ausente de moral, pero si tiene un considerable espíritu crítico, de ahí la risa al oír el comentario del economista de Llodio, que parece que está muy lejos de Keynes.
Para Alfonso hay una cosa clara el que tiene dinero tiene poder, y a la reciproca. Schumpeter es su ideólogo, y el de muchos aunque no lo sepamos. Cuando contemplemos a un perro que está enterrando un hueso, alegrémonos el perro se ha hecho capitalista, es imposible que el perro ofrezca el hueso a otro congénere, y que la fraternidad sobresalga sobre el egoísmo.

Capitulo 4.
Los tres personajes.

Ya conocemos a los tres personajes, Asier, Alí, y Alfonso, que por una casualidad los tres tienen un nombre que empieza por la misma letra. Los tres son distintos, pero al mismo tiempo están relacionados, y la vida los va a poner en contacto y esa va a ser su relación aun cuando su forma de pensar, sus inquietudes, su ideología sean tan diferentes, pero tienen un parámetro que los unifica el ser hombres con sus limitaciones y sus complejos. La vida los ha ido forjando.
Es la genética la que los ha conformado, o acaso las circunstancias que les ha tocado vivir es lo que los ha hecho como son en la actualidad. Si son las circunstancias las culpables o mejor dicho responsables de su situación o forma de pensar actúal, la filosofía rousoniana es cierta, son Emilios poco afortunados, pero si es la genética la que los empuja a actuar la filosofía deja de ser cierta y nos encontramos ante la verdad de la moral religiosa de que el hombre es malo por naturaleza y solo la gracia santificante es capaz de salvarlo. Sin embargo que alejado de la verdad es la verdad absoluta del hombre, cuando define: malo o bueno, conservador o progresista, de derechas o de izquierdas. La cosa es más compleja.
Las dos cosas pueden ser ciertas. Si nos dejamos llevar por la imaginación y en la tierra de pronto solo existiese una pareja, hombre y mujer, al cabo del tiempo, mucho tiempo, ¿como sería la sociedad a la que ha dado lugar la pareja? ¿Sería la misma que conocemos actualmente, o sería distinta? Posiblemente sería la misma, en nuestros genes llevamos todas las posibilidades, y se darían todas las tipologías humanas que conocemos, solamente la clonación impediría la diversidad, pero si el ambiente es lo que hace al hombre malo, la clonación lo haría cada vez mas malo, por lo que la clonación es un mecanismo de reproducción destructor para la especie, y la diversidad es la solución.
La pregunta que nos debemos hacer es: ¿Son malos los tres? o solo alguno.
La siguiente pregunta sería: ¿Se pueden hacer buenos si son malos?, o son irrecuperables.
Y finalmente, ¿si son malos, por qué han llegado a dicho punto, no se ha podido impedir antes?
Si de las anteriores preguntas hiciéramos encuestas sobre una determinada población, ¿como serían estas?
Si la población fuera Arrigorriaga, que pensarían de Asier o de Alfonso, y sin embargo si la población fuera Valdemoro, que opinarían. ¿Y si fuera en Tetuán que opinarían de Alí en contraposición con Alfonso?
Esa es la diversidad.
Hay que contar con ella, convivir con ella, y adaptarse tomando las medidas oportunas.
Si el individuo que vive en Arrigorriaga, hubiera nacido en Tetuán, ¿respondería a los mismos sentimientos e incentivos? Posiblemente no. Si no es así, sería bueno globalizar a los individuos, que todos tengan unos sentimientos comunes, con lo que el enfrentamiento, en lo referente al modo de pensar no sería posible.
Se debe tener una moral única, o mejor dicho se tiene que tener moral o ética o como se llame. Así Asier, Alí, y Alfonso no serían como son y su vida sería muy distinta.
La violencia es una constante en la historia del hombre, ya desde el tiempo de Caín es una característica del comportamiento del hombre, que lo podemos asimilar a un virus. Estos presentan la característica de la mutación con lo que se hacen invulnerables, siendo tan pequeños es imposible acabar con ellos, lo mismo ocurre con la característica violencia, está implícita en la naturaleza humana y exactamente igual que los virus muta.
La violencia en su máxima expresión es la guerra, y así hemos llegado a tener la máxima potencia de destrucción con los dispositivos nucleares, y con aquella bomba de la que ahora no se habla pero que destruía la vida animal dejando intactos los edificios, etcétera, y que por lo tanto constituía el triunfo absoluto del materialismo, pero ese virus de la violencia ha mutado ahora a terrorismo.
El terrorismo es un virus más difícil de combatir que el de la guerra convencional, y es imposible precisar cuando apareció por primera vez. En el juego de la oca tiene su reflejo en el casillero del pozo. Aquí en España durante la invasión napoleónica en los albores del siglo XIX era frecuente encontrar en un pozo al soldado francés muerto por la población civil o por quien fuera, y las consiguientes represalias. En el siglo XX en la invasión alemana de Rusia, también era frecuente encontrar en el pozo al soldado alemán, y sin embargo no darse ese caso con los soldados españoles que acompañaban a los alemanes en la invasión, lo que podría deberse a que los españoles no cumplían las instrucciones del mando en el sentido de no compartir los alimentos con la población civil. Los alemanes mas disciplinados cumplían escrupulosamente la orden, y en algunos casos se excedían pisoteando las sobras de la comida en presencia de personas hambrientas. Son casos de terrorismo, injustificado para el ejército alemán y francés, pero totalmente alabado por las otras partes.
La violencia sigue estando en el consciente, en el subconsciente, y en todo el hombre, si repasamos las actividades del hombre en el ocio, por ejemplo, si nos retrotraemos al tiempo de los romanos tenemos como deporte preferido el de los gladiadores, en la edad media los torneos, y ahora en la edad moderna son los deportes de contacto los que mas llaman la atención, y nosotros los españoles tenemos además los toros como espectáculo hasta cierto punto deportivo, por lo que la violencia es imposible desterrarla de la vida del hombre y habrán de buscarse cauces para que esta se exprese sin daño.
Y donde dejamos esos deportes de la caza del hombre, en los que se le da un arma que dispara unas balas que manchan en lugar de matar, y se organizan lo que se llaman juegos de guerra, y que son tan apreciados. Son como partidas de caza. Y puede ser posible que dichos juegos se lleven a la vida real en aquellas zonas del planeta en la que existan guerras convencionales. Las posibilidades de la mente del hombre son infinitas.
En los animales también existe la violencia, pero tienen lo que se llama un código de conducta que rige los comportamientos de amenaza y agresión, no se empieza por la agresión nunca, y así se da a las dos partes la posibilidad de rectificar. En el hombre ese código tiene que estar sustituido por la moral, su convencimiento le debe llevar a encauzar su agresividad, y por lo tanto la moral debe ser única y por todos conocida. En los animales el no cumplimiento del código de conducta conduce al castigo, en el caso del hombre necesariamente debe ser igual para que exista la posibilidad de vencer a la violencia.
En nuestro caso Alfonso no tiene una moral definida, todo es lo mismo, todo vale, siempre que a él no le resulte molesto.
En lo que concierne a Asier, tiene frustraciones, y lo han educado a considerar como blanco de estas a lo español, y a dirigir sobre esto toda su violencia. No tiene claro que si en lugar de haber nacido en Llodio hubiera nacido en Estepa le gustarían los polvorones y su centro de interés sería muy distinto.
En cuanto a Alí, ha tenido mala suerte, sus maestros han sido inadecuados podríamos decir, las monjitas por un lado y el citado Martínez por otro le han deformado el pensamiento.
Lo mismo que los tres personajes, tenemos la obligación de mirarnos por dentro, y que cada uno vea en su interior la parte que tiene de estos tres hombres, si tenemos la osadía de hacerlo veremos que efectivamente algunos rasgos de estos personajes nos pertenecen.

Capitulo 5
Reflexiones sobre la Moral y las reglas de juego.

La Moral está constituida por una serie de preceptos que deben ser cumplidos obligatoriamente, unos son ejecutivos en tanto que otros son negativos. Estos últimos son más abundantes: no matarás, no robarás, no mentirás, etcétera, porque en definitiva se trata de poder convivir y de corregir la naturaleza del hombre. La Moral es impuesta por la religión particular de cada hombre, pero si no la tiene por las circunstancias que sean, es sustituida por esa parte de la filosofía que es la Ética.
Dicen los moralistas, en último término no hay que enseñarla, existe la Ley Natural que está grabada en el corazón del hombre, y esto puede ser verdad o mentira, lo mejor es que las personas físicas y si es posible las jurídicas conozcan la Moral, y por lo tanto la puedan poner en practica, pues cuan difícil es poner en práctica aquello que no se conoce.
La Moral es una serie de reglas, y por comparación veamos lo que sucede en los juegos o deportes. Estos tienen una serie de reglas, que en inglés serian “rules”, y veamos en la realidad como se aplican estas reglas.
En el balonmano una de las reglas mas difíciles y que yo no se en que consiste es lo que se denomina “pasivo”. Un equipo está atacando y de pronto el árbitro pita lo que se dice pasivo y el jugador que tiene el balón lo deposita en el suelo y todo el equipo regresa a su campo a defender su portería, pues el balón lo ha cogido un jugador del equipo contrario y ha empezado el ataque de su equipo. Hay una regla que ignoro, pero que existe, por lo que si soy partidario del equipo al que le pitan pasivo, me enfada enormemente la actuación del árbitro.
Otras veces el locutor que transmite el partido dice ” el arbitro ha pitado siete metros”, es un lenguaje para entendidos, se refiere a que ha pitado penalti y que la distancia de lanzamiento de esta falta es de siete metros, es un lenguaje técnico, y a nadie molesta por lo que se ve, sin embargo en el caso de la moral se dice castidad que es un término que podríamos calificar de técnico y automáticamente se alzan voces airadas en contra.
En el fútbol las reglas son también complicadas, el fuera de juego es la principal en cuanto a diversas interpretaciones. El jugador que comete la falta debe estar más avanzado que el balón y que dos jugadores del equipo contrario. Dos circunstancias lo modifican o puntualizan, que el balón no haya salido todavía o que el jugador no participe en la jugada. Eso va a ser posteriormente el fundamento de la discusión, ” cuando salió el balón no estaba en fuera de juego”. Otra jugada es la del penalti, cuando el balón le da a un jugador en la mano o en el brazo, si es voluntario es penalti y si es involuntario no, por lo que si el brazo está pegado al cuerpo no es penalti porque se interpreta que no hay voluntariedad, pero que difícil resulta correr con los brazos totalmente pegados al cuerpo. Las discusiones posteriores duran días o meses en función de que equipo sea el afectado. ¿Y si es una zancadilla? entonces la discusión estriba en si antes le dio al balón o no, y también las discusiones posteriores se ampliarán en el tiempo.
En estos juegos hay unas reglas y sin embargo cuantas discusiones posteriores hay sobre la aplicación de estas. Algunos su opinión no es suya, sino de lo que ha dicho un comentarista, teniendo en cuenta que unos comentaristas dicen blanco en tanto que otros afirman que es negro.
Si esto ocurre con los juegos y sus reglas, que es lo que ocurrirá en la aplicación de la moral a la vida corriente.
En primer lugar, ¿conocemos las reglas?
Sabemos que el emborracharse o tomar drogas es un atentado a nuestra salud, y que por lo tanto es una faceta del “no matar”, y que es éticamente incorrecto. Que el conducir un automóvil bajo esas circunstancias puede dar lugar a un homicidio, similar al que podamos hacer dándole un golpe a un vecino porque nos resulta antipático.
Sabemos que es nuestra obligación trabajar correctamente para contribuir al mantenimiento de la sociedad de la que también recibimos bienes que consumimos, o si no nos ven, no trabajamos o a aquel que nos parece tonto le cobramos más, o etcétera.
Sabemos que hay unas normas de urbanidad, y que se debe respetar a quien camina por la derecha en su acera, y que debemos asearnos para que nuestro aspecto y olor no moleste a los conciudadanos, y que había un refrán que decía “buen porte y buenos modales abren puertas principales”.
Sabemos que el amor al prójimo es la cosa más difícil de este mundo.
En lugar de saber, podemos decir:
Ignoramos…..
Ignoramos…..
Ignoramos ….
De todas formas podemos decir que la moral nuestra o la ética es consecuencia de una serie de conocimientos que nos han sido dados a lo largo de nuestra existencia, y que a lo largo de nuestra vida hemos cometido faltas. Es como si en un partido de fútbol al final no se hubieran cometido faltas, eso sería imposible, así podemos oír muchas veces ” el árbitro está pitándolo todo y no hay continuidad en el juego”, o ” el arbitro ha puesto el listón muy alto al enseñar tan pronto las tarjetas amarillas”. Lo mismo pasa en el terreno moral cuando con motivo del divorcio le dicen a Cristo que estaba permitido en tiempos de Moisés, y este contesta que era consecuencia de la dureza de los corazones de sus contemporáneos. Si Moisés fuera el árbitro y empezara pronto a sacar las tarjetas amarillas se quedaría solo y sin jugadores y habría que suspender el partido.
Al arbitro, no se le puede decir ” Oiga como no me gusta la regla, quítela”. El árbitro no puede quitar la regla, la interpreta. En el caso de la moral, dicen los que no son creyentes “la regla es imposible de cumplir, quítela, y así habrá entrado en la modernidad”. Es un sofisma.
La moral es como el sexo, individual, uno debe ser árbitro de sus actos, pero es imprescindible el conocerla.
Podemos ser inmorales, no cumpliendo escrupulosamente las reglas, pero peor sería que fuéramos amorales, pues entonces desconoceríamos las reglas, no las tendríamos, y eso sería mucho más negativo todavía.
La moral o ética corresponde inculcarla a los padres, y de forma delegada a la escuela. Antiguamente en el entramado educativo, los pedagogos presentaban como ideal educativo el reforzar los valores morales en el niño, hoy en el programa educativo me parece que no existen los valores morales, y los padres han delegado su actuación en la escuela y en esta no se hace nada por perfeccionar al niño.
Hoy precisamente ha caído en mis manos un libro antiguo de principios del siglo XX de un pedagogo francés llamado Charrier, y trata entre otras cosas de la enseñanza de la moral en la escuela, y dice mas o menos: ” La Ley de 1888 nos ha dado la posibilidad de que la enseñanza de la moral sea la asignatura principal en la escuela, antes nos limitábamos a enseñar, aritmética, dictados , etcétera, pero ahora la enseñanza se ha ennoblecido al situar a la moral en la primacía del conocimiento”, y luego unas paginas mas adelante ofrece el siguiente comentario: ” cuando el maestro diga una cosa, antes debe considerar que tiene enfrente un conjunto de personas honradas y que si lo que va a decir puede molestar a alguna de ellas, lo que debe hacer es callarse”.
Hay que considerar que el proceso seguido en Francia es totalmente distinto del de España en lo referente a la enseñanza. En Francia han seguido el proceso de laicización con origen en la Revolución Francesa, pero al cabo de los años se dieron cuenta de la importancia de la moral y de ahí la Ley de 1888. En España el punto de partida es distinto y además opuesto, somos los defensores de Trento, y se parte de una educación religiosa, que se quiere llevar a laica por un deseo de modernidad, rápidamente, y olvidando la moral. Parece ser que en los estudios secundarios no existe como asignatura la filosofía, y por lo tanto la ética está fuera de juego. Hay que conocer el silogismo, el sofisma, etcétera, para poder seleccionar la cantidad de información que produce la tecnológica sociedad actual.
Me ha llamado la atención, con motivo del fallecimiento del papa Juan Pablo II, que la televisión española estaba transmitiendo en directo la afluencia de gente por la Vía de la Conciliación en dirección a la Plaza del Vaticano, y la informadora entrevistaba a la gente que pasaba y especialmente a los españoles. Pasó un grupo de jóvenes y la informadora les preguntó por la causa del viaje a Roma y un joven le dijo que estaban de viaje de estudios, y la informadora le requirió le indicara un profesor. Entrevista entonces a una mujer a la que pregunta si eran de un colegio religioso, y la sorpresa se la lleva la entrevistadora cuando le responde: “soy la directora de un instituto de Ponferrada, y venimos los alumnos y unos profesores porque somos católicos”. Me llamó la atención y me hizo reflexionar en lo dificultoso que resulta pasar de una enseñanza religiosa católica a otra diferente en nuestro país, y también el juicio apresurado de la entrevistadora al pensar que los católicos están exclusivamente en los colegios privados.
Esto de la enseñanza es muy importante, se sabe que sociológicamente el mundo de la enseñanza es un reflejo de la sociedad o a la reciproca, por lo que una enseñanza deficiente dará lugar a una sociedad defectuosa. Los Estados como individuos que son, se resisten a los cambios en la enseñanza, pues no saben cual va a ser el resultado final. Por eso es muy difícil el copiar modelos educativos, y mucho más cuando sus orígenes son distintos. El principio del siglo XX fue muy esperanzador por la gran inquietud que producía la enseñanza en la sociedad, y sin embargo el principio del siglo XXI no puede ser mas desesperanzador, no hay inquietudes, y lo que es peor los esloganes de la propaganda insisten en ” aprender sin dificultad “, así ofrecen clases para aprender ingles sin esfuerzo cuando a la mayor parte de los que llevamos lustros sin aprenderlo nos recuerda al hidalgo portugués que se admiraba porque en Francia los muchachos hablaban en francés y el llevaba varios años aprendiéndolo sin conseguirlo, y por eso no nos creemos la propaganda de esas clases sin esfuerzo.
Para que se vea la dicotomía de la sociedad actual, en el periódico de hoy viene un articulo de opinión, por un catedrático de filosofía, en el que en el tercer párrafo dice aproximadamente “no voy a ser tan petulante de criticar al papa”, y dos párrafos mas adelante, al que no iba a criticar le atribuye el estar anclado en la filosofía tomista de una forma peyorativa. Existe aquí un estrabismo de las ideas, y me viene a la memoria el senequismo de la gente de Córdoba, con motivo de la palabra estrabismo.
Había un bar llamado Perú, del que era propietario un bizco, y un buen día un cliente interpeló al propietario de la siguiente manera:
– ¡ Camarero, por favor, sírvame una copa de vino!.
Se acercó el propietario, le sirvió la copa y le dijo:
– No soy el camarero, soy el dueño.
Pasado un cierto tiempo la escena se repitió.
A la tercera vez, el cliente dijo:
– ¡ Bizco, ponme una copa , y ahora me dices que no eres bizco!
El senequista, ha querido decir que está harto del doble lenguaje, del llamado políticamente correcto. Es que es mala la filosofía aristotélica por ser antigua? y que la filosofía del botellón es la buena porque es lo mas moderno y actual.
Que bonita es la norma, cuando hemos fallado o nos hemos equivocado, que placer se siente al saber que hay un agarradero al que asirnos fuertemente y que nos permita recuperar el equilibrio perdido. Esa y no otra es la misión de la moral.
El avance tecnológico ha sido brutal en los últimos tiempos, el más desposeído de nuestro país actualmente vive, si lo dejan, mejor que Felipe II. Hoy puede tomar un vaso de agua del frigorífico o disfrutar del aire acondicionado, cosas imposibles para Felipe II, por decir acciones que consideramos simples, y en cambio en el proceso moral que ejemplo podemos poner como sobresaliente del avance producido. Se pueden comparar las guerras de Flandes con el bombardeo de Dresde, por referirnos a la violencia en su aspecto moral, o a los barcos negreros antiguos con las pateras actuales.

Capitulo 6.
Asier se introduce en el mundo violento.

Rosa es la que introduce a Asier en el mundo de la violencia.
Acudían a una organización paracultural, en las que se daban conferencias sobre la actualidad y su relación con el mundo histórico vasco. Las conferencias servían para profundizar en el conocimiento de la lengua vasca, el euskera, y al mismo tiempo se comentaban hechos históricos en los que había participado alguien con antecedentes vascos, y en los que siempre habían sido victimas de sus compañeros de viaje, en la mayor parte de los casos de españoles.
Otras veces se trataban temas de actualidad, pero siempre bajo la óptica del victivismo y de la persecución de los valores vascos. El ser vasco era ser diferente y al mismo tiempo importante. Los sentimientos de Rosa eran mucho más virulentos que los de Asier.
Rápidamente formaron pandilla con otros que conocieron en dicha organización. La pandilla estaba formada por cinco miembros, por un lado Rosa y Asier que eran los que tenían la mejor formación académica, pues los tres miembros restantes eran menos dotados intelectualmente y tenían como antecedentes el fracaso escolar. Uno de ellos se llamaba Pedro Ozaita Olavarrieta, y respondía exactamente al fenotipo vasco, tenía el pelo negro y liso, y la piel era de un moreno cetrino como si padeciera del hígado, su inteligencia como es lógico era muy limitada y de ahí el fracaso escolar. Había estudiado bachillerato, aunque no lo había terminado a causa de su poca facilidad para el estudio. Era bajito y dicharachero, y por eso pronto hizo amistad con Rosa y Asier.
Los otros dos miembros de la pandilla eran menos vascos, puesto que en los apellidos aparecía en un caso el de Ortiz y en el otro el famoso González, y eran mas jóvenes por lo que aún estudiaban, aunque parece ser que poco de acuerdo con el expediente académico que tenían.
Pedro Ozaita tenía un historial extenso de sitios donde había trabajado, eran muchos y empleos precarios de poco tiempo, por lo que no había encontrado el acomodo definitivo a pesar de ser tan vasco tanto en su fenotipo como en sus apellidos. Su frustración personal tanto en el estudio, como en el trabajo, incrementaba su violencia hacia lo institucional, por lo que superaba a Rosa y a Asier en este aspecto.
La organización paracultural los manejaba a su antojo. Si había que ir a un sitio determinado para protestar y hacer bulto, el equipo de Asier siempre estaba preparado. Había también diversos grupos similares, por lo que para protestar siempre había disponible un buen número de individuos que eran movilizados por la organización de acuerdo con las conveniencias de esta.
El grupo estaba unido exclusivamente por ese objetivo de protesta, puesto que la afinidad con Ozaita era prácticamente nula por parte de Rosa y Asier. Como prueba de ello solamente una vez habían coincidido en ir de chiquiteo con Ozaita por la zona del Arenal, y fue con motivo de unas protestas que terminaron en altercado en las proximidades del teatro Arriaga. A Rosa los vasos de vino de cristal con un fondo grueso, pesado, le gustan mucho, piensa que es característico de los vascos, así como el vino de Rioja que lo considera también vasco, y cree que en los bares del Arenal le sirven vino de Rioja, ignora que la única característica de los vinos que allí sirven es que son tintos, por lo que el origen es desconocido, y mucho mas la denominación.
Tomando los chiquitos es como Rosa y Asier se enteraron de la formación académica de Ozaita y de su poca estabilidad en el empleo.
Ozaita les preguntó:
– Vosotros a que os dedicáis?
Y Asier le respondió:
– Yo trabajo en Iberdrola, ¿y tu?.
– También he trabajado en Iberdrola, estuve allí tres meses, en un equipo que se dedicaba a la reparación y montaje de equipos en la parte de Erandio, aunque también pasábamos a la orilla opuesta a Sestao, Baracaldo, Portugalete, y Santurce.
– Por cierto yo trabajo en Santurce, en la térmica.
– Y cuando te cumple el contrato.
– No tengo contrato eventual, formo parte de la plantilla.
– Que suerte tienes, yo solo he tenido contratos de mierda.
– No diría yo que he tenido mucha suerte, pues estoy de turno en la central. Tú has visto al Homer de los Simpson en la tele, pues eso es lo que yo hago, aunque no me parezca a Homer. Estoy sentado en una mesa, y enfrente esta el cuadro de mando, con sus alarmas, algunas permanentemente encendidas a las que no se les hace caso, y de vez en cuando tienes que hacer alguna maniobra, o avisar al equipo de mantenimiento para que repare alguna avería. Un trabajo monótono y aburrido, allí sentado hasta que te relevan, y el turno peor es el de noche.
– Si pero tienes un trabajo fijo.
– No se que es lo mejor, si un trabajo fijo o uno cambiante. Esto último debe ser más divertido.
– Y tu Rosa en donde trabajas?
– Estoy de prácticas, en un contrato de formación en la refinería. Y tu donde estas ahora?
– Ahora no estoy en ningún sitio, en el paro, y dentro de dos meses se me acaba la prestación. Ya saldrá algo.
Esa más o menos fue la conversación que tuvieron tomando unos vinos en la que estuvieron acompañados por los otros dos miembros del grupo, que prácticamente no hablaron y que se limitaron a escuchar lo que se decía.
Solamente uno de ellos el llamado González le preguntó a Asier:
– Para eso que haces en la central térmica ¿ que estudios hacen falta ?
– Yo soy ingeniero industrial, y todos los que componen los turnos son ingenieros como yo o ingenieros técnicos.
Intervino en aquel momento Ozaita:
– Para casi todos los trabajos te piden una titulación, es difícil que no sea así, y cuando no te la piden échate a temblar, el trabajo es malísimo.
Al oír a Ozaita los dos que estaban estudiando se quedaron cariacontecidos y pensativos, estaban asimilando que el futuro que se les presentaba no era muy brillante.
Se despidieron y Rosa y Asier se marcharon aparte, eran novios, y Asier acompaño a Rosa hasta su casa. Rosa vivía en la Plaza Zabálburu, al final de Hurtado de Amézaga que era prolongación de la calle Buenos Aires, donde desde que se había muerto su padre vivía solo Asier.
Ozaita vivía en Erandio, y era hijo de un antiguo directivo de una fábrica de equipos eléctricos.
Los otros dos miembros del equipo vivían en Sestao, y eran hijos de trabajadores, uno de Altos Hornos y otro de la Naval, posiblemente sus apellidos son como consecuencia de sus ascendientes que se pueden situar en Salamanca o en parecidas tierras de Castilla.
Cuando se han despedido de los otros miembros del equipo, han tomado la calle Navarra y Asier le ha propuesto a Rosa que se fueran a su casa en la calle Buenos Aires a hacer lo que venían haciendo frecuentemente, aprovechándose de que Asier vive solo, a lo que Rosa le ha contestado que no es posible ya que se les había hecho tarde, y además tenía la regla.
Ya llevan tiempo sosteniendo relaciones prematrimoniales, que se llamaban antiguamente. Rosa es la que inició a Asier en estas relaciones, tenía mayor experiencia, pues su familia era amplia, con muchos hermanos, y había disfrutado de una excesiva libertad, además la moral no era una característica de su familia, en ningún momento había recibido de sus padres algún mensaje o advertencia sobre los temas sexuales, por lo que a la menor ocasión tenía relaciones sexuales, era lo que se dice una perra caliente. En cambio Asier al ser hijo único, era más retraído en este aspecto.
A Rosa en relación con el sexo, como vivía cerca del barrio de San Francisco y de las Cortes, donde se verifica el comercio con el sexo, cada vez que oía o veía en la televisión la referencia a las Cortes Españolas, le parecían estas algo obsceno al compararlas con la calle del mismo nombre. De todas maneras Rosa era lo que se dice liberal en relación a su sexo, por lo que enseñó a Asier.
Unos pocos días después de haber estado con Ozaita y los otros componentes del grupo chiquiteando por el Arenal, uno de los dirigentes de la organización paracultural se acercó a Asier y le dijo que le quería comentar unas cosas en privado, para saber si podía cooperar.
Lo que le dijo fue:
– Nos gustaría que colaboraras con nosotros facilitando cierta información, de una forma totalmente voluntaria, y además te compensaríamos los gastos que hagas con este motivo.
– De acuerdo, no hay inconveniente, ya me dirás de que se trata.
-Veras, como sabemos que trabajas en la térmica de Santurce, esto facilita el que nos puedas dar la información que necesitamos.
– Que clase de información necesitáis?
– Queremos saber los pasos del director de la central, pues nos parece que es un tipo peligroso para nuestros intereses.
– Yo tengo poco contacto con el, muy ocasionalmente. Muchos días ni siquiera lo veo a distancia, a causa de los turnos. Se que los fines de semana se desplaza a Santander, de donde es él, y que ha trabajado antes en Electra de Viesgo y en la Central Nuclear de Santa María de Garoña.
– Efectivamente ha trabajado en esos sitios, y era amigo del ingeniero jefe de la Central de Lemóniz al que matamos para dar ejemplo, bueno en realidad lo mató la ETA, no nosotros.
– Yo era pequeño cuando eso pasó, pero si lo sabía.
– Resulta que tu director va diciendo por ahí que es una injusticia que el resto de españoles tenga que pagar el coste que supuso el desmantelamiento de Lemóniz, y que además eso fuese una fuente de beneficios para Iberduero, y lo que es mas grave, en la gestión que está realizando en la central de Santurce nos ha informado nuestro sindicato que penaliza a nuestros vascos y que ampara a los emigrantes españoles, y eso no estamos dispuestos a consentirlo.
– Algo de eso último me ha parecido que sucede, pues los ascensos y las primas se las dan a los que no son vascos puros.
– Pues entonces tú te ocupas de hacerle un seguimiento, y nos das todos los datos, con quien habla, itinerarios, horarios, etcétera, y lo más importante es los pasos que da en Santander.
– Estamos de acuerdo, mañana mismo empezaré a observar y tomar nota.
– Si te es posible, nos das la información semanalmente, y si hay algo que te llame la atención nos lo comunicas de inmediato.
Así terminó la conversación de Asier, ignorando que acababa de convertirse en un confidente de la banda terrorista, y que se había implicado para siempre en la violencia.

Capitulo 7
El seguimiento.

Lo primero que hizo Asier al presentarse en la Central, después de la conversación mantenida con el directivo de la organización paracultural, fue hacer un interrogatorio discreto a diversos compañeros de trabajo, derivándolo hacia el director.
Al hacer el relevo le preguntó al compañero de turno:
– Está hoy el director pues lo he visto al entrar.¿ Que modificación en las primas estará estudiando?
– Estoy harto con eso de las primas, pues lo que consiguen es que nos llevemos mal los compañeros.
-¿ Pero tu sabes que criterio siguen?
– Ellos dicen que usan una fórmula compleja, en la que interviene el informe de los jefes, el absentismo, las faltas de puntualidad, las incidencias en el servicio, y la antigüedad.
– Si, pero la fórmula no la dan.
– A propósito, tu sabes donde vive el director?
– Lo se de casualidad, porque vivo yo cerca. Es en la Alameda de Urquijo, y te voy a contar mas detalles.
El vive solo en un apartamento, pues la familia se ha quedado en Santander, su mujer es médico en el hospital de Valdecilla, y tiene tres hijos. En Santander viven en un piso próximo al hospital. Los fines de semana se va a Santander, y algunos días también se va en cuanto tiene ocasión.
Acostumbra ir a comer a Santurce, a un bar que es restaurante, que se llama ” La Gabarra”. El dueño es un tío muy gracioso que dice :” La gente se cree que las sardinas que ponemos son de Santurce y están totalmente equivocados porque las traemos de Huelva, y el que piense que son de Huelva también se equivoca, serán de Marruecos o de cualquier otro sitio”.
– Anda que no estás informado.
– Eso mas o menos es lo que se, ya sabes que el director es un poco distante en el trato, y cuando me lo encuentro en la Alameda de Urquijo, ocasionalmente, el trato se reduce a un hola y un adiós. Bueno me voy , que estoy regalándole mi tiempo a Iberdrola o Iberduero.
– Pues menos trato tengo yo, no se si ni siquiera me conoce.
– En eso te equivocas nos conoce a todos los que trabajamos aquí. Tiene una ficha de nosotros, de cada uno , con la fotografía incorporada, y tiene la manía de hacer el ejercicio mental de relacionar la fotografía con el nombre.
– ¿Y eso como lo sabes tu?
– Me lo dijo la secretaria, en una ocasión en la que me llamó a su despacho, y al salir de la entrevista con él vi mi ficha, y le pregunte a la secretaria que cual era el uso de la ficha, y me lo dijo.
– Es inteligente el tío, pues causa un buen efecto al hablar con un subordinado, con el que no tiene contacto habitual, que sepa el nombre y algún dato mas. Lo contrario causa mal efecto por supuesto al subordinado.
– Bueno, definitivamente me voy, otro día hablaremos más.
– De acuerdo, mañana nos veremos otra vez. Ya nos dejaremos de ver cuando nos cambien los turnos.
Asier ha estado rumiando la información que acaba de conseguir. Ha hecho un retrato psicológico del director, tal vez precipitado, piensa en el como una persona fría, distante, y egoísta.
Sin embargo su juicio es totalmente equivocado. El pasar algunos días solo en Bilbao, donde no ha encontrado una acogida cariñosa o al menos sin rechazo, le resulta difícil y especialmente cuando cierra la puerta del apartamento y se encuentra solo. Por otra parte su mujer estaba muy interesada en su profesión de médico y el trasladarse a Bilbao le hubiera supuesto una dificultad tal vez insuperable, por lo que le ha respetado su inclinación o vocación. Respecto a los hijos estos estudiaban y tenían sus amigos en Santander, el llevarlos a Bilbao hubiera sido como arrancar un árbol desarrollado con las raíces y transplantarlo a otro sitio. En cuanto a las fichas, lo hacia por respeto al prójimo. Así que él no es egoísta, piensa en los demás antes de decidir. Asier contempla las actitudes de las personas de una forma muy superficial.
Cuando por la tarde se ha encontrado con Rosa, le ha contado la conversación que había tenido con el compañero, y la misión que le habían encomendado.
Rosa le comentó:
– Es importante lo que te han pedido, y una prueba de confianza. Además también me lo han dicho a mí, y me han pedido que colabore contigo.
– Es un detalle que no me gusta, que no me hayan dicho que también te lo decían a ti.
– No seas tiquismiquis, la costumbre es tratar a la gente individualmente, y contrastar las informaciones. Llevo mas tiempo que tu en estas cosas, y a ti te tratan estupendamente y tienen también un buen concepto.
– Puede ser que lleves razón.
– ¿ Si te parece nos podíamos llegar a “La Gabarra”, y así iniciábamos la investigación hablando con el dueño, a ver lo que nos cuenta?.
– De acuerdo, vámonos ahora mismo.
Han hecho pronto el desplazamiento hasta Santurce, pasando por Sestao, Baracaldo, Portugalete, y llegando enseguida a Santurce, aparcando cerca de “La Gabarra”. En realidad no han salido de Bilbao, todo el recorrido pertenece al Gran Bilbao.
Para tomar contacto con el dueño del bar, se han acomodado en la barra, y han pedido un par de cervezas. El dueño conocía a Asier, de vista, por haber acudido con cierta frecuencia al bar con otros compañeros o en algunas ocasiones solo.
Como no había excesiva gente han podido entablar la conversación con el dueño del bar, y este les ha preguntado:
– La chica también trabaja en la central?
– No, le ha respondido Asier. Es una amiga mía.
– Es que todos los que entran aquí trabajan en la central, dice Rosa.
– No, pero casi todos si, le ha interrumpido el del bar. Además aquí viene hasta el director de la central, que por cierto es un santanderino muy agradable, aunque no estoy de acuerdo con todo lo que dice. Afirma que la costa desde Castro Urdiales, pasando por Laredo hasta llegar a Santander es mucho mas bonita que la vasca, y en eso no puedo estar de acuerdo, y su osadía llega a mas, pues asegura que la costa mas al oeste o sea pasado Santander hacia Asturias aun es mas bonita.
– O sea que no le gusta lo vasco, le interrumpe Rosa.
– Hombre, por eso que dice de la costa no se puede asegurar que no le guste lo vasco.
– Si, pero es un indicio.
– En el resto de las conversaciones que he tenido con él, yo no puedo asegurar eso, es educado, amable, y una vez que le pedí un favor, a pesar de no tener mucha amistad con él, me lo hizo.
– Y que favor le hizo?, pregunta Asier.
– Eso no se debe decir, aunque tampoco merezca ser secreto, pues para él no tendría importancia, aunque para mi si.
– Pero que opinión le merece?
– Ya sabéis que a los santanderinos aquí se les conoce como los hombres de las dos caras, pero ese no es su carácter, es un hombre sincero, y que dice las cosas como son. Yo, a todos los que conozco de Santander me han resultado personas estupendas, por lo que no se el dicho de las dos caras a que viene.
Como han entrado varios clientes la conversación se ha interrumpido, y al poco rato Rosa y Asier se han marchado.
Han quedado en que Rosa haga el seguimiento en Bilbao, para no poner en guardia al director, pero que el fin de semana se desplazarían ambos a Santander para tener más datos.
En el seguimiento de Rosa se ha comprobado que todos los días los itinerarios que efectúa son siempre los mismos. Sale por la mañana a las siete y media con el objeto de llegar a la Central a las ocho, del aparcamiento existente en el sótano de su edificio en su vehiculo particular un coche modelo BMW nuevo de tamaño mediano. Por la tarde llega a las siete de la tarde procedente de la Central, y ya no sale, y si lo hace es para cenar en un restaurante cercano a eso de las nueve de la noche, y luego regresa a su domicilio. Uno de los días no apareció por la tarde, por lo que Rosa preguntó al portero, y este le informó que se había ido a Santander. Por lo que se ve informa al portero cuando se piensa marchar y no va a estar en su domicilio. El desplazamiento lo hizo directamente desde la Central, y así se lo confirmó después Asier, ya que este se había enterado de que ese día se había ausentado de la Central al mediodía.
El fin de semana se desplazaron Rosa y Asier a Santander. Como el tiempo climatológicamente ha sido bueno, el viaje les ha gustado bastante a ambos. Han pasado por Castro Urdiales que tan favorito les resulta como lugar de veraneo o de segunda residencia. Después por Laredo, y finalmente han llegado a Santander, han pasado por el paseo de Pereda, han visto El Sardinero, y han subido a la Magdalena, para luego tomar el camino contrario y ver la Plaza Porticada, y finalmente dirigirse hacia la zona de Valdecilla.
Como tenían la dirección particular del director hacia allí se han dirigido y han tomado acomodo en una cafetería próxima al domicilio, y desde la que se ve la puerta. Han visto salir al director, y cual sería su sorpresa cuando ha entrado en la cafetería y ha conocido a Asier, se le ha acercado y le ha saludado, preguntándole lo que hacia en Santander, a lo que Asier le ha contestado presentándole a su novia Rosa, y diciéndole que habían ido de turismo a pasar el día. Se ha despedido deseándoles que lo pasaran bien, y diciéndole a Asier que ya le diría lo que le había parecido Santander posteriormente.
A Rosa le ha parecido un hombre simpático, y no tan distante como se lo habían descrito.
Por que?, les dicen a los de Santander los de las dos caras, no será que se han equivocado de coordenadas, y que eso corresponde a los habitantes de esa zona en la que la coordenada X es mayor o sea que están mas a la derecha en el mapa.
La investigación la han concluido Asier y Rosa a través del quiosquero donde compra los periódicos el director, con el portero del edificio, y con el camarero del bar.
Los pasos que da el director los festivos son:
A primera hora de la mañana sale de su casa y se encamina a la cafetería donde toma un café, luego se dirige al quiosco y compra tres periódicos, el local, y dos de Madrid. Regresa a su casa y sale con la mujer a una iglesia cercana a misa de doce de la mañana. Cuando vuelven de misa, algunos festivos salen de nuevo en su coche y están de vuelta sobre las cinco o las seis de la tarde después de haber comido fuera. Otros días comen en casa. Los sábados hacen un programa parecido.
Ya tienen toda la información de los itinerarios del director de la central, y así se la han pasado a la organización paracultural. Asier ha hecho su primer trabajo, para la cosa de estudiantes vascos.

Capitulo 8
Asier se compromete más.

Asier ha entregado el informe que ha hecho con motivo del seguimiento al director de la Central.
Lo han felicitado, por la rapidez y la precisión de los datos, lo que le ha supuesto una satisfacción grande, el poder ser útil, y que su actividad sea reconocida y apreciada.
El directivo de la organización paracultural se ha interesado por sus actividades y lo ha interrogado preguntándole:
– A que te dedicas, en tu tiempo libre, y que perspectivas de trabajo tienes?
– Ya sabéis que trabajo en la térmica de Santurce, y que hago turnos.
– Y que es eso de los turnos?
– Pues hay un equipo formado por varios profesionales, que se encargan de que la central esté en marcha, y como la central tiene que funcionar las veinticuatro horas del día, pues se necesitan tres equipos diarios y el correturnos, y yo formo parte de uno de los equipos. La central funciona todos los días ininterrumpidamente, y cuando hay puntas de consumo, entonces entran en funcionamiento las hidráulicas, de las que Iberdrola tiene las más importantes en el río Duero, por eso se llamaba antiguamente Iberduero.
– A ti te gustaría viajar?
– No me importaría, pero por que me lo preguntas?
– Me parece que van a ampliar la plantilla en Iberdrola en el departamento de Estudios y Montajes, y si tu pertenecieras a dicho departamento podrías viajar por toda España prácticamente, y especialmente por la Comunidad Valenciana donde Iberduero al fusionarse con Hidrola tiene las instalaciones de esta última, y a nosotros eso nos vendría muy bien, para que nos hicieras informes como el que nos has hecho, que es una demostración de tu capacidad.
– Mañana sin falta le preguntaré precisamente al director por las posibilidades que tengo de trasladarme de departamento, ya que ahora estoy en el departamento de explotación.
– Ya nos mantendrás informado de todo.
Asier se ha despedido del directivo, y se ha encontrado con Rosa a la que ha informado puntualmente de la conversación mantenida, y a la que le ha parecido bien la nueva actividad de Asier, pues así ella también podría viajar y conocer nuevos paisajes.
Al día siguiente Asier se ha entrevistado con el director, aprovechando que estaba en el turno de la mañana se ha presentado en la dirección, y lo primero que el director le ha preguntado ha sido:
– Que te ha parecido Santander?.
Asier se ha quedado un poco desconcertado ante la naturalidad de este y le ha contestado:
– Bien, es muy bonita la ciudad, casi tanto como San Sebastián. Resulta, como se podría decir, acogedora.
– Estoy de acuerdo contigo, aunque a mi me parece lo mas bonito de España, pero es que yo soy de allí. ¿ Pero que te trae por aquí?.
– Es que desearía cambiar al departamento de Estudios y Montajes, ya que me parece que tendría mayores oportunidades.
– A mi particularmente no me gusta que os vayáis de Explotación, pero no me queda mas remedio que aceptarlo, pues la política de la empresa es esa, que os forméis en los turnos, conozcáis un poco las dificultades y los problemas que se presentan en la explotación diaria, y que luego con la formación adecuada podáis mejorar los proyectos y sus montajes posteriores. Yo informare tu solicitud positivamente.
– Le quedaré muy agradecido.
– De nada, y nunca mejor dicho, pues no hago nada mas que seguir la política de la empresa. Tendrás que viajar bastante, y no se como estará ese departamento organizado, pero las instalaciones de Iberdrola llegan a Madrid y al levante español. Pide en secretaria el impreso y lo rellenas.
– Gracias por todo.
Así se ha despedido Asier y ha vuelto a su trabajo después de rellenar los impresos correspondientes. Estaba impaciente por contárselo todo a Rosa.
Cuando se ha reunido con Rosa por la tarde, esta presentaba signos de nerviosismo y ansiedad, y le ha comentado:
– Asier tengo que decirte una cosa y espero que no me falles.
– ¡ Cuéntame !.
– Es que no se como empezar.
– Empieza como sea que me estas intrigando.
– Verás, la cosa es que no se como decírtelo. Me han encargado que ponga un paquete con explosivos en el tren de la noche que parte hacia Madrid, y no se como hacerlo sin levantar sospechas, y es mas, ¿como paso los explosivos por el detector sin levantar la liebre?.
– La cosa es complicada, pero te habrán dado instrucciones.
-Que va, lo dejan todo a la iniciativa personal y a la improvisación.
– Pero tu sabes manejar explosivos?.
– Yo no, a mi me dará un paquete Ozaíta, y mi misión consiste en dejarlo en el lavabo del coche de primera o preferente.
– Es verdaderamente complicado hacerlo, pero ahora que recuerdo, yo conozco a casi todos los revisores y como ellos no pasan por el arco de detección, puedo ir con ellos como si fuera a Llodio y dejo el paquete en el lavabo, me bajo en Llodio y si te he visto no me acuerdo.
– La iniciativa y la improvisación han sido buenas en este caso, me gusta mucho tu plan, pero no quisiera comprometerte.
– No te preocupes, alguna vez tenía que ser la primera y para hacerlo tú, es mejor que lo haga yo.
– Vámonos entonces en busca de Ozaita.
Se han marchado los dos a una cafetería en la calle Navarra, donde les estaba esperando Ozaita.
Ni Asier ni Rosa, ni por supuesto Ozaita conocían a Alfonso, pero en la cafetería estaba Alfonso porque estaba siguiendo a Ozaita siguiendo instrucciones.
Asier no conoce todavía la importancia del dinero. El dinero es el mejor lubricante de las conciencias, y el negro todavía mejor, es mas efectivo no tiene impuestos, es mas gordo podríamos decir. Asier conoce los fundamentos del engrase, todas esas cosas de la viscosidad, la influencia de la temperatura, si se debe decir lubricación o lubrificación, etcétera, pero nunca le habían explicado que el dinero es mejor lubricante que todos los fabricados en las refinerías.
Con el buen o mal uso del dinero según se contemple, ya Judas en su tiempo saboreo el dinero en su traición, sigue realizando su cometido, y ahora por medio del dinero Alfonso sabe que Ozaíta lleva un paquete explosivo, y en lugar de detenerlo, lo consideran como si fuese una carpa, le van a dar hilo, para saber mas detalles y mas implicados.
Alfonso ha visto como el paquete pasaba de manos, de las de Ozaíta a una pareja para él desconocida, y les ha seguido.
Han llegado Asier y Rosa a la estación de Abando, y se han dirigido a la cafetería, donde Asier ha tomado contacto con el revisor del tren. Allí se ha despedido Rosa, a la que ha seguido un compañero de Alfonso. Desde ese momento Rosa está fichada como elemento legal de la organización.
Asier con el revisor, tal como lo tenía previsto han pasado al andén sin dificultad y se han subido al tren, y detrás Alfonso con otros compañeros que tampoco han pasado debajo del arco de detección.
Asier ha dejado un momento al revisor y ha entrado en el lavabo, donde ha dejado el paquete. Un compañero de Alfonso, lo ha cogido, lo ha sacado del tren, y lo han desactivado, sin que Asier se haya dado cuenta de nada.
En Llodio, después de despedirse del revisor Asier se ha bajado del tren, y también lo ha hecho Alfonso. Ya está localizado Asier como miembro legal, aunque todavía no ha pisado el trullo.
Alfonso conoce ya a Asier y a Rosa, y estos sin embargo están totalmente ignorantes de la existencia de Alfonso.
Al día siguiente Asier ha comprado el periódico para enterarse de lo que ha pasado en el tren, y se ha llevado la sorpresa de la falta de noticias, lo mismo le ha pasado a Rosa.
Por la tarde en la organización han llamado a Rosa, y la han interrogado concienzudamente, y lo mismo han hecho con Asier, no estaban seguros de Rosa y Asier y pensaban que se habían asustado y que no habían cumplido con su compromiso. Han quedado satisfechos de sus explicaciones.
Piensan que por las circunstancias que sean, por la casualidad tal vez, han descubierto el paquete, a lo mejor inspeccionan el tren antes de que salga por cualquier procedimiento que ellos desconocen. Sin embargo, uno de los directivos ha observado que Ozaita a pesar de estar en el paro últimamente maneja mas dinero de lo habitual y eso les hace sospechar. Han puesto en vigilancia a Ozaita.
Pasados varios meses se sabe que la policía autonómica vasca detuvo a Ozaita bajo la acusación de pertenencia a banda terrorista.

Capitulo 9
La vida diaria de Alí.

Alí se encuentra en su casa de Guadalajara, donde tiene la consulta particular, en la que vive solo. Es un piso amplio en el que la consulta ocupa la mayor parte.
Es dentista.
Todas las tardes a las seis menos cuarto llega la empleada que tiene, que sirve de enfermera, secretaria y hasta empleada del servicio domestico se podría decir, es polivalente, y lo despierta porque Alí está habituado a la siesta, tanto en verano como en invierno. La diferencia estriba en la postura, en verano se pone su pijama y se tumba apaciblemente en la cama, en tanto que en invierno se queda dormido en su sillón después de haber leído un rato. El leer le sirve de nana en invierno.
Ahora como es verano está en la cama leyendo. En la cama tiene dos posturas favoritas para leer, una de ellas la que mas usa es leer tumbado de costado, la otra es tumbado bocabajo y con el libro en el suelo sacando como un caracol la cabeza de la cama, y dejando el resto del cuerpo apoyado en esta. Le resulta incomodo leer sentado en la cama, para eso piensa que es mejor hacerlo sentado en un buen sillón con el libro sobre la mesa.
Debido a su técnica de lectura le gusta que el libro no sea pesado, en referencia a la magnitud física.
Hoy está leyendo un libro del que transcribimos los siguientes párrafos:
” ¿ Donde está el progreso moral que corresponde a nuestro avance económico?. Este último es fruto del progreso de las ciencias físicas. Pero , ¿ donde hay una ciencia y un arte correspondientes?. No solamente la mejora en el método de conocer permanece limitado a las materias técnicas y económicas, sino que este progreso ha sido acompañado de una seria perturbación moral. Baste citar aquí la última guerra, la relación entre las clases sociales, y el hecho de que mientras la nueva ciencia ha logrado maravillas en medicina y cirugía, ha producido y propagado nuevas enfermedades. Estas consideraciones nos indican lo poco desenvuelta que está nuestra política, lo tosco y primitiva que es nuestra educación y lo pasiva e inerte que es nuestra moral.”. El término desenvuelta es a causa de la traducción, se debería haber dicho desarrollada.
-¡ Coño !, ha exclamado Alí, parece como si estuviera escrito ahora en el siglo XXI, y sin embargo es del año 1920, poco se ha avanzado desde entonces.
El libro se titula Reconstrucción de la Filosofía, escrito por Dewey en dicha fecha.
La interjección que le ha salido espontáneamente a Alí, es una prueba de lo fácilmente que se adquieren los hábitos culturales. Si hubiera estado en presencia de sudamericanos, lo confundirían de nacionalidad, habrían pensado que era español, y dirían ” otro de los coños”, que es como nos conocen a los españoles con motivo de la facilidad con la que usamos dicha interjección.
Alí es un intelectual puro, todos los temas le interesan, y tiene una especial capacidad para aprender y analizar. Además es muy imaginativo, y tiene el vicio de la lectura, lo lee todo, hasta los anuncios que se encuentra en el buzón del correo.
Una vez estuvo en Cudillero, y le gustó mucho, el puerto, las casas adosadas en la colina, los barquitos, etcétera. Las casas adosadas en la colina no son los adosados que están de moda, sino casas colocadas y construidas en la falda del monte.
Dicen que en Cudillero nació Cristóbal Colón.
En su estancia asistió a una subasta de pescado, eran unos besugos y unas langostas, que rápidamente tomaron el camino de Madrid. Era la primera vez que visitaba una lonja de pescado.
Vio el paisaje de día y de noche, y en ambos casos quedó maravillado y deseando volver, cosa que todavía no ha hecho, pero que lo hace cuando le apetece a través de su mente. Evoca el paisaje visto, lo recuerda, siente lo acaecido como si en ese momento se estuviera realizando, y además enriquece el paisaje con su imaginación.
Cuando ve un anuncio de un viaje en el periódico, al Pacifico, a Bora Bora, en su mente ve la palmera, la playa de sílice blanca, hasta siente la picadura de una mosca, la humedad salitrosa, y es como si hubiera estado allí, y en algunas ocasiones piensa:
– Me he ahorrado tres mil euros y he evitado el engorro del viaje y el pánico del vuelo en avión.
Por lo que se oye parece como si solo unas pocas personas tuvieran miedo a viajar en avión, pero si se observa lo que ocurre normalmente, en el momento de tomar tierra se produce un silencio tenso en el avión, los pasajeros callan en sus conversaciones, y tan pronto como se nota el ruido producido por las ruedas en la toma de contacto con el suelo las conversaciones surgen como una fuente que brota cada vez con mas fuerza mientras el ruido de las ruedas al pasar sobre las juntas de dilatación de la pista se va haciendo mas espaciado, hasta que el avión se para. En ese momento casi todos los pasajeros están ya de pie contraviniendo las recomendaciones dadas por los tripulantes.
Alí ha viajado poco en avión. Una vez fue a Nueva York en un viaje turístico, y se alojó en un hotel que estaba en Lexington Avenue, en la gran manzana y céntrico. Recuerda la quinta avenida como la raspa de un pescado, en el que la gran manzana fuera el pez, y lo larga que era la espina.
Además comprobó lo que es la perspectiva en la práctica.
Como los edificios son muy altos, se ven a lo lejos, y producen la impresión de que están mas cerca de lo que realmente están, así que uno anda creyéndose que pronto va a llegar y luego se arrepiente de haber tomado dicha decisión, pues lo que parecía un trayecto corto se hace interminable.
Le gustó Nueva York, todo era mas grande que en Madrid.
Cuando estuvo en Nueva York, uno de los que le acompañaban en el viaje le dijo:
– A distancia se cuando una persona es española, sin equivocarme.
– Y eso como puede ser, le preguntó Alí.
– Pues muy fácil, cuando entre o salga una persona de un establecimiento, observa, si lo hace sin dificultad se trata de un americano, sin embargo si es español se agarra como un desesperado a la puerta e intenta abrirla en sentido contrario, y claro no puede. Al final se da cuenta de que la puerta abre en sentido contrario. Esto ocurre porque en USA todas las puertas abren hacia fuera, lo que es lógico, y sin embargo en España esto no es así, a pesar de que la legislación obliga a que las puertas abran siempre hacia fuera, unas abren de una manera y otras al contrario, esto ha dado lugar a que se pongan grandes letreros en las puertas que dicen: ! Empujar ! o ¡ Tirar !, en ningún caso emplean el imperativo, sino el infinitivo, parece ser que es mas coactivo.
Ha dejado de leer, y de pensar en los viajes de avión, porque lo ha interrumpido la llamada de la enfermera con el timbre sonando.
A pesar del tiempo que lleva trabajando la enfermera no tiene la llave para poder abrir la consulta, Alí es desconfiado y el abre siempre la puerta, y la llave de su vivienda solo la tiene él.
Cuando ha entrado la enfermera le ha dicho:
– Mañana no puedo venir, pues tengo que ir con mi madre a una consulta.
– De acuerdo, le ha contestado Alí, ya me las arreglaré solo.
No es la primera vez que Alí se ocupa personalmente de abrir la consulta. Además cuando termina la consulta recibe a compatriotas y eso lo hace cuando se ha marchado la enfermera.
Entre los más asiduos a las reuniones que se celebran después de la consulta, destaca Hasan que es un marroquí que tiene una tienda en Madrid en la que se venden frutas y verduras principalmente, pero que es atendida por la mujer de Hasan. Este está todo el día moviéndose libremente por Madrid, no trabaja, parece ser que se dedica al trapicheo del hachis. Por su pelo negro y rizado y el color de sus ojos se nota que es marroquí aun cuando se vistiera de frac, no necesita la chilaba para demostrar su origen.
Otro de los mas significativos es Ben Amed, este trabaja como albañil, en empleos precarios, y asiste a las reuniones en casa de Alí porque en realidad no tiene otro sitio a donde ir, y allí se encuentra cómodo y apreciado por sus compatriotas. A Alí le resulta muy entrañable, pues piensa que si no hubiera sido por la beca que el tuvo, él estaría ahora en las mismas condiciones de trabajo y económicas que Ben Amed.
A través de estos contactos es como Alí conoce como viven sus compatriotas, está informado de la realidad social de estos. Si su vida solamente tuviera en cuenta su trabajo en la Seguridad Social, y su consulta, su compromiso social sería muy diferente.
Su compromiso social con sus compatriotas se fue gestando desde sus tiempos de estudiante. Le afectó mucho un día que oyó a uno de sus compañeros , precisamente al que le tenía mas afecto y al que consideraba como un amigo que decía refiriéndose a él: ” Ha venido ya el morito”. Le resulto doloroso el oírlo, y se sintió victima de una agresión racista.
Sin embargo, él no lo sabe que la expresión de su compañero no fue racista sino una forma familiar de conversación. Las relaciones humanas son muy complicadas, cuanta falta de comunicación se produce por no hablar en su momento, por no pedir explicaciones, por no aclarar los malos entendidos. Cuantas incomprensiones, equívocos, y hasta odios insuperables podrían evitarse con una buena y fluida comunicación.
Todos los que se reúnen con Alí tienen una frustración, no se sienten bien acogidos, creen que son objeto de un racismo mas o menos encubierto, y por eso se reúnen y tienen una cierta fraternidad que los hace mas felices de lo que son. ¿ Pero es eso así ?, o solamente es una imaginación de ellos.
La realidad es mucho mas compleja, cuando uno ha viajado como turista y ha preguntado algo al primero que ha pasado por la calle, se ha encontrado con una multitud de comportamientos diferentes, desde el agresivo hasta el bondadoso. Y si el desplazamiento ha sido por motivos de trabajo también en las relaciones ha encontrado las diferentes pautas de conducta, y en estos casos no es el racismo la postura que explique los comportamientos. Se tiende a simplificar y a correlacionar tal cosa racismo, aquella xenofobia, etcétera, y el comportamiento humano es mas complicado, mucho mas complicado.
Si comparamos con los animales, los perros, cuando se conocen dos perros, lo primero que hacen es olerse los hocicos, con las colas lo mas altas posibles. De ahí se pasa al movimiento de las colas y a la carrera y el juego, o a enseñar los dientes y a la pelea. ¿ Por que esos dos comportamientos tan distintos?. Los hombres son más complicados que los perros.
Alí hoy está contento sin saber a que explicarlo, ha conocido por la mañana a una nueva compañera de trabajo que se llama Lucia, y que le ha parecido que no es racista.
Capitulo 10.
Alfonso conoce a Pilar

Alfonso se encuentra destinado en Bilbao.
Lleva ya varios días residiendo en dicha población. Los primeros días los pasó en un hotel próximo al Arenal, que tal vez fuera propiedad de algún veterano jugador del Athletic, porque se veían por allí algunos jugadores ya retirados de la actividad deportiva. Aun cuando el hotel era de mediana categoría le resultaba gravoso por lo que decidió trasladarse a una pensión.
La pensión estaba situada en una calle paralela a la Gran Vía, y Alfonso no tenía claro si estaba contribuyendo a la economía sumergida. De todos modos a él cuando le dieron el alojamiento le pidieron el D.N.I, como si fuera un requisito formal para acceder al hospedaje.
La pensión incluía el alojamiento y la cena. Para la cena se ocupaba una mesa que se compartía con otros huéspedes. Estos eran variopintos y variaban a lo largo de los días. Así coincidió con viajantes de comercio, trabajadores en transito, estudiantes, y otros que no eran fácilmente identificables. Un día coincidió en la mesa cenando con un cubano, y Alfonso había elegido callos a la madrileña y cuando sirvieron el plato el cubano exclamó:¡En Cuba eso no lo comen ni los perros! Alfonso se calló, pero le pareció de una absoluta mala educación el comentario, y se consoló pensando que eso eran los inconvenientes de convivir con gentes de cualquier pelaje. De todos modos su profesión lo había llevado a relacionarse con gentes de naturaleza poco delicada: rateros, prostitutas, etcétera, estaba acostumbrado al trato con personas de bajo nivel educacional por lo que el comentario lo desechó tan pronto como se dijo.
Las cenas de cualquier manera no eran de gran calidad, estaban de acuerdo con el precio de la pensión.
No ha hecho ni un solo amigo en el tiempo que lleva en Bilbao. No nos referimos a ese tipo de amigos que relata el conde Lucanor cuando un padre a su hijo le dice que a lo largo de su extensa vida y experiencia solo ha conseguido tener un amigo y medio, sino a esos amigos que sirven para salir por las tardes y en Bilbao ir a tomar unos chiquitos o cosas parecidas.
Le ha venido a su memoria el comentario de un compañero de facultad, cuando al hablar de los nacidos en el país vasco dijo: ¡Todos son unos “hijosdeputa”! A él le llamó la atención el comentario, pues siempre había considerado como cierta la posibilidad de que en un conjunto haya de todo, buenos , malos, regulares, en fin todo el espectro, y esa afirmación tan categórica lo sorprendió y le preguntó en que se fundaba para sostener dicho comentario, y mas sorprendido resultó cuando este le dijo: Yo soy de Reinosa, y me eduqué o sea hice el bachillerato en los jesuitas de Bilbao, y allí fui interno, y cuando se iba a jugar al fútbol, como en todos los sitios dos niños van seleccionando los equipos, de modo que uno de ellos decía: “El Pachi, y a continuación el Iñaqui, etcétera” y al final nos quedábamos sin jugar los que habíamos nacido fuera, así que hubo que especializarse, yo me especialicé en el ping-pong, ningún vasco de aquellos llegó a ganarme, y por eso conozco a ese personal totalmente y a mi no me engañan.
Alfonso le dijo: Pero los curas algo dirían. Y el compañero cerró la conversación diciendo: Los curas eran tan hijoputas como los alumnos, eran también vascos.
En esos pensamientos estaba abstraído tomándose una cerveza en una cafetería de la Gran Vía, cuando ha visto a Pilar en el otro extremo de la barra acompañada por otra mujer de su misma edad, por lo que ha inferido Alfonso que debía ser una amiga y que como él estaban a ver lo que pasaba.
Alfonso ha comprobado que Pilar lo miraba, ha pensado que sin desagrado y se ha acercado a saludarla.
El resultado ha sido tan desastroso como cuando le pidió el permiso de registro. Ha tenido que retirarse con el rabo entre las piernas, confuso y atolondrado cuando la jueza le ha dicho:
– Es que no voy a tener más remedio que soportar al pelmazo, hasta en los ratos libres.
– Perdone, Su Señoría, ha respondido Alfonso, pero he pensado que al saludarla no molestaba.
-En este momento si, ha contestado Pilar.
Alfonso ha abandonado la cafetería humillado y ofendido.
Al día siguiente en la comisaría, donde por cierto tampoco ha hecho amigos, pues los funcionarios que como él están allí destinados la mayoría lo son como consecuencia del mayor salario y de poder ir destinados posteriormente a sus sitios de origen, y los administrativos y administrativas son del lugar y han visto pasar por allí a la mayor parte del cuerpo, por lo que el trato es muy superficial.
El comisario lo ha llamado para que solicitara el ingreso en prisión de una serie de individuos que habían sido detenidos precisamente en el domicilio donde Pilar negó el registro, y en el que se encontraron armas, explosivos, y diverso material.
Alfonso ha llevado la documentación al juzgado, y ha esperado el veredicto del juez, y cual no ha sido su sorpresa cuando ha comprobado que el juez era otra vez Pilar. Esta le ha ordenado que pasara a su despacho, y Alfonso ha sido el mas sorprendido del mundo al ver que Pilar le ofrecía explicaciones a su conducta anterior disculpándose de haber sido tan adusta y distante con él, achacando tal proceder a que la petición de registro le había parecido poco fundamentada, y que la policía allí amparándose en la existencia del terrorismo se saltaba a la ligera muchos condicionantes de un estado de derecho, y eso le había hecho juzgarlo inadecuadamente en un principio y después cuando se encontraron en la cafetería. La jueza le ha dado su teléfono y el ha hecho lo propio también.
A los pocos días Alfonso ha recibido una llamada telefónica de Pilar, sin que mediara ninguna circunstancia que la motivara, en la que esta le ha propuesto salir por la tarde y con ese motivo charlar y arreglar el malentendido que se había producido entre ellos.
Pilar ha aparecido por la tarde con otro aspecto, muy arreglada, y ha sorprendido a Alfonso que la ha visto con la imagen muy cambiada. Ha llevado la iniciativa siempre.
Han subido al barrio de Begoña, a propuesta de Pilar a cenar a un restaurante de moda, en el que les han servido osobuco y soufle que eran las dos especialidades mas celebradas de la casa según Pilar. Alfonso ignoraba esas cosas.
También ignoraba que aun cuando ambos eran funcionarios del Estado con la misma titulación universitaria, sin embargo Alfonso cuando viajaba a cuenta del Estado lo tenía que hacer en clase turista, en tanto que Pilar lo hacía en clase superior.
Pilar se encontraba en un nivel superior al de Alfonso, y de ahí que como mujer se había lanzado a la conquista de Alfonso, su superioridad y confianza en si misma era exuberante. Alfonso no se daba cuenta de la situación, solo pensaba que la unión con Pilar le representaba una ventaja económica, y le parecía bien, no apreciaba que desde tiempos remotos el macho es el que ha conquistado a la hembra, y que lo contrario es contra natura.
En el reino animal el urogallo da todo un espectáculo en la seducción de la hembra, que por cierto es menos bella. En el gallo de corral pasa exactamente lo mismo, y así podríamos seguir citando ejemplos hasta el infinito.
Aquí Pilar parece que ha ganado el primer asalto, ha regresado triunfante, pero no sabe que en ese triunfo está la semilla del fracaso de su unión con Alfonso. Este instintivamente, sin ni siquiera someterlo a un análisis mas o menos intelectual, se verá en una situación de inferioridad respecto a Pilar y eso hará que le produzca un sentimiento de rechazo, y lo conducirá a la ruptura de una unión fraguada sobre unas bases inadecuadas.
Alfonso ha pensado que le había ido bien en ese contacto mantenido con Pilar y se ha hecho ya el propósito de que la relación se consolide en algo más estable y duradero.
Los dos se han despedido satisfechos, pero sin saber que habían sembrado la semilla de su fracaso.

Capitulo 11.
Ali y Lucia.

Alí ha conocido a Lucía.
Tal vez la edad de Alí no sea la mas favorable para sufrir lo que se llama enamoramiento, pero el siente algo parecido, una atracción, o tal vez la consecuencia de una buena salud y de esas secreciones hormonales tan desconocidas, pero lo cierto es que la busca insistentemente, en definitiva que le esta tirando los tejos. Pero es esto cierto, no será que Lucía también pone algo de su parte. Lucía sabe por medio de su intuición o sabiduría femenina lanzar esos señuelos de pesca, que en la mayoría de los casos resultan infalibles.
De un tiempo a esta parte Alí y Lucía coinciden frecuentemente en la cafetería del hospital, el interés por coincidir es reciproco, biunívoco se podría decir matemáticamente. Charlan, se ríen, comentan, coinciden en sus apreciaciones, lo pasan bien en definitiva, mientras toman un café a media mañana. Un buen día quedaron en verse por la tarde. Y así siguieron muchas tardes, no se han dicho si son o no son novios, no han pasado por esas formalidades propias de otras épocas, son en conclusión una pareja con posibilidades de futuro.
Pero como es Lucía.
Lucía es una mujer inteligente.
No es que tenga un coeficiente intelectual de 140 o más, no sabemos cual será, pero Lucía sabe adaptarse a las circunstancias y lo que es mas importante sabe luchar por lo que le interesa y lo que es aun más valioso, siempre lo consigue. Recuerda cuando quiso estudiar medicina, su padre y su abuelo eran totalmente refractarios, y sin embargo hoy es médico o médica, y ahora su objetivo es Alí. Alí no lo sabe, pero Lucía es mucho mas fuerte que él.
La forma de ser de Lucía es consecuencia de dos cosas. Por un lado sus características personales, únicas e irrepetibles, y por otro lado la influencia de la familia, de ella ha aprendido muchas cosas, ser generoso o no, esforzarse en el trabajo o no, ser solidario o no, etcétera, pues no es cierto que uno sea como un reflejo de la sociedad en que vive. Eso es falso, la sociedad es una suma de los comportamientos de las familias individuales, y si no ahí tenemos el caso de Alí, el vive en una sociedad totalmente distinta de su forma de pensar, y que no le influye ni positiva ni negativamente.
Lucia es luchadora y honesta y por eso consigue lo que se propone.
Lucía es una católica convencida y Alí un islamista sincero.
Aun cuando en sus primeros contactos, la conversación se situaba en zona neutral, han pasado muchos días y al final ha salido el tema religioso, que pudiera resultar engorroso para las dos mentalidades. Lucia le ha dicho a Alí.
– Mira ahora se observa cierto conflicto entre los sunies y los chiitas, es como pasaba entre los católicos y protestantes, las famosas guerras de religión, vosotros al ser una religión mas reciente, tal vez estéis pasando por el proceso en el que estuvimos nosotros.
Alí le ha respondido.
– No esperaba que supieras tu tanto de estas cosas.
– Una lee los periódicos, y algo sabe.
– Los periódicos solo contemplan la visión desde un lado.
– Si, pero aunque sea desde un lado, las cosas se ven.
– Mira Lucia, lo que tu digas lo acepto, pero no a tus periódicos.
– Te voy a contar una cosa para que veas que no soy una fanática de los periódicos. Hace tiempo vi una película que me impresionó mucho, su titulo era Viridiana, y en síntesis el argumento de la película consistía en que una muchacha recogía a todos los desamparados, mendigos, necesitados, etcétera, y los protegía. Pero un buen día Viridiana sale de su residencia, deja solos a los desharrapados, estos preparan un banquete, y cuando vuelve Viridiana, casi la violan, lo que es impedido por su primo con cierta argucia, siendo el final la desaparición de la obra benéfica y Viridiana jugando a las cartas con el primo. El mensaje de la película es que la caridad no es efectiva.
– No estoy de acuerdo con tu apreciación, la película es una irreverencia a tu religión, pues yo también la he visto.
– Tú puedes llevar razón en tu apreciación, pero eso solo es una visión superficial, en la película hay unas escenas con unos perros que certifican la inoperancia de la caridad o la compasión en este caso.
– Vamos a dejarlo pues hoy con este rifirrafe ya tenemos bastante.
Lucía, como mujer inteligente sabe que ha ganado la batalla, y deja la guerra para mejor ocasión.
No hemos descrito la profesión de Lucía, ella es medico de medicina general, internista, aunque tal vez las dos cosas no sean lo mismo, y trabaja en la Seguridad Social al igual que Alí.
Posiblemente hayan tenido la misma formación, aunque sus formas de pensar sean divergentes, o tal vez no.
Lucia no conoce varón, Alí si conoce mujer aunque de una forma imperfecta. Ambas cosas no son importantes para la relación que se está estableciendo.
Lucia, como la relación se está intensificando, y cada vez hablan de cosas mas diversas, le ha preguntado a Alí por su familia y se ha llevado una sorpresa al conocer que Ali no tiene familia, ni aquí ni en Marruecos , ni en ningún sitio, lo que constituye una situación no imposible, pero cierta. Lucia está sorprendida y ha sentido cierta compasión por Alí, pues observa en sus sobrinos lo importante que para estos resultan los primos, lo bien que lo pasan cuando se reúnen, juegan y comparten emociones y peleas. Lo que no sabe Lucia es que Alí se reúne con compatriotas suyos, que constituyen una especie de familia para él, que nunca la ha tenido, y que es un sucedáneo falso de la familia que le hubiera gustado tener.
El haber preguntado por la familia de Alí, le ha dado a este la oportunidad de preguntar por la familia de Lucia, y lo que se relata a continuación es lo que Lucia ha contado.

Capitulo 12.
La familia de Lucia.

Ali le ha preguntado:
– Cuéntame, como es tu familia.
– Mi familia, muy buena.
– Hombre, eso ya me lo imaginaba, no podía ser de otro modo.
– Por que?
– Viéndote a ti, tan alegre, tan feliz, no podía ser de otra manera.
– Y por que?
– Las cosas, dice Alí, tienen su principio y su fundamento, y pasan porque así está previsto y determinado. Tú vienes de una familia feliz, pues tú eres feliz.
– No estoy de acuerdo, las cosas no están predeterminadas, suceden o no de acuerdo con lo que tu decidas, mi familia puede ser un desastre, y eso no tiene por que influirme.
– Bueno, a lo mejor llevas razón, pero no me estas contestando a lo que te he preguntado.
– Te cuento.
Mi abuelo era como tu, emigrante.
Eran los años cincuenta del siglo pasado, y Madrid era punto de llegada para una mayoría de ellos, eran años difíciles, llegaban a Villaverde, Leganes, Mostoles, etcétera. Mi abuelo llegó a Legazpi con mi abuela y tres niños, más exactamente dos niñas y un niño. Alquilaron un piso en dicho barrio de Madrid y allí se establecieron pues su trabajo estaba por esa zona. La emigración en aquellos momentos respondía a diversos motivos, uno el principal era sobrevivir, cubrir las necesidades más perentorias, otro motivo era acceder a una educación superior. Madrid representaba un atractivo insuperable, se podía estudiar todo, y creo que esa era la razón que motivó la emigración de mi abuelo, aunque el nunca prescindiera de sus raíces, el siempre fue mas raíz que rama.
Te voy a contar cosas de mi abuelo.
Mi abuelo había hecho el bachillerato antiguo, que era universal, o sea, que no estaba dividido en Ciencias o Letras, así que sabía latín y hasta un poco de griego, y también filosofía, aunque su profesión estuviese relacionada con la tecnología. Despreciaba la técnica y amaba las humanidades, y decía, y dice “un individuo puede apretar perfectamente un tornillo y considerar que es útil para la sociedad, pero puede ser extremadamente vulnerable, si no distingue un silogismo de un sofisma”. Ahora que está viejo tiene ocurrencias que me parecen muy graciosas, como por ejemplo, dice que los vascos tienen una interjección que es la y castellana que en vasco es eta y así siempre están pronunciando dicha conjunción y lo reciproco. A la conjunción le siguen la exclamación y la interjección, y en el castellano tenemos la reina de las interjecciones, que no es correctamente valorada. Y quien crees que es esta reina?, pues la palabra ¡Coño!. Si lo consultas en el diccionario observaras que esta definido como interjección grosera y también como órgano sexual de la mujer, y como mote que en Chile se da a los españoles. Sin embargo existen imprecisiones en estos conceptos, no solo loa araucanos nos dicen coños, sino también los incas, los aztecas y todos los de habla hispana incluidos los mayas. Se debería cambiar el nombre del órgano sexual de la mujer hacia otras palabras y dejar la palabra coño como la reina de las interjecciones y así no sería un vocablo grosero.
Empleemos interjecciones cultas o literarias como “Hurra cosacos del desierto la Europa os brinda esplendido botín”, aquí resulta apropiada la interjección hurra, pero sin embargo digamos ” Hurra que golpe tan tonto me he dado”, vemos que carece de expresividad la interjección. En cambio, Si hubiéramos dicho “Coño, que golpe más tonto me he dado”, acaso no resultaría mejor.
Nosotros podríamos organizar una asociación que se llamara ” Comité Opresor de Ñoñerías obsoletas”, y ya tendríamos en forma de siglas una palabra que se pronunciaría diariamente y frecuentemente, por lo que siempre estaría en nuestro pensamiento y desearíamos que dicha organización funcionara perfectamente reprimiendo las ñoñerias, como por ejemplo, que la cigüeña desembarque o arribe en Arrigorriaga, y así el llamar al individuo Pachi, que use boina o le guste un baile llamado aurresku sea un hecho diferencial respecto a una cigüeña desembarcada en Sanlucar de Barrameda y que al individuo lo llamen Manolo, no use boina porque le da calor, y le gusten los langostinos atigrados, y que dichas diferencias sean insalvables. Nos parecen esos conceptos tan ñoños como cuando las damas querían tener la piel pálida y tomaban limón y hasta les gustaba estar tuberculosas como a la Dama de las Camelias. Los nacionalismos son ñoñerias, como cuando aquí en Madrid me decían que era de provincias, que era una especie de nacionalismo.
Las siglas, que importantes son hoy día, y que influencia tienen en los idiomas, y los acrónimos, cuando nos dicen el Benelux, que será eso, y se responde una cosa que hay en Europa. Y las palabras, que bonitas las que empiezan por al, como alhelí, almendra, alcanfor, albóndiga, y así podríamos seguir. Del vasco tenemos aquelarre, o mejor dicho akelarre, cuyo significado es más tétrico. En fin, la interjección citada considero que es la reina de las interjecciones, la madre de todas ellas. Mi padre se murió sin haber pronunciado nunca una palabra mal sonante, por eso respeto profundamente el que embellece su conversación con bonitas y melodiosas palabras.
Y la exclamación, donde la dejamos.
” Oh! Teresa, oh! dolor, lagrimas mías…”
La interjección es explosiva, en tanto que la exclamación es pura belleza.
En la Colmena de Cela, una escena que ha sido llevada al cine, y por eso tal vez sea mas grandiosa, relata la puesta en escena de una conferencia que iba a pronunciar un individuo en su ingreso en una Academia, y el tema de la conferencia era “La Usucapión”. El individuo ensayaba la conferencia, con un auditorio formado por personas para las que su único interés era el café con leche al que las invitaba el conferenciante. Este, en un momento de la disertación hacia un apartado y decía:
– Entonces digo ” No estoy de acuerdo con la opinión del profesor Mengano”. Se produce un silencio en la sala, y de los asistentes sale un sonoro “Oh” de asombro.
Ese ¡Oh!, el conferenciante lo ha vivido intensamente, y espera oírlo algún día en el que su previsión se convierta en realidad, pero para el público comprado o sobornado con un café con leche ha pasado inadvertido. Para el conferenciante no oír el ¡Oh! sería una tragedia, y el público no ha sabido apreciar la comicidad del ¡Oh!.
Lucia sigue diciendo cosas de su abuelo, en tanto que Alí se apropia entusiasmado el relato, y lo interrumpe diciendo: ” Coño, con tu abuelo”.
A Alí se le han pegado nuestras cosas. En América también le aplicarían el mote.
Lucia dice: Espera que te voy a decir otra cosa.
Mi abuelo le tiene manía a las siglas, el otro día leía en un periódico : La C.E.E. no está de acuerdo con el aborto, etcétera, y mi abuelo , como es previsible dijo: “¡Coño!, y que tienen que ver con eso esa gente”, y es que para él la C.E.E. era la Comunidad Económica Europea, y sin embargo ahora es la Conferencia Episcopal Española, y dice que con las siglas lo lían, y lo engañan. Siguiendo la opinión de su padre, el siempre lee dos periódicos de forma de pensar distinta, para así estar mejor informado, dice, pero a pesar de todo los dos me engañan.
– Tu abuelo debe ser un tipo curioso, dice Alí.
– No lo sabes bien, replica Lucia.
– Me gustará conocerlo, puede ser que yo también piense como tu abuelo, eso de que los dos nos engañan, puede ser que lo comparta.
– A nadie engañan, si no quiere ser engañado. A La gente le gusta oír cosas con las que está de acuerdo ya.
– Muchas veces cosas nuevas te sorprenden, y unas veces estas de acuerdo y otras no.
– A mi abuelo, ya no le sorprende nada, todo está escrito según él.
– Comparto la opinión de tu abuelo, todo está escrito, el futuro está predeterminado. La predestinación es la esencia de la vida.
– Intelectualmente, podemos decir que la predestinación tiene sus defensores, pero de ahí a que sea la esencia de la vida va un abismo. Si fuera la libertad, tal vez esa si sería una buena esencia.
– Yo creo en la predestinación, y la libertad es como consecuencia un concepto secundario, estoy convencido y mis dogmas son firmes, y sin embargo vosotros, ni creéis en la predestinación, ni en la libertad, y en definitiva en nada, por lo que intelectualmente ganan siempre los filósofos de la nada.
Lucia no sabe responder a los argumentos de Alí, y está perdiendo en esta dialéctica, por lo que da por terminada la conversación, y emplea la mejor táctica, el silencio. Así que Alí sigue insistiendo:
– Que me contestas a lo que te he dicho, es que tal vez piensas que no llevo razón en mis afirmaciones.
– Si, pero lo que dices son simplificaciones.
Así Lucia da por terminada la conversación, es un procedimiento infalible el decir son simplificaciones, está sacado fuera de contexto, se contempla una realidad desde otro punto de vista, son en su conjunto descalificaciones completas, suaves, pero sin argumentos, que anulan las opiniones del contrario sin esfuerzo.
Cuanto tiempo han invertido en esta conversación? El suficiente para saber que se tenían que despedir. Lucia ha terminado la conversación diciendo:
– Mañana hablaremos de tu familia.

Capitulo 13
La familia de Alí.

Alí se ha despedido de Lucia, y se ha embarcado en sus pensamientos.
El primer pensamiento que le ha acudido, ha sido una interrogación. ¿ Tengo yo familia?, y el segundo ha sido ¿ Que es una familia?, y el tercero ¿ Que le cuento mañana a Lucia?.
A la primera pregunta, Alí se ha respondido, yo soy mi familia, y eso es lo que tengo, yo me tengo a mi mismo, que para lo que se conoce como propiedad resulta un poco absurdo el tenerse a uno mismo. Ya se la definición se responde Alí, soy una familia monoparental, como el divorciado, la mujer soltera, etcétera, soy un hombre soltero, pero sin padres, hermanos, primos, sobrinos, y demás familiares, y esto lo ha llevado a la segunda pregunta ya ampliada ¿Es que solo es una familia la formada por individuos a los que los identifican los lazos de sangre existentes?
A esta segunda pregunta Alí, se la responde acordándose de las monjitas que decían que su familia eran las otras monjitas con las que convivían, o aquella vez que oyó decir que cuando un hombre se casa no se casa con la mujer sino con la familia de la mujer, lo que le sorprendió, pero que analizando lo que pasa a su alrededor ahora le convence, y por lo tanto se pregunta ¿Si me caso con Lucia , me caso también con el abuelo?
O siguiendo a las monjitas, su familia son el Imán Martínez, Hasán, y Ben Amed que se reúnen en su consulta de Guadalajara, y también podría incluir en su familia a la enfermera. Este pensamiento le ha conducido a Ceuta, a su infancia, cuando conocía por sus nombres a todos los vecinos de la calle en que vivía, y ellos también lo conocían a el y a su padre. Con esos si se podría decir que eran una familia. Que distinta la situación en Madrid o en Guadalajara, donde no se conoce a los vecinos o si los conoces es como si no los conocieras.
Todos estos pensamientos le han llevado a la última interrogación, ¿Que cuento yo mañana? Le digo a Lucia que el Imán Martínez es un miembro de mi familia, y simultáneamente al pensarlo se ha sonreído y ha dicho interiormente ” Me empiezo a avergonzar de mi familia”. En fin mañana ya contaré lo que se me ocurra.
Mañana ya está aquí. Lucia tenía interés en saber datos de la familia de Alí y casi no le ha dado tiempo a Alí a sentarse cuando Lucia le ha dicho:
-Entremos en materia. Ali, cuéntame todo sobre tu familia.
– No me agobies, que no me has dejado respirar, y te vas a llevar una sorpresa.
– Mejor, me gustan las sorpresas.
– No tengo familia.
– Deja ya de bromas, y en serio cuenta como es tu familia.
– En serio, no tengo familia.
– Eso es imposible.
– Totalmente posible, mi padre murió cuando era un niño, de mi madre no tengo ni recuerdos, no tengo noticias de tíos, primos, parientes mas o menos lejanos. Cuando mi padre se fue, se hicieron cargo de mi los servicios sociales, que así se llamaban “Servicio Social”, y creo que tuve suerte.
– ¿Suerte por que?
– Porque a diferencia de otros, hoy he estudiado y me siento distinto de los que han tenido otro itinerario en su vida.
– No considero que sea una suerte que se te muera tu padre y que te quedes solo.
– Contemplado así, no, pero la vida de los otros niños que convivían conmigo, en la calle de Ceuta donde vivíamos mi padre y yo, no ha sido fácil. Me he desplazado a Ceuta en diversas ocasiones, y siempre visito la calle en que viví, los vecinos ahora son otros, no queda prácticamente ninguno de cuando yo era un niño, he preguntado por los niños con los que yo jugaba en la calle, y he conocido sus vicisitudes, de algunos, en definitiva viven mal, mucho peor de como yo vivo, pues a su lado soy un potentado. Aquí en vuestro país se habla de Toledo como la cuna o el sitio de las tres culturas, como si eso fuera una maravilla. Mi calle si era la de las tres culturas, todo mentira, la taberna servia en una taza lo mismo el té que el vino blanco para que este último pareciera té, pero sin yerbabuena. El ceutí caballa era distinto del ceutí moruno, aunque de niños no notábamos la diferencia, esta se hacia ostensible conforme crecías, yo no tuve que pasar por ese proceso, y me he dado cuenta aquí. Como voy bien vestido, mis rasgos no son excesivamente morenos, y además soy médico como máximo parezco andaluz, en lugar de un extranjero islámico de poco poder adquisitivo o sea un moro.
– Me parece que estás un poco traumatizado.
– Yo creo que no, que es un análisis real de la situación, lo que he hecho.
– En referencia a las tres culturas, yo pienso que son como un árbol, tienen un tronco común, y son tres ramas distintas, cada una de ellas tiene su propia personalidad, y no se deben mezclar, como en el caso de los productos de la oveja, que son leche, la lana y la mantequilla, y a nadie se le ocurre beberse la lana como si fuera leche. Son cosas distintas. Y en cuanto a las vivencias de la infancia, también yo tengo similitudes con las tuyas.
– Me vas a decir que en la taberna de tu calle también se tomaba té, pero con la diferencia de que era el té de las cinco.
– Estás de lo más sarcástico. Es parecido a lo tuyo. Mi abuelo se estableció en una calle de Legazpi, en un piso alquilado. Mi padre creció en dicha calle, estudió bachillerato, y posteriormente hizo la licenciatura de letras, y acabó como profesor de un instituto. Cerca de donde vivía mi abuelo construyeron viviendas, muchas viviendas, y mi padre compró un piso porque quería casarse y se casó, y por eso nací yo.
Allí pase mi infancia, y me conocían y yo conocía a todos los vecinos, y me conocían no por Lucia sino como la nieta de Don Pascual o la hija de Don Fernando, y también yo voy de vez en cuando por el barrio de mi infancia, no por el barrio sino por mi barrio, y saludo a los conocidos que ya van quedando menos, y también pasa algo parecido a lo que ocurre en tu calle de Ceuta, aunque un poco distinto, algunos, muy pocos han prosperado económicamente sin que el estudio haya sido el impulsor de dicha mejora, otros siguen en precaria situación económica, la mayoría. ¿Y nosotros como estamos?, lo mismo pienso yo, con la diferencia de que a mi no me llaman Dª Lucia sino Lucia a secas y de tu. Nos mudamos hace muchísimo tiempo a un piso que compró mi padre en Majadahonda, cuando se puso de moda, y allí ya no conocemos a los vecinos, y no solo a los de la calle, sino a los que viven en la misma casa, aunque eso si, nos saludamos en el ascensor o en la escalera. No te puedes imaginar el mal rato que paso cuando se sube un vecino conmigo en el ascensor y al darle al botón tengo que preguntarle a que planta va, pues desconozco donde vive. En fin, habrás visto que la situación es parecida.
– No estoy de acuerdo, en la similitud que dices, en Ceuta se está peor que en Madrid, si eres moro, por supuesto.
– Oye ahora que has dicho moro, mi abuelo quiere saber del dicho ese ” Fue de la Ceca a la Meca”, que es la Ceca esa.
– Yo es la primera vez que oigo esa frase.
– Mi abuelo dice que la CECA, en siglas era la Comunidad Europea del Carbón y del Acero, que dio lugar posteriormente a la C.E.E, Comunidad Económica Europea, que a su vez hace poco tiempo se convirtió en U.E, Unión Europea. Pero que el dicho ese de la Ceca es mas antiguo que la CECA y que el que lo inventó a lo mejor preveía el futuro.
– Tu abuelo tiene unas cosas.
– Mi abuelo es mi abuelo.
Pero que les pasa a la familia de Alí, a Ben Amed , a Hasan, a la enfermera, como se encuentran de salud, de ánimo, etcétera. Alí todavía no los ha abandonado, el sigue yendo a su consulta de Guadalajara, pero la consulta no la tiene ya diariamente, solamente los martes, y por eso se puede reunir diariamente con Lucia desde que la ha conocido o mas bien ha trabado cierta confianza. Los trenes de cercanías son buenos compañeros de viaje.
Alí tiene su residencia en Guadalajara, y viaja a Madrid por causa de Lucia, en tanto que Lucia tiene su residencia en Madrid y viaja a Guadalajara a causa de su trabajo en la Seguridad Social, y no le importaría que la causa de sus viajes fuera Alí, pero lo cierto es que no pasa día sin que se interese por trasladarse a un hospital de Madrid, aunque le gustaría mas que fuera un consultorio de Majadahonda. El hombre moderno no conoce la vida de los antiguos gremios, cuando la vivienda y el local de trabajo eran la misma cosa, lo que contribuía a hacer mejor o mas agradable la actividad cotidiana, y hoy representaría un aumento considerable de la productividad al eliminar el tiempo de desplazamiento al trabajo, y esa plusvalía quien se la apropia hoy?, o es que acaso generamos disvalores para que la economía siga funcionando con mas inercia.
Alí, un día se encontró con Lucia fuera de su lugar de trabajo, la acompañó, y cuando se quiso dar cuenta estaba con Lucia montado en un tren de cercanías rumbo a Madrid, y así es como empiezan las cosas, ya de momento casi todos los días va a Madrid, unas veces acompaña a Lucia a su regreso, y otras simplemente es que va a verla.
La familia de Alí, de momento bien.

Capitulo 14
Pilar en Guadalajara.

Alfonso se trasladó a Guadalajara, desde su anterior destino en Bilbao, no porque Guadalajara fuese para el algo particular, sino porque estaba cerca de Madrid. El tener el lugar de trabajo cerca de Madrid es un atractivo importante para los madrileños, lo consideran un paso previo a tenerlo en Madrid. Así que ese fue el paso dado por Alfonso.
Pilar necesitaba casarse, lo cual es una simplificación. Pilar necesitaba satisfacer sus instintos, que en el caso de las mujeres pasan por tener hijos, así que siguió la pista de Alfonso y también se trasladó a Guadalajara a su busca y captura.
En una población relativamente pequeña, para una mujer no le resulta difícil el encontrarse frecuentemente con otra persona, y mucho más fácil cuando existe un interés en relacionarse, El final de la relación, no puede ser otro que el que fue. Los centros de interés de ambos confluían, a Pilar se le estaba pasando el arroz, o mas bien se podía decir que se le había pasado y en cuanto a Alfonso la expresión del arroz es menos frecuente en el genero masculino, pero el unirse a Pilar significaba una consolidación importante de los ingresos, y eso para Alfonso sabemos que es fundamental.
Ya en Bilbao se habían producido algunos escarceos, cenaron en el restaurante de moda, que se llamaba Lasa o algo parecido. En Guadalajara siguieron los encuentros, que no podían tener otro final que el que Pilar preveía, y que coincidía con lo deseado por Alfonso.
Al fin llegó el día de la boda.
Ese día no se presenta de pronto, como un hecho aislado, un alto en el camino, una cosa improvisada. Nada de eso. Para Pilar era un día importante, y como tal había que prepararlo. La decisión de la ceremonia como civil o por el contrario con el rito religioso católico, no ofrecía discusión, el rito católico era el preferido, y no por ideología o sentimientos, nada de eso, es que resultaba mejor, y eso que aquí generalmente no se produce lo que se ve en las películas americanas, con esa parafernalia, que para que vamos a describir, cuando nuestro pensamiento lo expresa con una mayor riqueza y contenido. La decisión no tenía discusión aunque ni Pilar ni Alfonso saben a lo que se compromete uno al casarse, y por lo tanto si no lo saben como van a hacer el propósito de cumplirlo. La boda para ellos es el sexo, expresado con una palabra que tanto en inglés como en castellano empieza por efe, y una serie de intereses económicos mas o menos implícitos que en algunos casos pueden resultar más importantes que lo expresado en primer lugar. En este caso podemos decir que existía un empate entre ambos intereses. Se puede haber dado la impresión de que el sexo no es lo importante del matrimonio, y nada más lejos de la realidad. Cuando contemplas a una perra con los cachorros, y ves como los limpia, pasándoles la lengua o se come los excrementos de los cachorros para que la perrera esté limpia, y te produce un sentimiento que podríamos calificar de afecto, eso no sería posible sin que previamente el sexo no hubiera funcionado. Además, cuando se caracteriza a los seres vivos se dice que nacen, crecen, se reproducen y mueren, por lo que el sexo se pone a la misma altura que el nacimiento y la muerte, y podemos decir que la muerte si tiene importancia para el hombre, y que es contemplada por nuestros tres protagonistas de forma distinta aunque se trate del mismo hecho y tenga las mismas consecuencias.
La ceremonia ya está prevista, pero falta para Pilar el siguiente paso: el vestido.
El vestido, que vamos a decir del vestido, y de la importancia que para Pilar representaba este aspecto. Para Pilar era fundamental. El vestido de una novia es de lo mas improductivo, se usa poco tiempo, parte de un día como máximo, aunque hoy con la proliferación del divorcio se podría guardar, pero no se podría utilizar de nuevo en una ceremonia religiosa, por lo que estimamos con buen y atinado propósito que el vestido está condenado a la obsolescencia. Pilar ya ha pensado en la cosa esa del vestido, quiere un modelito y así lo ha calificado. No se como lo sabe, pero las mujeres saben esas cosas perfectamente, y el modelito está en una tienda de donde, de……, si lo preguntáramos a un grupo de madrileñas, contestarían al unísono, de la calle Serrano. Y hacia allí se ha dirigido nuestra Pilar.
Pero la decisión no es fácil, el modelito está allí, pero es como el prototipo de un modelo de coche nuevo, es la base sobre la que hay que hacer las modificaciones oportunas antes de sacarlo al mercado, pero no responde exactamente a las preferencias o necesidades de Pilar. El escote es el primer aspecto a abordar, y nosotros podríamos aconsejar a Pilar, pero para ello tendríamos que conocer la estructura de las tetas de Pilar, y posiblemente le aconsejaríamos más certeramente que las decisiones que toman algunas mujeres que no saben decidir hasta que punto la longitud vertical del escote resulta estética o no. Pilar creemos que tomó una decisión acertada, pero le llevó días y hasta semanas poder tomar la decisión. Este tiempo y estas modificaciones están incluidas en el precio del vestido.
Al vestido le siguen los complementos, y el ramo deviene en fundamental. Tiene que ser de flor natural, y confeccionarse el mismo día de la boda, y llevarlo con el tiempo exacto, a ser posible que cuando la novia se baje del coche en la puerta de la iglesia, allí mismo esté el tío del ramo abriendo la puerta del coche y dándoselo. Que nervios.
En otros casos, hay que decidir las lecturas de la ceremonia, pero en este caso es indiferente, el cura escogerá las que les parezcan más apropiadas. Ni Alfonso, ni Pilar las oirán, y por tanto no las pondrán en práctica pues les resultan indiferentes. Si el cura escoge la que dice “el hombre situará a la mujer como parra fecunda, etcétera”, y eso lo oye Pilar, ya se ha buscado un enemigo en Pilar, tan feminista y tan autoritaria para sus cosas.
La ceremonia también cuenta con detalles insignificantes, como la elección del templo, los adornos de este, sus flores, la alfombra, en fin pequeños detalles que pasaremos de alto, como también hicieron Alfonso y Pilar.
La comida, la celebración de la boda, eso si era importante para ambos, pero lo escogió Pilar, el sitio, con sus menús, la tarta, el aperitivo previo, en fin todas las cosas que hacen que el precio sea superior por los mismos materiales que te suministran en otros días y sin que sea una boda o similar. El sitio y el servicio, para que vamos a describirlo, quien no ha ido a una boda y ha observado a los camareros contratados para dicho evento, y a quien uno de esos camareros no le ha manchado el traje o algo parecido. Es un buen negocio tener un local para esos eventos, y que la gente se case frecuentemente, y si no para eso están ahora las celebraciones de los divorcios.
Al banquete asistieron muchas personas, la familia, amigos, y lo más representativo del mundo judicial y policial de la provincia, estando el acto en consonancia con las personas asistentes, por lo que se puede calificar de triunfo la elección por parte de Pilar de la composición del menú y actividades adyacentes.
La actividad económica de la boda resultó correcta, o sea los gastos, factura que pagó Pilar, fue equivalente a los ingresos, importe de la lista de boda. Hay que tener en cuenta que esta operación económica es arriesgada, y ha ido evolucionando a lo largo del tiempo. Antiguamente los padrinos pagaban los gastos y los regalos eran para los novios, con lo que estos lograban un beneficio, luego los padrinos dejaron de pagar los gastos, y los novios tuvieron que idear lo de las listas de boda , con el objeto de que se supiera la contribución de los invitados, lo que ha dado lugar finalmente a que las empresas en las que se exponen las listas de boda, en lugar de suministrar el producto den en su lugar el importe en dinero deduciéndole ciertos gastos, llegando de esta forma a situaciones que podríamos calificar de cómicas, cuando en las listas de bodas aparece como regalo el 50% del frigorífico o del televisor, y posteriormente se diga “medio frigorífico me lo regaló el tío Felipe”. Uno de los invitados a la boda comentaba: ” Que mal rato pasé en la boda de Menganito”. Allí, la madre del novio sentada en una mesa recogía los sobres de algunos invitados que hacían su óbolo por medio de un sobre en el que iba el dinero que regalaban. La madre, me miraba con una mirada asesina, que yo no sabia explicarme, pues días antes de la ceremonia había estado en la casa de los novios, y les entregué el regalo en dinero y además les di un objeto que aquí no viene al caso, pues consideraba que solo el dinero no era correcto. Posteriormente me enteré que la madre del novio me había confundido con un compañero de trabajo, que no confeccionó el sobre, y que pienso que al día de hoy tampoco lo ha entregado. En fin, cosas que pasan en estas ocasiones.
La boda resultó bien, se comió, se bebió, y se pasó lo mejor posible, siguiendo un proceso atávico del hombre a través del túnel del tiempo, cuando a este le resultaba difícil el comer y el beber, y no como ahora en el que el peligro es el sobrepeso.
Los novios se fueron posteriormente de viaje de bodas, y como superficiales que son se fueron al Caribe, pues los dos ignoraban que el mejor viaje de bodas es aquel en el que la mujer se entrega a su marido y este se da a la mujer. Este viaje es personal y debe uno estar dispuesto a hacerlo todos los días para que el matrimonio sea eterno. Cuando uno envejezca no debe viajar tanto.
´

Capitulo 15.
Asier en Madrid.

Nos hemos ocupado de Alfonso y de Alí, y hemos abandonado a Asier, hace tiempo que no sabemos lo que le pasa, estamos sin noticias, pero tenemos curiosidad por saber que ha sido de el.
Dejamos a Asier rellenando la solicitud para incorporarse al servicio de Estudios y Montajes, y el papel ha seguido su recorrido y lo ha completado. El papel ese es como la economía financiera en relación a la economía real, está relacionado con la vida real, y depende la vida real de Asier del camino que ha recorrido esa solicitud. Tan es así, que Asier está en Madrid.
La solicitud de Asier fue informada favorablemente, y por lo tanto lo han destinado al departamento correspondiente, lo que le ha obligado a trasladar su residencia a Madrid. ¿Por que está en Madrid, y no en Bilbao?
La respuesta está en la estructura de la empresa para la que trabaja. Anteriormente existían dos empresas, una de ellas era Iberduero con residencia en Bilbao, y la otra Hidrola con residencia en Madrid, y ambas tenían sus equipos de estudios, proyectos, etcétera, y como se fusionaron ¿que hicieron?, pues siguieron como si no se hubieran fusionado, dejando al tiempo la solución del problema, que efectivamente todo lo resuelve. Por eso Asier está ahora en Madrid, y su primer trabajo va a ser colaborar en el proyecto y puesta en servicio de la ampliación de una subestación eléctrica en Carabanchel. La distribución de la energía eléctrica en Madrid se repartía por zonas, entre Iberduero, Hidrola, y Unión Eléctrica, y precisamente la zona de Carabanchel le pertenecía a Iberduero y por eso Asier ha sido destinado al equipo que va a ejecutar la subestación referida. Ya desde la fusión de las dos compañías, el personal se ha ido entremezclando, y Asier va a trabajar con compañeros de trabajo, españoles, lo que para el va a ser una experiencia que podemos calificar de interesante, o por lo menos de nueva. En el aspecto técnico, se siguen las directrices tradicionales de Iberduero, la pintura es blanco aluminio todavía, en lugar del verde hidrola, lo que resulta tal vez mejor, aunque algunas prescripciones se van modificando con el tiempo, como es la utilización de autoválvulas, lo que no supone un coste excesivo para los proyectos ideados por el antiguo personal de Iberduero. Estos aspectos son reflejo de las relaciones humanas entre los miembros del equipo, se han integrado conceptos, visiones distintas del mismo problema en el área técnica, pero pasa lo mismo con las relaciones humanas. ¿Como ha sido recibido Asier, por sus compañeros de trabajo de Madrid?
Asier no lo sabe, ni lo sabrá nunca, que ha sido recibido sin ningún trato discriminatorio, ni diferencial, comparándolo con los perros, se podría decir que lo han olido, y que ya forma parte de la manada o de la jauría, como se quiera decir. Pero esto no significa que no vaya a tener problemas, el chivateo, la zancadilla, la envidia, eso siempre estará presente, pero el resto de los perros lo acepta aunque no sea ni galgo ni podenco.
Asier ha formado collera con otro compañero mayor que él. Este le irá poniendo al corriente del trabajo a realizar, y al mismo tiempo le contará anécdotas y vivencias del tiempo pasado. Las horas de trabajo, en las que se convive, constituyen un tiempo objetivado que resulta muy fértil para compartir pensamientos, formas de pensar, opiniones. Asier oye pero no comparte.
El otro día estuvieron Asier y su compañero de trabajo visitando las instalaciones de Carabanchel, y estando en la nave de montaje, el compañero señalando al puente-grúa le dice ” Mi antiguo jefe cuando se estaba montando la grúa esa, me dijo, tu estate callado cuando hable y no intervengas para nada. Llamó al montador y le dijo:
-Cuando vas a terminar el montaje.
Le respondió el montador:
– Estoy esperando unas piezas, que ya tengo pedidas.
– Esto, lo quiero terminado el viernes sin falta, pues no creas que me están saliendo los dientes, en esto del montaje. Es que se me han caído. Efectivamente era verdad, se estaba poniendo una prótesis, y en aquel momento estaba sin dientes.”
Prosiguió el compañero, ” era muy gracioso”, pues también decía que le gustaría ser el transformador móvil que todos los veranos lo pasaba en Gandía estupendamente en la playa. Si hoy viera los transformadores instalados provisionalmente en Recoletos, se indignaría y se moriría otra vez, pues no comprendería como puede arder un transformador, y mas hoy con la instalación contra incendios que se les pone.
Asier le pregunta, entonces tu jefe se murió.
– Hombre, es lo lógico, mi jefe era mucho mayor que yo, y a mi no creo que me quede mucho tiempo.
– Y de que se murió.
– Se murió de asco.
– Nunca había oído esa enfermedad.
– No es ninguna enfermedad, pero es una causa muy corriente de muerte.
“Cuando se produjo la fusión, al poco tiempo, le pusieron un coordinador, decían, que procedía de Iberduero, el era de Hidrola, para unificar criterios, en fin para irlo dejando en el cuarto de los objetos inservibles, y eso no lo pudo soportar, fue perdiendo animosidad, vigor, sonrisa, hasta que el asco se lo llevó.”
Asier, en ese momento le interrumpe, y le dice: “Al coordinador no le tendría manía por ser vasco.”
– Que va, el no hacia distinción entre personas. Solamente, en referencia a los vascos decía: ” Franco, nos ha tenido engañados con el gol de Zarra. La realidad es que Zarra quiso rematar fuera y engañó por eso al portero inglés, y coló el gol en Brasil.”
Asier es inteligente, hasta cierto punto, y eso del gol de Zarra lo ha dejado tocado.
Han visto el resto de las instalaciones de la subestación, mas bien es Asier el que ha tomado contacto con ellas y con su compañero de trabajo, y posteriormente han regresado a las oficinas.
Asier, provisionalmente está alojado en un hotel, aunque piensa y está obligado a alquilar un piso que servirá como punto de encuentro para los “estudiantes vascos”.
La decisión de la zona donde piensa alquilar un piso, la ha comentado con Rosa, y han llegado a las siguientes conclusiones. Por un lado, en la zona de Carabanchel, le resultaría conveniente por los motivos laborales de cercanía al lugar de trabajo, y además el precio podría ser interesante. Las otras zonas de Madrid, como Mostoles, Leganés, Getafe, etcétera, no han perdido aún cierto carácter de pueblo, y las visitas tan dispares de personas distintas pudieran ser un objeto de interés para las personas curiosas. Así que han decidido alquilarlo en el corredor del Henares, en el que se produce, según creen ellos una mayor variabilidad de gentes de diversa condición. Y lo mejor acudir a una Agencia, la oficina, un trabajo, el aspecto, le dan a Asier un plus de respetabilidad, que le va a resultar efectivo para pasar desapercibido.
Tanta es su dependencia de Rosa, que no ha contratado en firme, hasta que Rosa no ha dado el visto bueno. Rosa se ha desplazado, desde Bilbao, y se ha presentado en el hotel donde se aloja Asier, y le ha acompañado hasta la Agencia y luego ha visto el piso. El piso era un primero, por lo que a la Agencia le parecía estupendo, ya que les costaba más tiempo el poder alquilarlos, y a ellos también les resultaba oportuno, ya que así se cruzaban con menos vecinos y pasarían más desapercibidos.
Asier ha presentado en la Agencia a Rosa como su hermana, cosa que no resultaba necesaria, pues hoy no se extrañan en ninguna Agencia de la presencia de una pareja legalizada o no. El piso era como es lógico de protección oficial, y el pago en dinero negro, aunque para Asier el color del dinero no constituía ningún hecho diferenciador e importante para su segunda actividad.
Nos hemos olvidado de presentar a Rosa, con sus apellidos, el primer apellido es Yurramendi y el segundo Arrizubieta, en tanto que el pobre Asier se apellida de primero González y de segundo Ruiz, y podría haber nacido lo mismo en Sanlucar que en Cuenca y no tendría elementos diferenciadores como los que tiene Rosa.
En el hotel, al identificarse Rosa, ha observado esta que el recepcionista al escribir el nombre en la ficha ha contraído la cara y también todo el cuerpo, lo que se dice un “repelus”. Esta reacción, es motivada como cuando se pronuncia la letra y, en vasco, porque al pueblo no le gustan las letras, prefiere los pagos al contado. A Rosa esas reacciones le sientan mal, porque se da cuenta de ellas, aunque finge ignorarlas.
Por la tarde han salido, con diversos propósitos, en primer lugar su “trabajo”, o sea, comprobar calles, plazas y carreteras para efectuar rápidamente los desplazamientos, aunque el mejor y mas rápido desplazamiento es el quedarse en su casa después de efectuado el “trabajo”. Allí es posible que no te busquen, por lo menos es el menos probable, en casos de nerviosismo policial.
Han visto un tráfico normal, aunque se pueda calificar de intenso, pero ese es el que hay todos los días, y a él te acostumbras. Ellos formaban parte de aquel caos, pero por eso mismo lo criticaban.
El siguiente propósito era divertirse, y para eso han ido al cine, después de pasear un buen rato por la Gran Vía, que es el sitio preferido por todos los visitantes de Madrid y hasta de los mismos residentes. Así que han visto, al final, un anuncio de una película que les ha parecido interesante y con titubeos han sacado sus localidades, y la han visto. Las películas tienen la particularidad de que cada uno ve lo que le interesa, o mejor dicho lo que les parece, así que Asier la ha interpretado de un modo, Rosa de otro, y si nosotros la viéramos la interpretaríamos de forma diferente. Se trataba de una reposición , y el titulo era “Primera Plana ” clásica película americana, que como bien saben ellos hacerlo se critican y se ríen de ellos mismos, lo que les vacuna contra lo antidemocrático, por lo que como es lógico ni Rosa ni Asier se han reído mucho cuando el condenado, un pobre diablo de izquierdas como ellos, en la entrevista que sostiene con el psiquiatra de la Escuela de Viena, a unas preguntas de este, se dirige al policía y le dice “este tío está loco”. En fin, el que haya visto la película, sacará sus propias conclusiones, y se reirá más o menos, lo que puede constituir un índice de equilibrio mental superior a otros y especialmente al del psiquiatra retratado en la película.
A la salida, se han dispuesto a cenar, y Asier le ha propuesto a Rosa dos variantes, una era ir a un restaurante en el que podían tomar alubias con perdiz como plato preferido, o bien ir a otro en el que podrían escoger entre cocina gallega o una mariscada a precio interesante. Rosa ha escogido la segunda opción, porque por la noche le parecía desproporcionado lo de las alubias, a las que renunciaba aunque fuesen de Tolosa. Así, que se han dirigido a la segunda opción, escogiendo la mariscada.
Se han llevado la primera sorpresa cuando han llegado y han visto que tenían que hacer cola para acomodarse, pero lo han hecho, primero la cola y al final después de esperar casi media hora al final han tomado asiento y han pedido la mariscada.
La mariscada para que tenga éxito, debe ser abundante, y variada, y con beneficio para el que la sirve. Por eso, la que les sirvieron a Asier y Rosa, era una fuente grande, en la que iban, un centollo, un buey, ostras, percebes, langostinos y gambas, y algunas nécoras, lo que en conjunto representa un bodegón atractivo. Los camareros retiraban periódicamente los residuos para comodidad de los clientes, y a ambos les pareció buena la mariscada, ya que para algunos les resulta bien bajo un punto de vista estético, aunque desde el punto de vista gastronómico no le gusten ni las ostras ni el buey, y estén incluidos en el precio global.
Después de la mariscada, como estaban en un restaurante gallego, les han obsequiado con una queimada, con lo que han puesto punto final a su estancia en el restaurante. Ya volverán otro día.
Que es de Alí, a él también le gusta pasar alguna noche en un hotel de Madrid, o acaso ya no le gusta desde que ha conocido a Lucia. A continuación nos ocuparemos de el.

Capitulo 16
Alí medita en el hotel.

Cuando conocimos a Alí estaba en este mismo hotel en el que se encuentra hoy, pero en aquella ocasión rememoraba el pasado, su infancia, y el recuerdo era por un lado agradable, pero presentaba aspectos dolorosos. Hoy, en cambio, su pensamiento tiene cierta euforia. Lucia es la culpable.
Alí, y sus compañeros Hasan, Ben Amed, y otros que se reúnen en su piso de Guadalajara, son como plantas que han sido transplantadas, desde el invernadero hasta su lugar definitivo, y eso para las plantas representa un proceso traumático, tan es así, que algunas mueren , y se producen las llamadas marras en el transplante. Pero las plantas piensan, sienten, contemplan el proceso, o son solo vegetativas como decimos nosotros, y Alí y sus compatriotas ¿saben que han sido transplantados? Ambos ignoran, lo que decía, tal vez Averroes, “Ay Córdoba, cuanto se echan de menos tus piedras en la distancia”. Y, en efecto, Alí y sus amigos han sido transplantados, pero no lo saben, lo mismo que las plantas pierden raicillas, se encuentran en otra tierra con distintos nutrientes, son sometidas a temperaturas mas extremas, pasan sed, así también ellos se encuentran en un territorio ajeno, con sus costumbres distintas, y pasan por similares dificultades que las plantas, y si observamos la similitud las plantas no vuelven al invernadero, los emigrantes tampoco regresan a su país de origen. Las plantas cuando arraigan en el terreno de asiento, ya se hacen más independientes, mas adultas, en definitiva están adaptadas, y se van a hacer útiles para el agricultor.
Alí no ha pensado en las plantas, pero si ha analizado la actitud de sus compatriotas. Todos ellos estaban mejor en el “invernadero”, por lo que sienten un fuerte rechazo hacia el terreno de “asiento”, que se refuerza con motivos ideológicos o religiosos. Con motivo del aluvión de información que se recibe diariamente de todos los países del mundo, las guerras que siempre han existido, hoy están presentes y cercanas, y las guerras están, ¿donde?, pues donde están, y ¿por que?, cada uno puede contestarse a las dos preguntas de forma que las respuestas son múltiples y distintas. Y cual es la respuesta de los amigos de Alí y la de él mismo, pues que la sociedad que les rodea es la culpable. Ya está preparado el grupo como un buen terreno desde el que organizar un castigo al culpable, y eso es lo que comparte Alí con sus compatriotas. Pero Alí no ha dado el paso definitivo.
Alí analiza a sus compatriotas, en primer lugar al imán Martínez, ha observado pequeños rasgos que para el son significativos de su conducta. En primer lugar, observó un día, que Martínez desprendía cierto olor a brandy, cosa hasta cierto punto lógica para nosotros que conocemos el ascendiente del imán, al que sus compañeros hubieran dicho que le gustaba la “coñá”, y su hijo no podría ser menos. Eso a Alí le molestó, lo interpretó como una hipocresía, y lo predispuso en contra de Martínez, pues pensaba, si eso lo hacia en una cosa que para Alí no tenía demasiada importancia, que haría en trances mas fundamentales. Ya puesto en el punto de mira, Alí observó que Martínez daba distinto trato en la mezquita, de acuerdo con el poder adquisitivo de los practicantes, y eso fue la gota que le estaba llenando el vaso. Las patillas de Martínez terminaron por hacérselo antipático.
Hasan, no es un enamorado del trabajo, todo el día está baldío, se aprovecha de la ideología para tener a la mujer todo el tiempo trabajando, el solo acopia parte de los productos por la mañana en el “Merca”, y ya todo el día lo tiene libre, para corretear Madrid, y trapichear con la hierba. También Alí ha olido la hierba, o sea el olor que desprende Hasan. Hasan es violento, por lo menos de palabra, todo le parece reprobable, sin embargo será Hasan violento cuando se pase a la acción, o se volverá pasivo. Alí en este caso tiene dudas razonables, porque piensa que Hasan en definitiva es un vago.
Ben Amed, trabaja, es distinto de Hasan, no es violento, escucha, observa, piensa, y por eso no ha cometido nunca una indiscreción. Como ya sabemos trabaja de albañil, ha sido ayudante de encofrador, pero como consecuencia de la introducción de una nueva metodología en este trabajo, con el uso de elementos permanentes, montables y desmontables, no le dio tiempo a pasar de ayudante a encofrador, por lo que ahora se dedica a la preparación de morteros y a la ejecución de tabiques y muros de ladrillo. Empezó de ayudante, y aprendió rápidamente. Alterna dicho trabajo con la realización de suelos y alicatados. Cuando trabaja en alicatados sueña.
A Alí, Ben Amed le resulta simpático, tal vez tengan caracteres comunes. Por lo pronto ambos parecen tolerantes en sus juicios, al contrario que Hasan. Martínez es explosivo, pero eso tal vez sea debido a su profesión de imán, o a que lo lleva inscrito en sus genes.
Alí ha estado pensando en sus amigos, en su familia tal como la hemos calificado, y en consecuencia la ha comparado con la familia de Lucia, llegando a la conclusión de que ambas familias eran totalmente antagónicas.
Otra vez le ronda en la cabeza la polarización entre predestinación y libertad. No se le puede olvidar a Tirso de Molina y a su obra. Cada vez se encuentra mas lejos del concepto de predestinación, está sosteniendo una lucha dialéctica, como la que se produce en el Génesis cuando se enfrentan la luz y las tinieblas, y en esta lucha si hay luz desaparecen las tinieblas, por lo que en este caso la predestinación se va difuminando dando paso a la libertad.
A Alí le gusta mas la familia de Lucía, y por eso se va a ir difuminando su familia actual, está escogiendo la libertad y prescindiendo de la predeterminación.
Y como lo llevará a la práctica.
Muy fácilmente.
En la primera reunión que tenga con sus compatriotas, les dirá que no es posible reunirse mas en el piso , o sea en la consulta, porque va a ocupar su tiempo con una relación estable con una mujer, y que espera que eso no lo interpreten como un desprecio, pero que el tiempo es limitado y que hay que escoger entre todas las actividades, y además las reuniones ya se estaban haciendo monótonas y aburridas, por lo que la mejor opción era suspenderlas, aunque el estaba a su completa disposición para lo que consideraran oportuno.
Si observamos y analizamos la situación, podríamos decir que Alí iba camino de convertirse en un violento como Asier, pero que las circunstancias han sido distintas. Alí ha tenido la suerte de tropezarse con Lucía, en cambio Asier se ha tropezado con Rosa. Pero podemos elevar dichas aseveraciones a lo absoluto, y afirmar que no existe la libertad. Podríamos decirlo, pero incurriríamos en una inexactitud, Alí ha elegido, y en eso consiste la libertad. La libertad absoluta tal vez no exista. Un niño, que nace hoy, de acuerdo con sus antecedentes familiares, podemos decir, que va estar condicionado a levantarse cuando sea adulto a las siete de la mañana, a trabajar en una actividad que posiblemente no le guste, y a llegar a fin de mes, económicamente, con dificultad. Estadísticamente, eso es lo más probable, pero no podemos asegurarlo con una certeza absoluta, y eso nos permite afirmar que existe la libertad.
La elección, es una cosa muy difícil. Algunos prefieren no elegir, dejan la decisión a otros, para que cuando la cosa vaya mal poder echarle la culpa a los que decidieron. Dicen los sociólogos que en caso de conflictividad, la gente escoge al dictador para que los defienda y salve. Hay opiniones para todos los gustos.
Los jueces, son elegidos, por medio de una oposición, ¿es esto correcto?
Leí un artículo, en el que se decía en síntesis, que los jueces son unas personas que estudian derecho, y cuando terminan se preguntan que pueden hacer, y una opción es la oposición, se encierran un par de años o mas y si aprueban ya son jueces. Otros son como consecuencia de una tradición familiar. En ambos casos llegan a decidir sin haber tenido contacto con la vida real, por lo que sería más conveniente que fueran elegidos como los políticos por otro procedimiento. Es esta una opinión, que es verdad, no están fogueados por la vida real, según el autor del artículo. ¿Pero es esto verdad? Posiblemente no, ¿porque quien mide el fogueo? Un hombre que ha estado preparando dos años unas oposiciones, ¿por que?, no se le puede suponer que está al tanto de lo que sucede a su alrededor.
Me recuerda esto a un político, que clamaba contra los tecnócratas, diciendo que las decisiones las tenían que tomar los políticos y no los tecnócratas. ¿Por que?, los técnicos no pueden tener ideas políticas. En este caso el político, no había pasado del primer curso en la universidad. Y en este caso de los jueces, me parece que es algo parecido. Tal vez el imán Martínez sea mejor juez que un universitario que ha hecho una oposición, el imán tiene la superioridad de estar mas cerca de la vida real. Es un problema de elección, la sociedad debe decidir entre los que proponen a los imanes Martínez, o a juristas de reconocido prestigio, que no se sabe como se mide eso, o por el contrario a un método reglado y contemplado por leyes, a todos accesibles.
Nos hemos apartado de Ali, transitoriamente, para realizar unos comentarios sobre la elegibilidad de las cosas, y eso es lo que ha hecho Alí, ha decidido en una fracción de segundo, que es como se decide con mas exactitud, separarse de sus amigos, inclinarse por una relación mas estrecha con Lucía. Intelectualmente ha desestimado la predestinación y ha escogido la libertad. Se siente en este momento eufórico, algunos dirían realizado, ha tenido suerte.
Ha cogido un periódico para leerlo tumbado en la cama, y como la cabeza todavía le daba vueltas con sus pensamientos, no se ha enterado de lo que leía, y se ha quedado dormido. En esas diferencias que hay entre sueño y vigilia ha apagado la luz. En otras ocasiones le pasa lo mismo escuchando la radio. Sabe que la apaga, pero al día siguiente no recuerda lo ultimo que oyó por la radio, ni lo penúltimo.
Se ha despertado, por la mañana, se ha afeitado y aseado, y se ha preparado para desayunar en el hotel. En el desayuno se ha tomado un par de huevos fritos, y en esta ocasión le ha echado una mirada al jamón frito que estaba al lado de los huevos, y ha pensado que en España, no hay triquinosis en los cerdos, y que la prohibición de comer carne de cerdo se debía a una cosa profiláctica que en algún momento estaba justificada, pero que ahora se había convertido en un elemento cultural, y por ende religioso. Ha dejado de pensar en estos aspectos y ha cambiado su pensamiento a opinar que ya no va ser necesario el alojamiento en el hotel.
Luego, ha pasado a pagar la factura y se ha despedido en la recepción del empleado, que lo ha acompañado con una sonrisa puesto que es conocido como un cliente asiduo y agradable.

Capitulo 17
El análisis temporal.

Hemos dejado a Ali con sus cosas y pensamientos, y ahora vamos a ocuparnos de Alfonso, pero temporalmente podemos decir que hay un poco de confusión.
Como es posible que Alfonso tenga un hijo en edad escolar, y que acaba de regresar de un viaje por el Caribe. Por que Alfonso conoce a Asier en su actividad, en la que lleva poco tiempo, y sin embargo ya hace bastantes años que está Alfonso destinado en Guadalajara.
La explicación es muy fácil, Alfonso estando destinado en Guadalajara, fue en comisión de servicio a Bilbao, y eso explica que haya conocido a Asier hace relativamente poco tiempo.
Creemos que con esa explicación nos hemos salvado de posibles criticas, por lo que vamos a contar lo que le sucedió a Alfonso cuando regresó del viaje al Caribe con su Pilar, o cuando Pilar regresó también del Caribe con su Alfonso.
Pero antes de introducirnos en esa cuestión o relato de lo sucedido, se nos va a permitir, profundizar en el concepto de temporalidad. Es muy importante. Se explica este concepto en economía, poniendo el ejemplo de las ventas por meses de un articulo en concreto, los bañadores, y se observa que el volumen baja en la época de invierno y sube en el verano, y esto se explica con la temporalidad. En estos años los Nóbel de economía se han dado a expertos por trabajos sobre la econometría, y principalmente al aspecto de la temporalidad, porque de la economía ya se sabe todo lo que se tenía que saber sobre ella.
En el aspecto político la temporalidad también es importante. En los años 70 del siglo pasado hubo un proceso llamado 1.001 en referencia a un sindicato denominado Comisiones Obreras. El resultado del proceso fue distinto del que hubiera sido en el año 1.941, y por supuesto del de hoy.
Si nos vamos a épocas pretéritas, también la temporalidad es importante, no es lo mismo la persecución de los cristianos en tiempos de Nerón, que en los del Cesar Augusto. Por supuesto.
Ya alguno habrá dicho. ¡Miente !
En efecto, ya se que en tiempos de Cesar Augusto no había cristianos, pero no he mentido, solo he querido resaltar mas el concepto de temporalidad.
Aquí solo se dicen verdades, Alfonso, Alí, Asier son personajes reales, como también lo son, el brigada rojo de la película “La Vaquilla”, interpretado por Landa, o “El Paco” de “Los Santos Inocentes”, que tal vez sea una interpretación excepcional, o es que solo es verdad la anécdota de aquel capitán de infantería del regimiento Menacho en Badajoz, que no estando de acuerdo con la votación que se efectuó, para saber en que bando se colocaba la guarnición, solicitó y consiguió que se efectuara una nueva votación pero con el concurso de los suboficiales argumentando que también eran profesionales, y en esta segunda votación se escogió una opción que supuso una perdida de efectivos cifrada en dos banderas de la Legión. Por no haber respetado la votación, lo estuvieron buscando, pero no lo encontraron porque falleció en la batalla del Ebro. Ese regimiento salió en el año 1961 rumbo a Sidi Ifni, en tren, a una guerra que no hubo, y ahora ha estado en Afganistán con el nombre de Botoa en misión de paz, pero que es una guerra que si la hay. Para que vamos a citar más casos en los que se demuestre la importancia de la temporalidad.
Para que se vea que es verdad lo que aquí se relata, cuando Alfonso fue en comisión de servicio a Bilbao, no se alojó ni en la pensión en la que estuvo en sus primeros tiempos, ni en el Carlton, estuvo en un hotel reservado por el Corte Inglés por la cuantía exacta de la dieta.
Pilar regresó del Caribe con su Alfonso como ya hemos dicho.
Cuando decimos con su Alfonso hay implícito un sentimiento de propiedad, o también hemos dicho con su Pilar, pero en ambos casos lo mas adecuado sería decir que lo que existe es un alquiler. Lo que rodea a la propiedad es mas intenso, la gente se pelea por las lindes, y se llega a situaciones abstractas, como cuando el pleito tiene un coste superior al precio de la parcela, o a la muerte de uno de los linderos. El alquiler también presenta sus características, esos comentarios de “te van a estropear el parquet” o “los muebles”. Es que acaso el propietario por el uso no produce también desgastes significativos.
En concreto no tenían ninguno un sentimiento de pertenencia, pero eso no tiene nada que ver, con el regreso de la pareja del Caribe. Ellos llegaron a Guadalajara, a un piso que había comprado Pilar, y que además había amueblado. La decisión de comprar el piso la tomó Pilar desde un punto de vista de inversión, pues podía haber escogido el uso de una de las viviendas que normalmente existen en los juzgados para uso de los jueces, pero Pilar decidió la compra del piso. ¿Y como era el piso? Pues tenía dos puertas de entrada, una de ellas para el servicio, y no nos detendremos en hacer aquí una memoria de calidades, solo nos vamos a detener en explicar los cuadros que adornan las paredes como indicadores de la personalidad del propietario, vamos, de su posición como clase social. Los cuadros son muy diversos, existen copias de imprenta de Unión Española de Explosivos a los que se añade un barniz para que simule que es un cuadro pintado al óleo, cuadros con un cristal que los cubre siendo el interior abstracto y el marco metálico, como los que se ven en los hoteles, cuadros al óleo de paisajes que no existen, y que los venden en las tiendas de muebles, y que son baratos. Finalmente hay cuadros famosos, pero que no están en el mercado, como por ejemplo “La rendición de Breda”, pero que sería engorroso el que se empleara en la decoración de un piso. Hay también cuadros que pasan de padres a hijos, y que unas veces son de pintores conocidos y otras no, pero que tienen valor artístico, o por lo menos así se considera por parte del propietario. La presencia de un tipo de cuadros es un índice de pertenencia a una clase social determinada.
En el piso de Pilar, existían cuadros con un marco metálico, de pintura abstracta, por lo que ya está definida la clase social de Pilar. Le podríamos dar el consejo de que está a tiempo de comprar algún cuadro de Palencia, López, o Saura, como pintores locales, para elevar el índice de pertenencia a una clase social, y además haría una inversión. La inversión en cuadros es de alto riesgo. Conocemos casos de pintores que se revalorizan con el tiempo, pero hay otros que el paso del tiempo les hace perder valor. Por ejemplo, Julio Romero, que tal vez no sea un buen pintor, se ha revalorizado bastante por el hecho de haber pintado a la “mujer morena”. Hoy, Warhol, Bacón, se han revalorizado precisamente por no pintar a la mujer morena. A este último, hasta le han buscado un sitio en El Prado, lo que para un pintor le debe suponer el máximo rango de consideración.
Un detalle más, los cuadros de Pilar están colocados en escalera.
Ya están en el piso Alfonso y Pilar, y van a hacer arqueo del dinero que llevan encima, y una contabilidad de los gastos efectuados.
Cuando se casaron lo hicieron en régimen de gananciales, porque aunque ninguno se fiaba del otro, no quisieron dar la imagen de desconfiados y por lo tanto escogieron dicho régimen. Sin embargo, cada uno de ellos siguió manteniendo su cuenta unipersonal, y los derivados, concepto hoy muy de moda. Abrieron una cuenta a nombre de los dos y con carácter de indistinta, con lo que se consideraron satisfechos de participar en una comunidad de intereses.
Al efectuar el arqueo del dinero, han unido los dos volúmenes, y han salido monedas locales en metal, y en billetes, dólares en billetes, euros, y facturas. Pilar, ha decidido guardar las monedas locales como recuerdo, y a Alfonso le ha resultado indiferente.
– Nos hemos gastado 4.441 euros, sin tener en cuenta la Agencia, dice Pilar.
– Si porque la factura de la Agencia la pagué yo, contesta Alfonso.
– Al fin, y al cabo da igual, le responde Pilar.
– Estoy arrepentido de haber ido en clase turista.
– ¿Por que?
– Porque, si miras un poco puedes ir por el mismo precio, o casi el mismo precio, en una clase superior, y hubiéramos ido mas anchos.
– Por cierto, no te distes cuenta de que para la cantidad de gente que había, en toda la noche, la gente se levantó poco de los asientos.
– Eso sería porque en la cena añadirían cualquier tranquilizante.
– No creo, porque estará prohibido.
– Si, si, como lo de las turbulencias.
– Que pasaba con las turbulencias.
– Cuando avisaban que nos pusiéramos los cinturones de seguridad porque íbamos a pasar por una zona de turbulencias, nada de nada. En cambio cuando no avisaban nada, que sensación más agradable cuando el avión descendía de golpe unos buenos metros.
– A mi de todas maneras, no me pareció tan malo el desplazamiento, peor fue el taxi.
– Estaba un poco sucio, pero funcionaba.
– Por cierto, tú le has traído unos regalos a tu madre y hermanas, y yo a mi padre. Cuando nos pasaremos a dárselos.
– No hay prisa, y en último término ya se pasaran ellos por aquí, y así matamos dos pájaros de un tiro.
– Que hacemos entonces.
– Nos podríamos ir a la cama.
– No tengas prisa, tomamos algo y después nos vamos a la cama.
No hemos descrito a Pilar y tal vez sea necesario. La mejor descripción en la literatura española es la que hace Quevedo de la sotana del maese Cabra.
La descripción de Pilar mas ajustada es que estaba pero no estaba.
Finalmente se fueron a la cama, su relación todavía era satisfactoria, por lo que intentaron encargar a Alfonsito, porque no sabían que ya Alfonsito había sido encargado en el Caribe. Luego Alfonsito, ya sabemos que presentará un cierto fracaso escolar. El responsable de dicho fracaso quien era, el papel, la tinta empleada en la carta de pedido, el aire del Caribe, el de Guadalajara, lo que va a ver Alfonsito a lo largo de sus pocos años, o tal vez nadie.
Lo mas seguro es que nadie, ya que se hacen teatros con localidades desde las que no se ve u oye lo que pasa en el escenario, es la filosofía de la nada, o sea lo que existe es la nada, y por lo tanto nadie es responsable.
Ya seguiremos hablando de Alfonso, y de Pilar ya que esta última se ha incorporado a nuestro protagonista recientemente y necesita que la nombremos.

Capitulo 18.
Algunas precisiones respecto a Alí.

Hemos dejado a Alí haciendo un examen de su “familia”, en el que esta no sale bien parada en comparación con la familia de Lucia, y esto le ha llevado al propósito de desprenderse de la familia. Esto es posible en el caso de Alí, por las circunstancias ya reseñadas, lo que resulta de todo punto imposible con la familia con lazos de sangre, aunque cuando el lazo de sangre se debilita con los parientes lejanos, y el trato cada vez se hace menos frecuente, también se produce el alejamiento y se llega al mismo final que el pretendido por Alí.
Alí no era un hombre violento como Asier, porque sus circunstancias eran distintas, y además sus características personales diferían bastante de las de Asier, pero si hemos de convenir que las reuniones que sostenía en su consulta, y los condicionantes de las personas que se reunían periódicamente constituían los perfectos ingredientes para dar lugar a un grupo violento. Estaban en esencia el huevo y el aceite suficientes para hacer una mayonesa, solo faltaba el mortero para fabricarla.
Grupos de ese estilo existen y existirán. A lo largo de los tiempos, podemos ver que existen con diferentes ropajes ideológicos. La ideología sirve de soporte a la justificación de la violencia.
La violencia ha existido desde siempre. En un principio el hombre primitivo se subía a los árboles y comía sus frutos. El número de árboles no aumentaba, pero si el de los hombres, por lo que uno de ellos, viejo e inteligente, que no podía subirse fácilmente a los árboles, le dijo a uno de los mas fuertes, ” Tu debes poner orden en la recolección de los frutos de los árboles, y decidir cuando se puede subir a ellos, por lo que te doy este garrote para que pongas orden en el desbarajuste que hay”. “Tu serás el ejercito, y yo te diré lo que hay que hacer en cada momento, porque soy el poder político”. “De aquel árbol que no coma nadie, solamente nosotros”. Se acababa de inventar en aquel momento el ejército y las instituciones. Y así ha seguido funcionando la cosa hasta nuestros días. En tiempos del glorioso imperio romano, llegaba primero el ejército e imponía la “pax romana”, que sabemos en lo que consistía, y después se daba paso al Derecho Romano, cuando la pax se había consolidado. En épocas más recientes, que cada uno piense como es la cosa, y verá que sigue siendo parecida. Alguno ya está diciendo “igual”.
Alí en el uso de su libertad, tal vez ha escogido el camino correcto, al contrario que Asier. Efectivamente Alí ha escogido un camino, pero podía haber elegido el camino de la violencia, por lo tanto ha usado su libertad.
La libertad, no existe nada más que en el hombre, puede decidir y cambiar el rumbo de las cosas. Estas están sometidas a leyes invariables e inexorables. Pensemos en el recorrido del planeta tierra, siempre con una regularidad asombrosa, aunque este año pasado según los entendidos haya tenido un segundo más. Eso es mentira, son los instrumentos de medida deficientes y esto hace que parezca que el año ha tenido un segundo de tiempo más. Y las plantas, llega la primavera y florecen, y luego las flores se convierten en fruto. Cuando una planta ha dicho ahora no florezco porque no me da la gana. Y los animales, cuando un oso ha dicho ahora no hiberno y me voy a Marbella.
La libertad ha sido un don dado por Dios a los hombres, si se cree en Dios, y con la característica de que el mismo Dios no violenta la libertad del hombre, y lo deja elegir con todas sus consecuencias. El cristianismo tiene como esencia la libertad, ya que la muerte de Cristo, injusta, es respetada por Dios, porque considera inviolable la libertad del hombre.
Los tres protagonistas de esta historia hemos dicho que su vida se entrecruzaría, y ya hemos visto como Alfonso ha conocido a Asier, pero todavía no hemos puesto en relación a Alí, con alguno de ellos, y eso es lo que vamos a contar ahora.
Alfonso, se fue a vivir al piso que Pilar había comprado como inversión antes de casarse, pero con el paso del tiempo las circunstancias de la pareja Alfonso y Pilar los ha llevado a vivir a una vivienda del Estado, y Alfonso ha considerado conveniente monetarizar el piso, y por eso lo pusieron a la venta, y apareció Alí. El piso en el que se celebran las reuniones de Guadalajara que hemos relatado anteriormente, tenían lugar en el piso que había sido de Pilar. A Alí le interesó el piso por el hecho de tener dos puertas de entrada, con lo que una de ellas era la de la consulta, y la otra era un acceso privado.
La compra del piso por parte de Alí, duró un cierto tiempo. Las posiciones del vendedor y el comprador estaban alejadas, y por otra parte no había muchos compradores. Alí, llevaba en sus genes, esa cosa de pedir mas de lo necesario, para luego seguir con el regateo, en tanto que Alfonso no concebía que el regateo es la esencia de la vida, por lo que la materialización de la compra se dilató mas de lo previsto tanto por Alí como por Alfonso. Al final el punto medio de lo ofertado y lo demandado fue el precio de venta definitivo, que dejó contentas a ambas partes, con lo que se produjo el equilibrio económico. Decimos eso del equilibrio en clara referencia a Pareto, economista no muy nombrado actualmente a causa de sus antecedentes, como se decía tiempo ha.
En estas conversaciones de compra y venta estaban, y como consecuencia Alfonso se enteró de la profesión de Alí, y como era dentista le enseño los dientes, y no pasó nada, porque si hubiesen sido perros la cosa no hubiera terminado bien. Alí cuando vio la dentadura de Alfonso pensó: “Si este hombre fuera oveja, ya estaría en el matadero”. Pero no fue eso lo que le dijo, sino que necesitaba algún empaste, y una limpieza. Por el contrario Alí no saco ninguna ventaja del conocimiento de Alfonso, con relación a su profesión, y le resultó totalmente indiferente. Alí conoció a Pilar cuando fueron al notario a legalizar la compra, ya que la actuación de Pilar era fundamental al ser un bien privativo de esta. La opinión de Alí respecto de Pilar fue la misma que tenía de Alfonso.
Pero volvamos a la actuación de Alí, con sus compatriotas o familia o amigos o como queramos llamarlos.
La idea de Alí, era la ruptura, no le interesaba tener contacto con sus amigos, por lo que en la primera reunión que tuvo les dijo sin circunloquios.
– Estas reuniones las vamos a suspender porque no dispongo de tiempo.
– ¿Por que?, le espetó Hasan.
– No creo que tenga que darte explicaciones.
– Explicaciones no, pero habrá alguna razón.
En ese momento interviene Ben Amed, para decir:
– Alí lleva razón, estas reuniones no conducen a nada.
– Efectivamente, tal vez sea lo más adecuado que se ha dicho aquí en mucho tiempo.
Para que vamos a relatar lo que se habló allí, a continuación, cuando el resultado ya estaba previsto, Alí no quería continuar por aquel camino, y se produjo la ruptura, aunque no el desconocimiento.
La relación con Lucía, si va por buen camino. No han usado el lenguaje para ratificar que son novios. El lenguaje, en la mayoría de las ocasiones, solo sirve para enmascarar los sentimientos. Alí y Lucia se miran a los ojos y saben perfectamente lo que piensan. Es más, en alguna ocasión se ríen de lo mismo, sin necesidad de hacer ningún comentario, y esto les puede poner en alguna dificultad en el futuro cuando se les escape alguna risa sin explicación en presencia de algún extraño.
Lucia, como la inmensa mayoría de las mujeres quiere presentar a Alí a su familia, por lo que ese momento tiene que llegar y mas pronto que tarde. Por eso esta tarde Alí ha ido de visita a la casa de Lucia.
Alí sentía curiosidad por conocer al abuelo.
Se han producido los saludos de rigor, y estando ya en una situación distendida después de haber comentado lugares comunes como el tiempo, el tráfico, la incomodidad de los desplazamientos a Guadalajara, etcétera, el abuelo de pronto ha dicho:
-Cuando este era pequeño, refiriéndose al padre de Lucía, le compraba unos tebeos de aventuras, que ahora se llaman comics, en los que el protagonista era “El guerrero del antifaz”, y que salían semanalmente, y el malo del tebeo era Ali Kan.
Se ha producido por parte de la familia de Lucia un silencio tenso, que ha sido roto por Alí, cuando ha dicho:
– Mi padre tenía en Ceuta, una colección de esos tebeos, y yo los le leído de pequeño. Creo recordar, pues hace ya de eso bastante tiempo, que el guerrero del antifaz le tenia animadversión a Alí Kan porque este se hacia pasar por su padre y lo había educado en contra de los infieles cristianos. Las andanzas del guerrero eran al principio por España, luego por África, y si hoy hicieran el tebeo, lo situarían en Afganistán.
– Me ha gustado eso de Afganistán, dice el abuelo.
– Nos vamos a ir el abuelo y yo, a Afganistán a poner orden.
– Eso, un viejo y un joven. El viejo sin ganas y el joven sin experiencia.
– Por que los jóvenes no podemos tener experiencia. La experiencia no es solo las vivencias de uno sino también las de otros, y que nosotros hemos leído y conocido.
– Me ha gustado eso, y voy a rectificar. Por que los viejos no podemos tener ganas.
– Los viejos tienen ganas de vivir.
– En eso llevas razón, cuanto mas viejo se hace uno mas contrario a la eutanasia es.
En ese momento Lucía interviene en la conversación, llevándola hacia otros derroteros.
– Abuelo, que eres muy aficionado a filosofar, y vas a aburrir a Alí. Ya tendrás tiempo de contarle anécdotas, para que adquiera experiencia.
Pocos detalles significativos se pueden añadir a lo descrito. La presentación de Alí terminó, el abuelo no metió totalmente la pata, pero Alí supo que el abuelo era partidario del guerrero del antifaz, y contrario a Alí Kan, y que existían y existen dos bandos y que él, como el guerrero del antifaz se estaba alejando de un bando para pertenecer a otro, al del abuelo.
Lucia está contenta, ha mirado a Alí a los ojos, y sabe que a Alí le ha gustado su abuelo, y que en el futuro se llevara bien con él, y que el amago de metedura de pata del abuelo lo ha puesto más cerca de Alí, en lugar de haberlo alejado. Alí nunca ha sido favorable al lenguaje políticamente correcto, y ahora que considera que está madurando, menos. El abuelo nunca se ha plegado al lenguaje políticamente correcto, y por eso ha tenido épocas de turbulencias, que al recordarlas le producen placer como cuando el avión desciende de golpe un montón de metros o de yardas. Ya tendrán ocasión ambos de discutir y ponerse de acuerdo.
Alí se ha retirado convencido de que la familia de Lucia le convenía.

Capitulo 19.
Asier en Madrid.

La ultima vez que vimos a Asier fue hace pocos días en compañía de Rosa, con la que había pasado una tarde agradable con cena incluida.
Aunque si le preguntaran respondería en sentido contrario, le gusta mas Madrid que Bilbao, cosa ciertamente lógica, pues aunque la contaminación del aire pueda ser similar, sin embargo la presencia de cielos azules y no nublados hace que parezca el aire menos contaminado. Si se le preguntara a Asier por la fecha en que vio en Bilbao el cielo azul por ultima vez le resultaría difícil recordarla. Otra cosa que desconoce Asier, es que en tiempos pretéritos cuando montaron una fábrica de oxigeno en Bilbao, la empresa llevó una muestra de aire a analizar, y cuando la analizaron, los analistas dijeron “como es posible que puedan vivir los que respiran este aire”. El oxigeno se necesita para los procesos industriales, y como está en el aire, pues de ahí se saca, lo separan del nitrógeno que también se encuentra en el aire, por medio de un proceso que no es necesario explicar pues está en los libros. Es lo mismo que pasa en esa zona, están los nacionalistas y los terroristas, y la pregunta es como se separan unos de otros, y la respuesta no está en los libros.
A Asier le está gustando Madrid, y cada vez más. Había una persona que viajaba bastante y replicaba a su superior jerárquico diciéndole “eso no es así, porque he estado allí y lo he visto con mis ojos”, a lo que este ya un poco cansado de tanta replica le dijo: ” es menester que viajes menos y que leas mas los periódicos”. En fin a Asier le está gustando Madrid, como le pasa a la mayoría de la gente que va en plan turístico. Tiene un trabajo, relativamente cómodo sin problemas con sus jefes, con un horario mañanero exclusivamente, sus ingresos son superiores a sus gastos, y sus necesidades hormonales están cubiertas estupendamente por Rosa. En estas condiciones en que las necesidades materiales están cubiertas, rápidamente aparecen otras necesidades, que son las culturales, y Madrid para eso tal vez sea única.
No sabemos si Asier ha conocido las principales obras de pintores españoles a través de los grabados que existen en los libros de enseñanza, pero si sabemos que dichas obras están en el Museo del Prado así que una tarde fueron Asier y Rosa de visita a dicho museo para emplear unas cuantas horas hasta que se hacia la hora de ir a un espectáculo y luego a cenar. Bueno a cenar no, pues es un problema la yuxtaposición de horarios, ya que si vas al espectáculo se te hace tarde para cenar y si quieres cenar no puedes ir al espectáculo. Lo cierto es que se puede ir al Prado, y que eso no interfiere con el resto de las actividades de ocio.
Cuando llegaron al paseo del Prado se encontraron con Velazquez sentado en su silla que los miraba con actitud inquisitiva, y Rosa exclamó. “Míralo, andaluz como los guardias civiles”.
– Que cosas tienes, Rosa, le contestó Asier.
– El taxista nos ha dejado aquí, y tenemos que dar la vuelta al edificio para entrar.
– Y que mas da, así vemos el edificio.
– Pero no hemos venido a ver el edificio.
– Bueno, dos artes vamos a aprender arquitectura y pintura.
– Eso de las artes será para ti, pues yo no se ni coser. Mi madre decía “esta chica ha salido muy bruta”.
-Tampoco yo entiendo mucho de pintura.
– Pues anda que yo.
Han dado la vuelta al edificio y después de haber pagado las entradas, han entrado. En la misma entrada les han ofrecido una visita guiada, que han desestimado, pero han comprado unos folletos explicativos, con un mapa en el que se situaban los pintores y algunos datos complementarios.
Han visto a algunos pintores haciendo copias de algunos cuadros, y han observado que estas copias tienen distinto tamaño que el original, lo que es preceptivo para impedir falsificaciones, pero se han fijado con más detenimiento y han visto que la copia era bastante distinta del original en todos los casos, especialmente las manos. Las manos es lo mas difícil de pintar, y eso delata al buen pintor, aunque en el caso de la pintura abstracta no existe esa referencia para calificar al pintor.
Luego han visto cuadros, muchos cuadros, y muchos pintores. ¿Que cuadro les ha gustado más?
Antes vamos a decir, cuales les han gustado menos. Los que menos les han gustado han sido los trípticos de la pintura flamenca. Les han parecido como los objetos de las tiendas de los chinos, con demasiados colorines, y las figuras tampoco resultan estéticas.
Han pasado por delante de un cuadro, que por cierto era del Bosco y Rosa ha dicho:
– Mira, se parece a los cuadros de Dalí. Vamos a ver de quien es, a lo mejor de Dalí.
– No creo que sea de Dalí, pues aquí no exponen los modernos, a esos hay que ir a verlos a Atocha.
– Efectivamente, pone como pintor “El Bosco”.
Posiblemente Dalí admiraría al Bosco y por eso el parecido que ha observado Rosa. Velazquez que según los expertos lo definen como el pintor que pintó el aire era al parecer muy admirado por Picasso, ya que en el museo que existe en Barcelona, existe una gran variedad del cuadro Las Meninas observado por Picasso desde distintos puntos de vista, pero con dicho tema como argumento del cuadro, y compuesta la sala por varios cuadros que parecen repetidos. Tal vez a Picasso le hubiera gustado ser como Velazquez, en cuanto a pintor.
Como llevaban bastante tiempo, han tenido necesidad de ir al lugar escondido, que existe abundantemente en los museos. El lugar escondido es el retrete, palabra que se va usando poco, y que significa lugar escondido, y que empleaba entre otros Santa Teresa cuando decía, “lo llevo en el retrete de mi corazón”, dándole el significado de lugar escondido. Hoy se emplean otras palabras como: excusado, servicio, y hasta WC como siglas de las palabras inglesas. En definitiva Asier y Rosa presentaban un exceso de acido úrico, con las molestias consiguientes, y que son fáciles de eliminar.
Después han seguido viendo cuadros, y como estaban cansados rápidamente se han puesto de acuerdo en irse y prometerse que volverían otro día.
Cuando han salido se han encaminado a Recoletos, y han entrado en una cafetería que estaba en el bulevar del paseo, con muchos cristales, se han sentado en una mesa, y han pedido unas cervezas. Ya Luís Vives decía, que lo mejor era tomar una cerveza para que después el vino entrara con más suavidad. Los castizos dicen hoy en día que se toma una cerveza como entrada para regar la plaza, haciendo un símil taurino. Ellos han tomado unas cervezas, sin conocer ni a Luís Vives ni a los castizos, pero que les han resultado satisfactorias, sin tener que ir a San Bernardo, ni a ningún sitio.
Han entablado la siguiente conversación:
– Que te ha parecido el museo.
– No se que decirte, como no lo puedo comparar con el Guggenheim, porque todavía no he ido a verlo.
– No se puede comparar, son cosas distintas.
– Hombre, ambos son museos.
– Si, pero es como si comparas las cuevas de Altamira, con el Empire.
– Y a ti de esas dos cosas que has dicho, cual te gusta más.
– Yo prefiero el Empire.
– Por que.
– Deberías haber dicho Why.
– Contesta, y defínete.
– Porque las cuevas de Altamira, son consecuencia de un estilo de vida primitivo, en tanto que el Empire significa la evolución, el empleo de avances tecnológicos, me siento mas identificado con el hombre actual que con el hombre primitivo.
– Entonces nosotros amantes del Caserío, de las tradiciones, de las boinas, y de nuestras cosas, por eso tenemos que preferir a las cuevas de Altamira.
– No es eso Rosa, las dos cosas son interesantes y admirables, lo mismo que las tradiciones y nuestras cosas. Lo malo son los excesos.
– Hablando de excesos, donde vamos a ir a cenar.
– Me ha dicho un compañero, que hay un local donde te dan la cena o la comida, y esta es servida por camareros y camareras que son profesionales de la lírica, y mientras cenas escuchas arias, dúos, en fin, si te parece vamos pues está cerca de aquí.
– Es una cosa que me apetece, es algo nuevo.
– Pues vámonos.
Han salido de la cafetería, y pronto han llegado al restaurante en cuestión, porque se encontraba cerca.
Se han acomodado y han pedido la cena. El local estaba bastante concurrido, ya se sabe eso de que hay gente para todo, y en Madrid más.
La conjunción del canto con la conversación de los comensales es una cosa dificultosa. Si la pareja no tiene nada que decirse, el canto es maravilloso, pues suple sus carencias, pero si la pareja quiere hablar, no puede o no debe ya que interfiere en el canto.
En un entreacto, Rosa ha dicho:
– Esto es como si estuviéramos comiendo en el patio de butacas del teatro Arriaga.
– Aquí es más cómodo, le contesta Asier.
– En Bilbao se come mejor que en este restaurante.
– Depende del sitio.
– Nada de eso, en todos los sitios.
– Es que te has equivocado al pedir, a quien se le ocurre pedir croquetas en un restaurante.
– Oye, que tú pediste el otro día ragout y no te dije nada.
Ha empezado de nuevo a sonar la música y ambos se han callado.
Finalizados los postres, han sido invitados a tomar una copa de licor y ambos han escogido pacharán, lo que es correcto, aunque exista una diversidad apreciable como brandy, coñac, ron, aguardiente de caña, whiskey de Escocia, whiskey de Kentucky, anís seco, anís dulce, etcétera.
Han abandonado el restaurante, y se han marchado a casa, para lo que han cogido un taxi. El taxi llevaba puesta la radio, y a que no aciertan que cadena sintonizaba el taxista. Todos contestarán La COPE, pues no, llevaba puesta la Ser.
El taxista ha bajado el volumen, pues al oírles el acento les ha tomado la matricula, y en otra ocasión similar unos viajeros le dijeron que apagara la radio, y no quiere que le pase mas eso. En aquella ocasión sintonizaba la COPE.
Al fin han llegado a su domicilio, y algunos dirán, “bueno, han hecho lo mismo que hacemos nosotros, en que se diferencian, en nada”.
Efectivamente, en nada, comen como nosotros, oyen música, beben, estos si, otros no, algunos no pero si. El ser humano es diverso y contradictorio.
Más adelante, les contaremos su actividad como terroristas que es lo que son aunque trabajen, coman y beban como nosotros.

Capitulo 20.
Asier sigue en Madrid.

Dejamos a Asier con su tiempo implicado en actividades de ocio, y da la sensación de que no lo pasa mal, mas bien podemos decir que vive satisfactoriamente.
Hoy se ha levantado como todos los días, y ha pasado al cuarto de baño para proceder a su aseo personal. Se ha enfrentado con su otro yo en el espejo, al que le ha hecho mohines como todos los días. También le ha enseñado los dientes.
Se ha afeitado con cuchilla, como siempre lo ha hecho, y previamente se ha aplicado espuma de afeitar. Todavía no se ha dado cuenta que tanto la barba como los pelos de la cabeza adelgazan con el paso del tiempo, así como el número de pelos en la cabeza se reduce, pero de eso si se está dando cuenta, aunque no le haya dado importancia, porque no la tiene, ya que no es lo mismo que te suban un poquito las retenciones en los impuestos que te quedes sin trabajo, que es un símil con respecto a la perdida de los cabellos, que se produce siempre aunque uno no quiera.
Rosa, sigue en la cama, su trabajo carece de horario.
Asier ha salido, después de desayunar como todos los días y se ha encaminado a la estación de cercanías para coger el tren. El tren es el mismo desde hace bastantes años, y se puede calificar de aceptable. Han mejorado a lo largo de los años, pero la mejora no es un proceso continuo, sino por saltos, y ya del último salto hace de ello bastante tiempo, por lo que es posible que se esté aproximando una nueva mejora. ¿De que estación estamos hablando? De una cualquiera de las existentes entre Madrid y Guadalajara, solamente sabemos que está más cerca de Madrid que de Guadalajara.
Cuando ha llegado a Madrid, a Atocha, se ha dirigido al Metro y ha puesto rumbo a los Carabancheles Altos, donde está la subestación que en este momento se reconvierte en otra de mayor potencia de paso. Otros días iba a la oficina, pero hoy se ha dirigido directamente a la subestación, ya que se iba a iniciar el montaje y puesta a punto de un transformador, que causaba un retraso en el cronograma de montaje.
Al llegar ha visto que la operación estaba en marcha. Intervenían en ella personal de Iberdrola, y de la empresa suministradora de la maquina. En ese momento iniciaban el llenado con aceite aislante del transformador. El transformador había sido pintado en color blanco aluminio, siguiendo la tradición de Iberduero.
Se ha reunido con el jefe de montaje, ha cambiado impresiones, y posteriormente se ha llegado al emplazamiento del transformador y ha sorprendido a poca distancia la conversación que tenia un montador de la empresa suministradora con un trabajador de la subestación.
Decía el primero:
– Mi padre estuvo en esta subestación hace ya cuarenta años, cuando se puso en marcha.
– Entonces tu padre trabajaba en esta misma empresa.
– Si, igual que yo y además hacia lo mismo.
– En cambio el mío trabajó como administrativo en una empresa que se llamaba Huarte, y que hoy ha desaparecido al integrarse con otras en una empresa más grande.
– Aquí en Madrid, debe ser más fácil el cambio de profesión y también de empresa.
– No creas, son las circunstancias.
– Vosotros en Iberdrola, cuanto ganáis. ¿Como son vuestras condiciones de trabajo?. Nosotros al desplazarnos fuera de nuestra localidad nos pagan dietas, y horas extraordinarias, y eso es un incentivo.
– A nosotros, cuando estamos de montaje en Iberdrola nos dan una gratificación similar a las dietas.
– Mi padre dice que en términos relativos, hoy estamos peor que cuando él se dedicaba a esto.
– Yo como no tengo esa referencia no se que decirte, solamente puedo confirmarte que me levanto todos los días, pronto, tal vez un poco mas que mi padre, y que los gastos son muchos y variados.
– Aquí en Madrid gobierna la derecha, y a nosotros la izquierda, y creo que no hay diferencia.
– Si existe una diferencia.
– Puede ser que lleves razón. A mi padre le llamó mucho la atención, que cuando fue a Cuba porque a pesar del bloqueo se le habían vendido equipos eléctricos, el se desplazó como montador y le enseñó a un trabajador una foto de la fabrica en la que trabajaba, y en la que aparecía el aparcamiento, que estaba lleno de coches, y le sorprendió cuando el cubano le preguntó que si trabajaba en una fabrica de coches, y mas se extrañó cuando le dijo que como era eso de que los trabajadores tuvieran coche.
– El caso de Cuba es especial. A mi me da no se que, cuando en los reportajes de la televisión, veo esos coches antiguos de origen norteamericano.
– Antes has dicho que existe una diferencia entre la izquierda y la derecha, pero no has concretado.
– Es que es muy difícil de concretar.
– Yo tengo una idea, que no se como te parecerá. La derecha es la inversión y la izquierda es el consumo. Si predomina mucho la inversión y no queda dinero para el consumo, al final se producen excedentes y la inversión se para. Si por el contrario todo es consumo, al final todos calvos. Es necesario un equilibrio entre la inversión y el consumo, o sea entre la derecha y la izquierda.
Luego siguieron hablando, pero a Asier ya no le interesó lo que decían y dejó de prestar atención a la conversación.
Asier se ha dedicado posteriormente a programar el montaje del equipo contra incendios del transformador.
A mediodía ha ido a comer a un bar cercano a la subestación, y allí ha coincidido con el personal que trabaja en dicha instalación, aunque no ha compartido mesa con dichas personas. Ha empleado el tiempo justo y ha regresado rápidamente al lugar de trabajo.
Por la tarde ha verificado el avance de los trabajos y ha regresado a su domicilio.
El trayecto ha sido inverso. Era tarde en el sentido temporal, pero no existían aglomeraciones ni en el Metro, ni en los trenes de cercanías, por lo que ha llegado algo mas tarde que el día anterior, pero a una hora que le hubiera permitido salir a disfrutar del ocio.
El inconveniente ha sido que Rosa estaba ausente, no había regresado de sus ocupaciones.
Ha puesto la televisión, y esta ha funcionado. Ha pasado por diversos canales, y ha dejado funcionando el último, que no sabemos cual es, y tampoco conocemos su contribución a los índices de audiencias. Esos televisores que funcionan pero que ni se ven ni se escuchan ¿como participan en esos índices? Ha andurreado por la vivienda y estaba aburrido, con la televisión en marcha, y por eso ha ido a la cocina y se ha hecho un café.
Cuando se lo estaba tomando ha llegado Rosa.
– Donde has estado, le pregunta Asier.
– He estado en El Corte Inglés de La Castellana.
– En cual, hay tantos.
– El que está cerca del edificio ese que se quemó enterito, Windsor me parece que se llamaba.
– Y que es lo que has comprado.
– Unos zapatos.
– Has comido fuera.
– No, he comido en casa temprano, y me fui a eso de las dos de la tarde.
– Para unos zapatos has echado mucho tiempo.
– Es que también he visto mas cosas.
– Y que es lo que has visto.
– Cosas para ti.
– De momento yo no necesito nada.
– Las cosas que he visto, es el aparcamiento, el tráfico de esa zona, la afluencia de público, la estrategia.
– Es que te han dado instrucciones.
– No hacen falta, hay que preparar una cosa espectacular.
– Por cierto, Rosa, dos montadores que estaban hablando de sus vivencias, los he escuchado durante un rato.
– Eso es ser un cotilla.
– No, me ha llamado la atención lo que decían.
– Y se puede saber lo que decían.
– En síntesis me ha parecido que decían que la derecha y la izquierda eran la misma cosa.
– En eso también nosotros estamos de acuerdo.
– Si, pero era muy original la idea que les servia para decir que eran la misma cosa. Comparaban a la derecha con la inversión y a la izquierda con el consumo, y además que debería haber un equilibrio entre los dos conceptos.
– Parece mentira que seas tan tonto Asier, nosotros nos cargamos lo mismo a los de un bando que a los otros. Y ahora, dime que no favorecemos ni el consumo ni la inversión.
– Contigo no se puede razonar.
– A ver si me dices como mi madre, esta chica que bruta es.
– No me atrevo a decírtelo, pero mi pensamiento es libre como el viento.
– Luego lo piensas.
– No, pero tienes pocas inquietudes.
– Las precisas, ya sabes que las vascas somos el sostén de la familia y de la sociedad.
– Algo también aportaremos los vascos.
– Poco.
Así por esos derroteros siguió la conversación de Rosa y Asier, sin que se llegaran a poner de acuerdo, como pasa en la mayoría de las parejas.
En el sexo si estaban de acuerdo, y me gustaría preguntarles si lo consideran con carácter individual, cada uno de ellos tiene el suyo y perfectamente diferenciado. Y esto viene al caso de que al comentar el hecho de que el sexo tiene un carácter de individualidad, la otra parte replicó, si pero mejor compartido.
El caso es que Rosa domina a Asier en todos los terrenos, menos en el aspecto del pensamiento y del raciocinio. Ahí Rosa tiene carencias, muchas, y significativas. Asier no está en mejores condiciones intelectuales que Rosa.
Han hecho una merienda que iba a servir de cena también y se han decidido a salir a la calle, y acudir a un teatro donde se presenta una obra, que consiste en un monólogo.
Este tipo de teatro es muy interesante, pues es un dialogo del interprete con el público, con la particularidad de que al público no se le oye, pero que ratifica lo dicho por medio de sus risas o de sus aplausos, y que se puede comparar con la actividad política, en la que esta está reducida a un monólogo del político, que se ratifica por los votos, en lugar de las risas o los aplausos. En fin, Rosa y Asier acudieron al teatro, y vieron la función.
Vemos que ambos viven bien, o al menos así nos lo parece. Si les preguntáramos dirían que bueno, pero que no pararán hasta que se solucione el conflicto vasco. El conflicto lo tienen los montadores citados anteriormente, que cada vez se levantan más temprano para ir a trabajar, y que además dan gracias porque pueden hacerlo.
Vamos a dejar tranquilos a Rosa y a Asier por un cierto tiempo y nos vamos a ocupar de Alfonso y Pilar, y de Lucia y Alí que también tienen sus cuitas.

Capitulo 21
Alfonso y Pilar.

Hemos dejado a Asier y a Rosa dedicados al ocio fundamentalmente, y hemos abandonado a Alfonso y Pilar, y además de una forma confusa, pues sabemos que han estado en el Caribe porque se casaron, y por la Iglesia, tanto en el edificio como en la institución, pero que se llevaban mal, tan es así que ya dijimos que andaban en tramites de separación.
El tabaco ha sido el culpable.
Bueno, el tabaco tal vez no, pero fue el elemento desencadenante de la primera bronca fuerte.
A lo largo de los tiempos el tabaco ha sido perseguido con mayor o menor virulencia. Hoy existen leyes restrictivas de su consumo, y está mal visto, como ya sabemos que le pasa a Alfonso, que considera al tabaquismo como algo socialmente desaconsejado y culpable de los accidentes cardíacos, por lo que el olor del tabaco le molesta, y mucho mas desde que existe el concepto de fumador pasivo.
Sin embargo, Pilar fumaba de soltera, y lo sigue haciendo ahora de casada.
¿Cuando empezó a fumar?
No se sabe.
Ella misma no recuerda cuando empezó. Si fue en la adolescencia, en esa preadolescencia, que no se sabe si es la niñez todavía. En síntesis, no lo sabe.
¿Y por que?
Porque lo hacían las amigas, por un deseo de parecer adulta, por probar algo nuevo.
Lo cierto es que le sentó mal, pero que se acostumbró, y lo mismo pasa generalmente con todo tipo de drogas, y además resulta que no se puede prescindir de ellas. Y eso es lo que le pasa a Pilar.
Pilar no puede prescindir del tabaco.
En la comparación de los perros con las personas, no sabemos quien recibirá una opinión mas favorable, pero lo cierto es que un perro bien educado en presencia de un buen trozo de carne no lo comerá hasta que recibe la aprobación de su educador, en cambio Pilar fuma aunque a su “educador”, Alfonso, eso no le guste, Será que Alfonso es un mal educador, ¿o que pasa en esas relaciones?
Sobre el tabaco, se dicen muchas mentiras que no se van a citar aquí. Solamente me permitiré decir los comentarios del “brigada rojo” sobre el intercambio del tabaco y del papel de fumar entre los combatientes en la guerra civil, en la película “La vaquilla”. Decía: “Ellos tienen el tabaco, y nosotros el papel de fumar, lo cambiamos y así fumamos todos”. Es una bella filosofía.
Ya que hablamos de películas voy a citar a Gary Cooper que solo hacia papeles de bueno, y sin embargo en “El rey del tabaco” hace papel de malo por única vez, en sus actuaciones en el cine.
El caso es, que un día regresó Alfonso a su casa, y como Pilar había fumado, y tal vez mucho, el ambiente estaba muy cargado, y el olor no resultaba muy agradable, sobre todo para el que no fuma, como es el lo que le pasa a Alfonso, por lo que este con voz mas fuerte de lo normal se dirigió a Pilar diciéndole:
-Podías haber ventilado la casa.
– Eso lo puedes hacer tú, le contestó Pilar.
– Yo no tengo por que hacerlo, pues no fumo.
– La gente fuma, y no pasa nada.
– Será porque no dejan tan mal olor como tu.
– Oye, que yo no huelo mal.
– Eso es lo que a ti te parece, pero el olor a colillas no es agradable.
En ese contexto siguieron diciéndose cosas, sin demasiada importancia, pero con ligeros visos de irse perdiendo el respeto.
Unos días después se repitió la misma situación, pero en esta ocasión estaba motivada porque Alfonso al estar embarazada Pilar le recomendaba que dejara de fumar para prevenir males al feto.
-Mas adelante, cuando se aproxime la hora, ya dejaré de fumar, decía Pilar.
-Cuanto antes lo dejes mejor.
-No es fundamental tanta urgencia.
-Eres terca.
-Yo no soy terca, tu si que eres intransigente.
Así seguían las cosas, cada uno en su posición, y sin querer como “el brigada rojo” compartir las cosas, para “fumar todos”.
Todavía no ha llegado Alfonso a pegarle a Pilar, pero todo se andará.
Las discusiones con motivo del tabaco han seguido durante los meses del embarazo, hasta que este llegó a su término, sin que Pilar hubiera cumplido su promesa de dejarlo cuando llegara el momento del parto.
El parto se produjo, sin dificultad, pero fumando. Bueno, no exactamente estaba Pilar fumando en el momento de las contracciones, pero lo cierto es que Pilar pidió un cigarrillo cuando abandonó el paritorio.
Después vinieron las visitas y las felicitaciones, de la familia y de los conocidos. El niño era normal, parecido a su madre y a su padre como todos los niños, aun cuando la caracterización del parecido se use como arma arrojadiza por la familia política principalmente. Otras personas usan el parecido sin mala fe, o sea con buena intención.
Pilar regresó a su domicilio como hacen todas las parturientas, y estuvo de baja en su trabajo como también les pasa a las parturientas que no son amas de casa. El niño crecía, Pilar lo pesaba, y el proceso se iba desarrollando normalmente, pero un buen día se produjo la siguiente conversación entre Alfonso y Pilar:
– Oye, Pilar cuando vas a ir a trabajar.
– Tengo pedida la excedencia voluntaria, para cuidar al niño.
– Y eso, como ha sido, no me has comentado nada.
– Ya la pedí, cuando se cumplimentó la baja por enfermedad o nacimiento de un hijo, hice al mismo tiempo la petición de excedencia.
– Podías haberme pedido mi opinión.
– Ya sabes, que no me gusta que te inmiscuyas en mi trabajo.
– Pero en este caso, no es tu trabajo, es que los ingresos van a ser menos.
– Los ingresos son menos importantes que mi hijo.
La conversación adquirió otros derroteros menos educados, por lo que no los transcribimos, pero que contribuyeron a las diferencias que existen actualmente entre Pilar y Alfonso.
¿Cuando empezó Pilar a beber? Eso es una cosa que no se sabe. Todos tomamos una cerveza o dos, vino, tanto blanco como tinto, y hasta rosado si llega el caso. Otras bebidas con mayor poder alcohólico. Ese vino dulce Pedro Ximenez le llaman, tan apreciado. Bueno todos no, Alí no. ¿Pero cuando se produce ese paso? el cruzar esa frontera que separa al alcohólico del que podríamos calificar de normal. Ese paso se produce porque la genética del individuo o sus características lo predisponen o tal vez sean las circunstancias. En el caso de Pilar, es muy posible que fueran las circunstancias. Un educador malo como Alfonso, produce resultados deficientes y además irrecuperables en la mayoría de los casos.
Pilar es una persona como todos nosotros, ha estudiado una licenciatura, después ha preparado unas oposiciones durante tres años, las ha sacado, y conoce el mundo, pero no se conoce a ella misma, y por eso el encuentro con Alfonso la ha perjudicado, tanto que ahora está expedientada porque ni puede ni sabe cumplir con su obligación.
El camino recorrido para llegar a esa situación es responsabilidad de ella, en el uso de la libertad, pero ha tenido un cómplice necesario e indispensable que es Alfonso.
En su trabajo Pilar ha sido eficiente hasta que la presión psicológica ejercida por Alfonso, la ha llevado al alcoholismo y a la perdida de la autoestima.
Su trabajo, sus sentencias eran ecuánimes, su aplicación de los fundamentos, la motivación, las exposiciones, si no piezas magistrales, si podrían calificarse como mas acertadas que las de ciertos juristas de reconocido prestigio. Pero todas las cosas pueden torcerse, y la primera fue con ocasión de una sentencia en la que se le ordenaba al Registro de la Propiedad que cambiara la cabida de una finca rústica, a causa de que en una concesión administrativa de la Confederación Hidrográfica figuraba una superficie superior a la que figuraba en el Registro. El conflicto entre el Registro y la Jurisdicción se determinó al final a favor del Registro, ya que este último aportó las pruebas suficientes de que la cabida expresada en sus libros era la correcta, y Pilar se empecinó en la aplicación de su sentencia, con lo que Pilar resultó perjudicada. Otras sentencias de características similares, así como dilaciones no justificadas dieron lugar a la incoación del expediente y a la separación provisional de sus funciones.
Alfonso, al que ya la situación se le hacia insostenible, principalmente motivada por la disconformidad con el carácter de Pilar y aumentada por la falta de ingresos que se estaban produciendo, es lo que le hacia pensar en que una separación de Pilar sería una actuación conveniente y plenamente satisfactoria para sus intereses.
Esa era la situación familiar de Alfonso y Pilar cuando se produjo lo que mas adelante contaremos.
Hace tiempo que no nos ocupamos de Asier y lo vamos a efectuar de inmediato.
A Alí le vamos a dar descanso porque se lo merece, o al menos así lo estimamos nosotros. Está contento e ilusionado con Lucia. La charla de Alí con el abuelo de Lucia va a resultar muy interesante.
Sin embargo hasta que llegue dicho momento nos vamos a ocupar de las andanzas de Rosa Y Asier.
.

Capitulo 22
Andanzas de Alí.

Habíamos dicho que nos íbamos a ocupar de Asier, pero hemos cambiado de parecer y nos vamos a dedicar a contar lo que le pasa a Alí.
La ultima vez que vimos a Alí era porque había ido de visita a casa de Lucía, y tenía el convencimiento de que la familia de esta le convenía.
Pero era importante la familia o lo más importante para Alí era Lucía. Esto último era lo más interesante. Alí, al fin y al cabo había vivido como una plantita transplantada, que se pone mustia y no se sabe si agarrará o no, aislado de los que le rodean por culpa de sus sentimientos y también por las actitudes de los demás. Solamente poseía ese sentimiento de la libertad influenciado por su inteligencia. El conocimiento de Lucía al que ha llegado por la actuación de las feromonas, aunque el no lo sepa, ha dado lugar a que la plantita mustia haya recuperado todo su vigor.
Alí, poco a poco ha ido alejándose de sus compatriotas, y ya no tiene reuniones en su piso. Especialmente se ha alejado del imán Martínez, ya no frecuenta la mezquita en Madrid. El imán le resultaba especialmente antipático, posiblemente como consecuencia de las patillas. Muchas veces esos pequeños detalles son muy significativos en cuanto a la aceptación de las personas, es lo que se dice a primera vista.
Pero no es solo el imán Martínez lo que le ha separado de su asistencia a la mezquita, también ha influido su percepción intelectual, y por que no decirlo, Lucía ha sido la enzima desencadenante del proceso.
El merito de la ofensiva de Lucía para convertir a Alí, se le debe adjudicar a esta, pero teniendo en cuenta que el terreno estaba preparado. Alí había percibido intelectualmente la superioridad del cristianismo sobre el Islam, que no es posible resumir en unas pocas palabras.
Hoy, Alí ha quedado en verse con Lucía por la tarde.
Con verse, y por lo tanto con estar juntos ya está conseguido el objetivo fundamental, pero hay objetivos secundarios que alcanzar, y a eso es a lo que han dedicado sus esfuerzos.
Lucia le ha dicho a Alí:
– Podríamos ir al museo Reina Sofía, donde hay una exposición sobre Picasso.
– Ya sabes que las artes plásticas no son objeto de mi devoción.
– Si, pero de esa forma ocupábamos parte de la tarde y además pasábamos un rato entretenidos.
– Bueno, si te apetece hacer eso, yo no voy a contradecirte.
– No es eso. Tienes que estar convencido de pasar un rato agradable, y no ir a la fuerza.
– A la fuerza no, pero no es lo que mas me guste.
– Propón tu otro plan.
– No se me ocurre nada de momento, pero me debes el que hagamos una cosa aunque a ti no te guste mucho.
– De acuerdo, te debo una.
Así que han llegado a un acuerdo satisfactorio para ambas partes.
Cuando quisieron darse cuenta ya estaban a las puertas del museo. Han sacado las entradas y han pasado al interior del mismo. Hay mucho museo dedicado a Picasso, a Dalí y también a Miró. A Alí no le ha gustado ninguno, y tenemos que respetarlo. Sin embargo a Lucía si le ha gustado tanto Dalí como Picasso, aunque uno mas que otro, en cambio Miró no ha sido de su agrado, y no por provincianismo ni nada parecido, pues Dalí también es catalán.
Cuando se ven en un museo tantos cuadros, muchísimos, es como cuando comes en demasía, ya la comida no te apetece y es posible que deje de gustarte, y eso es lo que le ha podido pasar a Alí. En cambio a Lucía le han gustado los detalles, que son los que diferencian a un buen pintor de otro pintor.
Como en todas las visitas a museos, se han cansado y por lo mismo se han sentado y han charlado un rato, por lo que transcribimos parte de la conversación:
-Estás cansada, Lucía.
– Un poco si, pero todavía quiero ver mas cosas.
– De acuerdo, pero si te parece bien cuando salgamos del museo, nos llegamos a Atocha, y en la estación hay un restaurante que tiene un no se que, que a mi me resulta muy agradable, y podríamos cenar.
– Ahí ya he estado, y me parece que a ti te resulta un no se que, por el estilo oriental que tiene, y además el nombre me recuerda a las novelas de Salgari.
– Quien es Salgari.
– Salgari es el autor de unas novelas que tenía, y tiene mi abuelo y que yo he leído también. Son novelas de aventuras.
– Ni idea tenía.
– Mi abuelo también tiene unas de Tarzán, y otras de un autor que no se ahora como se llama, pero que sus títulos son muy llamativos, como Kazán perro lobo, y Bari hijo de Kazán, y que son en su argumento parecidas a la película “Colmillo Blanco”. Todas esas películas de perros me encantan.
– A mi también, y es triste que el comportamiento de un perro tenga mas categoría moral que la de los humanos que intervienen en la película.
– Bueno, pues de acuerdo, iremos como tú quieres a ese restaurante.
Han seguido otro rato en el museo, y cuando han salido era temprano para cenar, por lo que han dado un paseo perdiendo tiempo o haciendo tiempo, pues de las dos formas se puede definir, aunque a ellos les haya resultado un tiempo estupendo y bien empleado.
Por fin ha pasado el tiempo y ya se encuentran acomodados en el restaurante. Han paseado por el jardín tropical artificial existente, y no han pensado, pero es como si lo hubieran hecho, que es una tontería crear espacios artificiales como ese.
Esta va a ser la primera cena que hacen juntos, y para Lucía es muy importante y también para Alí, especialmente porque van a entrar en conflicto las costumbres que se establecen con motivo del sentir religioso de ambos.
La camarera, en primer lugar les ha ofrecido una cerveza, sin nombrarla, cuando les ha dicho “desean tomar algo”. Para Lucía ha sido una sorpresa que Alí dijera:
-Traiga dos cervezas, por favor.
La camarera se ha retirado, y ambos han mirado y leído la carta,
estableciéndose un silencio que no ha durado demasiado tiempo, y que ha sido roto por Lucía diciendo:
– No esperaba que pidieras unas cervezas.
– ¿Por que?
– Pensaba que era muy pronto para el cambio.
– No creas, el cambio ya llevo mucho tiempo haciéndolo. Me parece que tú has contribuido a acelerarlo. Tu forma de ser y pensar, lo que hemos hablado, y lo mas importante lo que no hemos hablado, pero si intercambiado con la mirada, me ha llevado a un cambio definitivo. Además el imán Martínez ha contribuido tal vez más que tú.
– Eso último lo comparto, las personas que por su condición deben dar ejemplo, son las mas responsables de la perdida de la ingenuidad o mejor dicho de la buena voluntad de las personas. Cuenta mi padre, que de pequeño, coincidió en un partido de fútbol, con el dependiente de la librería en la que compraba los libros de bachillerato. Mi padre conocía al dependiente, pero este no conocía a mi padre, lo que es una regla casi general, los niños conocen a las personas mayores con las que por cualquier motivo se relacionan, pero no a la reciproca. En definitiva, mi padre vio como aquel señor, que era tan circunspecto en la librería, insultaba al árbitro gritando como un energúmeno, y eso dice que no se le ha olvidado, a pesar de que ya ha transcurrido mucho tiempo. Ese hombre ejerció una influencia negativa sobre mi padre.
– Pues lo mismo me ha pasado a mí con Martínez.
– Y que es lo que vas a pedir a la camarera.
– Te vas a llevar otra sorpresa, mejor dicho dos.
– Dime
– Voy a pedir un solomillo de cerdo, y vino tinto. Para el vino te voy a solicitar tu opinión que será mucho mas certera que la mía.
– Pues si me has sorprendido, para que negarlo.
– En lo referente al cerdo, tu eres de la misma profesión que yo, aunque yo esté mejor preparado que tu.
– Eso de estar mejor preparado habría que verlo.
– Bueno, aunque sea igual, ya sabes que la triquina era el problema del consumo de la carne de cerdo, pero hoy los veterinarios la ven directamente si son un poco miopes, y si no con una lupa, el microscopio es un lujo aun cuando se emplea, por lo tanto el problema no existe ya. Has tenido suerte de que yo no sea judío Lucia, pues si lo fuera no te podría invitar a tomar gambas.
– Ya veo que te ha convencido quien decía “no es o son malos los alimentos que come el hombre, sino lo que lleva dentro de él, los homicidios, etcétera”.
– Pues si, eso es lo que mas me ha convencido.
– Pero y lo del vino.
– Parece mentira Lucía que me preguntes eso.
– Lo del vino es un cambio fundamental.
– Toda la vida de Jesús está relacionada con el vino, su primera actuación pública, y prácticamente la última. Solamente falta que los Evangelios dijeran la denominación de origen del vino que se empleó. Ahora te toca a ti decidir el vino que vamos a tomar.
– Aun cuando no sea una experta, te voy a dar unos consejos de cómo se elige un vino. En primer lugar observa si en la carta existe un vino que conozcas, y ese sea el que prefieras. Si no es así, el que está considerado como vino de la casa es bueno, y además mas barato, y por eso es el que debes escoger.
– Que lista eres Lucía.
En ese momento ha llegado la camarera y han pedido el vino y los acompañantes sólidos, y han cenado contentos y felices, pidiéndole a Dios que pudieran hacerlo muchas veces más.
Los detalles de la cena, así como el regreso se nos han olvidado y por eso no podemos contarlos.

Capitulo 23
La vida sigue para Asier

Por fin, ya estamos otra vez con Asier, al que habíamos abandonado en sus andanzas con Rosa.
Tal como Asier, y vascos, eran dos ingenieros industriales, futbolistas, uno militaba en el Atlético de Bilbao, y el otro en el Atlético de Madrid. El primero estaba considerado como un jugador marrullero, leñero se decía, y el segundo se retiró sin que se tenga noticia de haber recibido tarjetas amarillas, y sin haber nunca protestado a ningún árbitro. Su trato con el árbitro y con los otros futbolistas se puede calificar de exquisito. Sin embargo, ahí tenemos a Asier, la cultura o el conocimiento no nos hace mejores personas.
Hoy han llegado procedentes de Bilbao, dos individuos, conocidos de Rosa y de la organización que habla de un cierto conflicto, y estaban en el piso con Rosa cuando Asier ha vuelto del trabajo.
Asier no los conocía, pero Rosa si. Han llegado con una furgoneta cargada con explosivos, y que en ese momento se encuentra aparcada en la cochera individual que Asier alquiló cuando se estableció en Madrid.
Uno de ellos llevaba la voz cantante, en tanto que el otro iba pero no hablaba, acompañaba pero no ayudaba, vivía pero no servía.
El que llevaba la voz cantante, inició la conversación diciendo:
– Así que tú eres Asier.
– Pues si, ese es mi nombre.
– Tengo de ti buenas referencias, ya que me han contado tus actividades, y tus intenciones.
– Hombre, muchas actividades no he tenido.
– Bueno, aunque no sean muchas lo importante es que hayan sido útiles.
– Se ha hecho lo que se ha podido.
– Ya Rosa nos ha acompañado y hemos dejado la furgoneta aparcada en la cochera. Es mejor eso, que el tenerla en un lugar público, ya que nunca se sabe lo que pueda pasar.
– Donde os vais a alojar.
– Antiguamente, nos hubiéramos quedado a dormir aquí, pero hoy nos vamos a alojar a un hotel, por eso no se van a presentar problemas.
– Como os parezca mejor.
– Vamos a dejar el utillaje aquí, y ya os llamaremos para salir a dar una vuelta.
– De acuerdo.
Se han marchado, y se han quedado solos Asier y Rosa, y esta conversación han sostenido.
– Rosa, como es posible esto, que no se haya contado con mi conformidad.
– Ya sabes que estas cosas es mejor que no sean conocidas por muchos, porque eso maximiza el peligro para nosotros.
– Tiene la cara de decir que no se quedan a vivir aquí porque no les interesa.
– No es eso Asier, hay que comprometerse, y eso implica un compromiso total.
– A pesar de todo, no estoy de acuerdo.
– Asier, nuestro objetivo ya lo sabes, hay que castigar al enemigo donde más le duela, y estabas convencido, no me vengas con monsergas y pretendas echarte atrás.
– Si, pero se podían cuidar un poco las formas.
– Si te parece se publica en el BOE, se va a colocar una furgoneta que va a hacer Pum, y están invitados todos los medios de comunicación.
– Tu sarcasmo me inquieta.
– Ya te comenté el otro día el sitio escogido. Es un sitio buenísimo, pasa mucha gente, que si llamamos, que si no llamamos a tiempo, que si a la llamada no le hicieron caso, pero ya sabes que el objetivo es que se haga la máxima destrucción., y daño.
– Bueno, a esperar que nos llamen.

El enemigo no es tonto, bueno mejor diríamos tonto del todo, pues ya sabemos que en el tren, en Llodio desactivaron el explosivo, y Asier está vigilado al igual que Rosa. El dinero había corrompido a Ozaíta, fácilmente, y por eso se había desactivado el explosivo, los fondos reservados habían sido bien empleados
Los dos elementos que han llegado procedentes de Bilbao también están sometidos a vigilancia aunque ellos no lo sepan. Esta vigilancia es muy fácil de hacer en las grandes ciudades, y además aunque no se haga bien, la sensación de impunidad que tienen los dos elementos llegados de Bilbao, aun la hace menos dificultosa.
También Rosa y Asier comparten ese sentimiento de impunidad, y por eso no saben que ellos están sometidos a una vigilancia estricta, y que sus pasos son conocidos y controlados rigurosamente. La llegada de la furgoneta, su aparcamiento, y todos los detalles han sido conocidos, y acordado que la detención del procedimiento operativo se lleve a cabo cuando regresen del hotel y se pongan de nuevo en contacto los cuatro implicados en el asunto.
Los dos recién llegados de Bilbao se han alojado en un hotel que ya habían reservado antes de salir de Bilbao, y por un procedimiento que resulta mas barato que el directo, o sea con un talón de los que anuncian, y a través de una agencia de viajes.
Han llegado al hotel, han dado los DNI, el empleado ha tomado nota, han ocupado la habitación, con la visita al cuarto de baño incluida, y a continuación han abandonado el hotel y han regresado a la vivienda de Asier.
En el camino de regreso han pasado por el sitio donde piensan colocar la furgoneta. Se han detenido para comprobar la localización más idónea, y hasta han entrado en un bar para tomar unas cervezas. Han sido acompañados por el enemigo en todo el proceso, sin que hayan advertido nada anormal, que haya levantado sus sospechas
Mientras tanto Rosa y Asier, mantienen la siguiente conversación:
– Rosa, dentro de poco nos tenemos que desplazar a Valencia, ya que se va a construir una subestación de 220 KV, y me han dicho que tengo que comprobar algunos datos. Tú has estado alguna vez en Valencia.
– Yo no.
– Yo tampoco, pero me gusta ya que allí hay playa.
– La playa, me han dicho que no es tan buena como las nuestras, pero que el agua si está mas caliente.
– Ya lo probaremos cuando estemos allí.
– No se si podré acompañarte.
– Por que, no.
– Porque tengo que estar en Madrid para coordinar el proceso de lucha.
– Vienes solo un día y te vuelves.
– Pero es que la cosa es ya tan inmediata.
– Es solo cuestión de unos días, porque la cosa se ha acelerado.
– Como sabes que se ha acelerado.
– Porque era un proyecto que estaba archivado, y de pronto todo el mundo pregunta por el.
– Que desorganización.
– Efectivamente, como este proyecto es de la antigua Hidrola, que diferencia con Iberduero.
– Ves tú, como perdemos siempre cuando nos juntamos con españoles.
– Oye que la antigua subestación de Iberduero, tampoco era una maravilla.
– Ves, como en todo estamos de acuerdo, Asier.
– Bueno, no en todo, pero si en casi todo.
– Me gustaría conocer Valencia, pero ya veremos.

Ninguno de los dos sabe, que en el BOE, ya se ha publicado la subestación de la que hablan los dos. Aparece, en una descripción de varias páginas en las que dice que se aprueba la construcción de dicha subestación, que se incluye en un plan estratégico, que también se aprueba por no se que cosa mas, que hace falta porque una subestación análoga llevaba varios años sin funcionar a 220 KV, y que si no se hacia se ponía en peligro el suministro, en fin tantas páginas en el BOE para hablar de estrategias y aprobaciones de una cosa que deviene en ser necesaria para que una empresa eléctrica cumpla con su función. También a la subestación le podrían poner como nombre “Subestación Asier”, como a la central nuclear de Zorita le pusieron por nombre “José Cabrera”, y a la de Lemóniz, si hubiera funcionado le deberían poner como nombre “Monleón”.
Ya han regresado los dos individuos recién llegados de Bilbao, y lo que no sabe Asier es que el nunca conocerá Valencia, y el por que ya lo contaremos mas adelante, ya que ahora nos vamos a ir con Alí, para que conozcamos la conversación que tuvo con el abuelo Pascual.

Capitulo 24
La conversación de Alí con el abuelo Pascual.

Alí ha ido a buscar a Lucia, como hace todos los días, pero al llegar se ha encontrado con el abuelo Pascual, al que ya conocía de otras veces, y con el que había intercambiado opiniones de actualidad, y que además le resultaba simpático.
Al encontrarse el abuelo le ha espetado:
-Hombre, Alí, que pasa.
– Lo de siempre, esperando a Lucía.
– Ya se que estuvisteis cenando.
– Pero a que no sabe, que Lucía es una experta en vinos.
– No me digas.
– Si, es una experta y me dio algunos consejos.
– Y cuales fueron, si se pueden decir.
– El principal es que los Evangelios giran alrededor del vino, como parte de la escenografía.
– Y a ti que te parece eso.
– Que es verdad, y que Lucía tiene una percepción muy clara, y que a mi me ha abierto los ojos, si es que ya no los tenía así.
– Entonces…
– Pues si, creo que el cristianismo es superior al Islam, y aunque ya llevaba bastante tiempo sospechándolo, últimamente cada vez estoy más convencido.
– A mí del Islam, me gustan algunas cosas, por ejemplo eso de las huríes.
– ¡Abuelo!
– Hombre Alí, cuando vas a la iglesia y observas a las viejas cantando “Te ofrecemos Señor nuestra juventud”, menudo plan se te ofrece.
– Abuelo, que me chivo a Lucía.
– Hablando en serio, yo creo que el Islam aunque es posterior cronológicamente al cristianismo, sin embargo es como un judaísmo en el aspecto intelectual, tratan de darle un soporte de unidad a esas tribus dispersas por el desierto.
– Eso es una tesis interesante, pero yo creo que otro aspecto interesante del Islam, es la no existencia de jerarquía. Cuando los hombres mandan, aparece el dinero, el poder, y mas cosas, y la dicotomía idea, realidad se pone en marcha.
– La existencia de una jerarquía es necesaria, y la base la necesita y la pide. No se si te acuerdas del imán Jomeini.
– Si lo conozco es el que sustituyó al Sha en Irán.
– Efectivamente, lo que ha dado lugar al régimen actualmente existente allí, teocrático.
– Y quién lo puso allí.
– Hubo una revolución y como consecuencia de ella un cambio de régimen.
– Que si, que eso es lo que parece. Pero voy a darte unos cuantos sucesos posteriores para que puedas pensar cosas diferentes.
Ya sabes que Arabia Saudita es un aliado fiel de los americanos. Aparentemente el Sha también. En el año 73 hubo la crisis del petróleo, ahora el petróleo ha subido a 150 dólares y se ha provocado otra crisis, y el petróleo ha bajado por debajo de los 40 dólares, y la crisis sigue. Esa subida del petróleo tan brutal considero que es una bomba para la economía. En el entreacto, no te acuerdas de la guerra Irán-Irak, que la ganaba Irán, pero que los americanos le suministraron buenos cañones a Sadam y la cosa quedó en tablas.
Ahora que puedo hablar, y que tu me escuchas te voy a decir mas cosas. El otro día venía en el periódico la noticia “jóvenes con estética antifascista. etcétera“, y yo pensé en jóvenes en camisa blanca y con corbata, en fin esos de sectas americanas. Pues no, eran unos desharrapados. Y yo pensé los antifascistas son los americanos en la segunda guerra mundial, y no De Gásperi, De Gaulle, Adenauer, que son a los que pusieron los americanos al mando.
Aquí también se cambió el régimen, por la fecha de la crisis del petróleo. El régimen había sido bendecido por los americanos en el año 50, pero no era tan santo como a ellos les interesaba o gustaba, así que vino el secretario de estado americano y cuando llegó a Madrid dijo: “Fiat”, Y hoy algunos se preguntan si lo que se proponía era la absorción de la fabrica italiana por la General Motors. A los americanos les gusta mucho el latín, esas citas en sus escritos científicos o económicos, les producen un sentimiento de satisfacción y da más valor a lo que dicen
– Don Pascual, déjeme que diga algo.
– Si hombre, ahora que tengo alguien que me escucha.
– Don Pascual, le voy a decir una cosa, que se que le gustará.
– Te voy a dejar pero luego te tengo que decir mas cosas ahora que no está Lucía, y puedo hablar libremente.
– Abuelo, se acuerda Ud de las torres gemelas.
– No me voy a acordar.
– Ya sabe Ud, que yo admiro al arquitecto egipcio.
– Muy de admirar no es.
– Si abuelo, ha demostrado la superioridad del hombre sobre el materialismo.
– Me lo explicas.
– Ahora se habla de torres gemelas, pero no era ese su nombre. Su nombre era World Trade Center, o sea el corazón del comercio mundial, y un hombre puede destrozar ese corazón, como así lo hizo. Tenía conocimientos, los aplicó, y de ahí las imágenes tan espectaculares.
– Entonces tú estás a favor de eso.
– No, Don Pascual, yo no estoy a favor de eso, pero si digo que el hombre está por encima de los materialismos.
– Define tu postura mejor.
– Yo estoy a favor de los americanos, su sistema me parece bueno, no soy como algunos de los políticos de aquí que me parecen analfabetos, pues cuando se está en un sitio se está con todas las consecuencias.
– Eso si me ha parecido consecuente. Me da la impresión de que has leído “El Príncipe” de Maquiavelo.
– Pues si, y a todos los políticos en lugar de juramentos o promesas se les debería exigir que lo leyeran e hicieran un ejercicio de redacción sobre el libro.
– Me ha gustado que estés a favor de los americanos, como yo, que pienso que tienen un régimen político totalmente alejado de los teocráticos, pero con un respeto enorme sobre el hecho religioso.
– Antes ha insinuado Ud, que yo estaba a favor de los terroristas, y eso no es así.
– Hombre es que tú con tus opiniones haces dudar.
– No será que yo por ser moro, ya doy lugar a la duda.
– Puede ser que lleves razón, siempre tenemos ideas preconcebidas, aunque no sea este el caso.
– A mi me producen mucho respeto, las personas que por un ideal van a la muerte, con elegancia podríamos decir, como en la película “Murieron con las botas puestas”, cuando sale el séptimo de caballería rumbo al sacrificio acompañado por una música muy bonita. Don Pascual tenga Ud en cuenta que yo soy de Ceuta y tal vez tenga algo de espíritu militar.
– Déjate de política y volviendo al tema religioso, tú ya cristiano.
– Es que no se si en realidad no lo era ya anteriormente. Como he vivido en una autentica mezcolanza de conceptos, no sabría decir los conceptos de una religión o de otra. Casi siempre el mal ejemplo de la jerarquía te lleva a poner en duda tu religión. Fíjese Ud, los gitanos, casi todos se han hecho evangélicos, cuando ha existido algo de libertad religiosa. El condicionante social los ha empujado a tomar esa decisión.
– Te voy a hacer un examen de tu cristianismo.
– Venga, adelante.
– Tú has leído el Nuevo Testamento.
– Si
– Y que has sacado en conclusión.
– Que la política y la religión deben ir por caminos diferentes, lo que se repite de modo reiterativo. En las tentaciones de Jesús aparece en primer lugar la posibilidad de administrar todos los reinos y Jesús lo rechaza, en segundo lugar la tentación de solucionar totalmente el hambre, y también es rechazado, y en tercer lugar el presumir del poder, el orgullo, la vanidad, cuando le dicen tírate desde lo alto del monte y que te detengan los ángeles, y también es rechazada la tentación. En definitiva el poder político, el económico, y el intelectual son rechazados.
– Me ha gustado tu interpretación del hecho religioso. Yo pienso en que la libertad es el fundamento del cristianismo.
– Yo también.

Rocío ha aparecido en ese momento, y ha interrumpido la conversación. Ya tendrán tiempo de hablar más veces de lo mismo.
Rocío le ha dicho a Alí:
– ¿Nos vamos?
– Vale, le ha contestado Alí, y al decirlo se ha acordado del latín al emplear dicha palabra.
– Y tu abuelo, no acoses tanto a la gente con tus ideas.
– Vale, le ha contestado el abuelo.
Y Alí ha pensado, el abuelo se me parece, hasta ha empleado la misma palabra para contestar a Rocío.
Ambos se han marchado a continuación, y todos están conformes con la situación y con sus distintas formas de pensar, o tal vez no sean tan diferentes. Si hablan y se entienden es que no son de pensamientos muy opuestos.
Volvamos a conocer los pasos de Asier y también los de Alfonso.

Capitulo 25
Asier y Alfonso se encuentran.

Habíamos quedado en que los dos elementos procedentes de Bilbao regresaban a la vivienda de Asier, y efectivamente así sucedía.
Regresaban acompañados por el enemigo, sin que se hubieran dado cuenta de tal situación.
En ese intervalo de tiempo se había producido una reunión de Alfonso con el equipo operativo perseguidor de las actuaciones extraprofesionales de Asier y sus compañeros, y se había decidido interrumpir la operación planeada por Asier y los suyos con la máxima urgencia.
El enemigo tenía ocupadas todas las posiciones, por lo que los que seguían a los dos elementos se incorporaron a sus puestos. Tal como estaba la situación Asier y los suyos no tenían escape, y así fue.
Pero sucedió una cosa contra todo pronóstico, cuando Alfonso entró en la vivienda de Asier este se asustó, y sacó una pistola, Alfonso por un mecanismo instintivo sacó la suya y ambos sin que se pueda explicar dispararon, y con acierto. La bala de Asier se alojó en el pericardio de Alfonso y la de Alfonso en la cabeza de Asier.
Algunos dirán que las balas siguieron el dictado de la naturaleza, que intenta en todos los casos conseguir el equilibrio, compensar lo que les faltaba a cada uno de ellos. A uno le faltaba cabeza y al otro corazón.
Se organizó un gran revuelo. La televisión entrevistaba a los vecinos, y uno de ellos decía: “Quien se lo iba a imaginar, un hombre tan educado”. Otro decía “Una chica tan seria, casi no hablaba por no molestar”. En fin, como en todos los sucesos, sale gente a opinar, y opina sin saber ni conocer, y así son las cosas.
Al día siguiente en el trabajo, también opinaban, solamente uno de ellos dijo: “son todos unos hijos de puta”, no se sabe a quien se refería con ese todos. Los demás decían todas esas cosas que ya sabemos y que componen esa colección de frases políticamente correctas.
Cuando ocurrió el suceso, dos compañeros de Alfonso fueron a comunicárselo a su esposa, a Pilar, y esta se puso de momento unas gafas oscuras, de las que no se desprendió en los siguientes días, y lloró, mucho lloró.
No sabemos si el lloro llevaba aparejado un sentimiento de culpa, muy frecuente en estos casos, o por el contrario una reacción por la liberación que se esperaba a partir de dicho momento, Lo cierto es que sabemos que pasado cierto tiempo, Pilar se incorporó a su trabajo, y los asuntos que instruyó y sentenció desde entonces son todos impecables. También dejó de consumir en cantidades ingentes el brandy jerezano y español. También Alfonsito mejoró, su principio de fracaso escolar desapareció, y aunque las notas no fueran sobresalientes, lo cierto es que se podían calificar como aceptables.
En el aspecto económico las cosas tampoco le fueron mal a Pilar. En el entierro de su Alfonso, al que acudió con las gafas negras que ya hemos citado, le impusieron al féretro la medalla del merito policial con distintivo rojo que significa una mejor pensión para la viuda.
A Alfonsito los primeros días, sus compañeros le tenían un trato especial, que con el tiempo fue normalizándose, y a los pocos meses daba la impresión de que todo seguía igual, como siempre.
El entierro de Alfonso, con su funeral correspondiente, tuvo como todos esos actos, su liturgia laica, estatal, pero pasados los días y los meses no queda nada de dicha liturgia. Asier también lo tuvo, pero aun cuando también tuvo su liturgia, fue diferente, y pasados los meses las ardillas siguieron comiendo nueces en el bosque, y el no conoció Valencia.
Hubiera estado en Valencia, por el verano, con buena temperatura, y habría visto los fuegos artificiales sobre la cuenca del río Turia, los carros adornados y a las valencianas con sus trajes regionales. También habría ido a los toros, y observado como la arena no es negra como en Bilbao, sino que tiene un color mas claro. La claridad es lo más conveniente en todas las cosas. Habría comido una autentica paella, ya que en Bilbao la cocina del arroz no es de lo mas selecto. Y en definitiva habría viajado, que es lo más adecuado para que su cabeza, tal vez hubiera funcionado mejor. Los fuegos artificiales le hubieran parecido preciosos, y tal vez pudiera haber pensado que es el mejor empleo de la pólvora.
Ya no se puede volver atrás. Lo que no hagas en su momento, ya es imposible efectuarlo, por eso el éxito que tiene la maquina del tiempo en el cine.
Asier tuvo su entierro, con su público. La organización paracultural lo organizó. No pudo asistir Ozaita, ni otros que también estaban en poder del enemigo, pero ya ha pasado bastante tiempo, meses, y a Asier, prácticamente lo mismo que a Alfonso nadie los recuerda. No los recuerdan ni ellos mismos.
Presentamos a los tres personajes al principio, y ya solo queda uno, Alí. En aquel momento los tres eran distintos podríamos decir, cada uno con sus vicisitudes.
Asier quería a su padre, y tal vez por eso y por el clima le pasa como al naranjo. En Valencia al naranjo le va bien, en cambio en Bilbao malas son las perspectivas para el naranjo.
Alfonso, es el mas difícil de encuadrar, tal vez todos seamos como el, muy parecidos.
Y Alí, también como Asier quería a su padre, pero se ha encontrado con un clima más favorable que Asier.
Ha tenido suerte. O no. Quien ha tenido una influencia mas decisiva, el imán Martínez o tal vez Lucía.
Los tres se han conocido, por eso forman un trío. Pero, ¿se han conocido? Creo que no, se han visto, pero no se conocen. Alfonso y Asier no han cambiado una sola palabra, es la incomunicación. Alfonso y Alí, si han cambiado palabras, pero ¿de que tipo? Asier y Alí no se han conocido, no han intercambiado ninguna palabra. Si acaso han coincidido en el tren de cercanías, pero ni ellos mismos lo saben. El trío ha terminado, solo queda uno de ellos, y de el nos ocuparemos a continuación.

Capitulo 26
Alí y Lucía.

El trío ha terminado, solo nos queda Alí, y de el nos vamos a ocupar.
Los sucesos descritos anteriormente se han publicado en los periódicos y en los diversos medios de comunicación, por lo que podemos decir que han sido conocidos, tanto por Alí como por Lucía, pero no les han impactado, están acostumbrados a esas noticias o parecidas. Cuando sean viejos, y rememoren aquella época en que se conocieron, no recordaran estos sucesos, y que es lo que recordarán.
Que estaban enamorados, dirá alguno.
Pues no, diré yo.
A los dos se les ha pasado el arroz. El enamoramiento es una situación hormonal que se presenta en la adolescencia, y si ya se es adulto es difícil, por no decir imposible volver a dicha edad.
Entonces, como es posible que estén preparando la boda, si no hay enamoramiento.
Pues por eso, porque están en una situación superior a la del enamoramiento. Físicamente están en su plenitud, intelectualmente también, y además son conscientes de su deseo de compartir sus vidas. Es el momento adecuado, si pasara más tiempo, ya no sería lo mismo, el asunto se haría mas complicado, el arroz no permite el recalentamiento.
Además tenemos la certeza de que aciertan porque sabemos que pasados muchos años la cosa ha funcionado.
Los detalles de la boda, las opiniones del abuelo Pascual, las de otros familiares, las conversaciones de Alí con Lucía y sus familiares, la ceremonia, los pasaremos por alto. No son interesantes.
Vamos a contar el viaje de bodas.
Decidieron visitar Córdoba, Granada, y parte de la costa sur de Andalucía, y ¿por que?
Para Alí, era encontrarse con su mundo soñado, pero contemplado ahora desde otra perspectiva, y para Lucía era satisfacer un deseo de reencontrarse con sus raíces, aunque no supiera precisarlo. Ninguno de ellos le explicó al otro sus deseos o sus razones para hacer dicho viaje, pero lo hicieron.
Se despidieron de la familia, y emprendieron el viaje en coche. Bueno Alí en realidad no se despidió de nadie, solamente pidió permiso por casamiento, el mismo permiso que pidió Lucia.
El abuelo Pascual les dijo “que tengáis cuidadito”, lo que estaba motivado por una cierta sensación de egoísmo, ya que ansiaba ser bisabuelo. Al abuelo no le gustaban ciertos médicos famosos en los medios de comunicación, por su deseo de hacer mas llevadero el tránsito de los ancianos, el no quería tránsito, el lo que quería era ser bisabuelo.
Así que ya tenemos a Lucía y a Alí, en el coche camino de Córdoba, y quien creéis que conduce. Pues Alí. Y eso significa que Alí manda sobre Lucía. Pues no. La relación entre Alí y Lucía se puede calificar de igualitaria, pero eso es pura apariencia, en realidad, pasa como en todas las parejas, manda la hembra, la apariencia de la dominación del macho es un espejismo, por lo que el viaje a Córdoba se ha hecho porque a Lucía le agrada.
La salida de Madrid, y poder decir ya hemos salido, es muy complicada. Se recorren muchos kilómetros, y se ven naves, edificios, y no se ve campo hasta que pasa bastante tiempo, y el acompañante te dice “ya estamos en Ocaña”. Ellos han salido a una hora y día en los que no han coincidido otras variantes como puentes, vacaciones, horas punta, y han salido fácilmente se podría decir. Al final han podido ver el campo, al fin.
Alí no ha visto nada, iba pendiente de la carretera, pero Lucía si ha visto algo. Ha visto los tonos ocres de los barbechos, y como es verano, un verano juvenil, ha visto el verde de las viñas. Árboles han visto pocos, ninguno se puede decir sin temor a equivocarnos, y así han seguido por muchos kilómetros por la meseta, hasta que han parado por indicación de Lucía, ya que la próstata de Alí en esta ocasión no ha sido responsable de la parada. Tal vez cuando pase el tiempo puede ser que si, pero nos parece que no.
Después de tomar un café, han seguido su itinerario, y pasando Despeñaperros se han adentrado en Andalucía. El paisaje ha cambiado sustancialmente, se ven más olivos, y siguiendo el curso del Guadalquivir han llegado a Córdoba, y se han alojado en un hotel enclavado en la sierra de Córdoba, donde hay cinco o más hoteles. Ellos se han alojado en el Parador de Turismo, que tal vez sea el mas acondicionado para sus actividades. Los han acomodado en una habitación con vistas a la ciudad, y con una pequeña terraza desde la que se puede contemplar toda la ciudad, que se extiende a lo largo del río Guadalquivir. Como es de día, todavía no han apreciado con exactitud la ciudad, pero por la noche la vista será mucho más interesante. El edificio del parador, es de estética en la que predomina la línea recta, como era la que predominaba en dichos años, en los que se construyó, y en los próximos anteriores. El edificio tiene los años correspondientes a un prejubilado, pero se encuentra en perfecto estado, aunque su color haya variado desde su inauguración, lo han pintado varias veces, y ampliado los aparcamientos, ya que hoy hay muchos mas automóviles que cuando se inauguró en el año 1950.
Se han ido a Córdoba, a ver la mezquita y a comer. Mezquita van a ver poco, porque es la hora de comer, no la van a ver pero si van a comer en un sitio cercano a la mezquita.
Han comido alcachofas, que llamaban alcauciles en la carta, y el plato típico local. En un principio les han invitado a un vino fino de Montilla, que estaba frío y bueno. El vino tinto lo ha escogido Lucía de acuerdo con sus convicciones, que consistían como ya sabemos en el vino de la casa, y resultó un Rioja bastante bueno, pero se equivocó en el precio, aunque no demasiado.
Ni Lucía ni Alí van a poder probar ese vino de Montilla, en una taberna, en su patio, con su fuente, adornada de pilistras, y el patio cubierto por su toldo para que el resplandor del día no moleste, y a nosotros nos va a pasar lo mismo, tampoco, porque el tiempo ha pasado y lo que no se hizo en su día ya no se puede hacer. Es mas, es posible que esas tabernas ya no existan, y hayan sido sustituidas por librerías.
Terminada la comida se han dispuesto a visitar la mezquita, y lo han conseguido. Para que vamos a describir la mezquita, si todos la conocemos y además es Santa Iglesia Catedral. No pudieron subir a la torre de la Catedral, está en ruinas, y como depende su restauración de la Junta de Andalucía y esta es laica o aconfesional, como se quiera o se interprete, la torre no se arregla, y unos dicen “ahora no las queman”, y los otros contestan “para lo que sirven”. Se refieren a las iglesias. Y entre unos y otros Alí y Lucía han sido los perjudicados, ya que no han podido ver las estupendas vistas que se pueden ver desde lo alto de la torre, y contemplar sus campanas, para que se pueda decir “Córdoba mora, y antes romana presume ahora de sus campanas”, empleando un lenguaje políticamente correcto, aun cuando la exactitud de la frase es “Córdoba mora y antes romana presume ahora de ser cristiana”.
Cuando han terminado de ver la mezquita, todavía un coche de caballos no había dado por concluida su jornada, y a el se han subido, y se han paseado por un itinerario previamente establecido por el cochero. Les ha resultado incomodo el desplazamiento, pero eso es el turismo, hay que sufrir algunas dificultades.
La aproximación al fin de la jornada se ha producido en la plaza céntrica de la localidad, y se han retirado a sus aposentos. Bueno, eso es una forma de hablar, se han ido al Parador, se han sentado en la terraza, se han tomado unas cervezas, y finalmente han pasado al comedor. La cena no fue ni la mejor, pero tampoco la peor, de todas las que han tomado Alí y Lucía, ni de las que tomarán en el futuro, pero ellos la recordarán siempre. No podrán repetirla, nunca, pero si lo intentan, al recordarla la vivirán de nuevo y se sentirán felices.
Después de cenar, se han retirado a su habitación, se han asomado a la terraza, y han contemplado la ciudad. Los sonidos que se han producido a continuación eran interesantes, y aun cuando no podamos decir que todo Córdoba aplaudía a los pies de la habitación, si es cierto que un gorrión que acudía tardíamente a ocupar su sitio en una rama de su árbol, se posó, metió su pico en el cuello , y dijo ¡ Coño!.
Al día siguiente, se han dirigido a las Ermitas, que es también una visita obligada para el turista. En las ermitas hay ermitaños, como en el bosque hay árboles, pero en esas no hay ermitaños. Ha tiempo, el obispo por razones que no vienen al caso quitó a los ermitaños, y confió la gestión a los carmelitas, y así sigue. Hay una pequeña iglesia con el patronazgo de la virgen de Belén, y para llegar a ella se pasa por unas viviendas de los ermitaños, sin uso actual, y unos nichos o sepulturas para recordar lo que se intenta olvidar.
Previamente a este paso, en una esquina hay una calavera, con una inscripción que dice: “Como te ves yo me vi., como me ves te verás, piénsalo bien y no pecarás”.
Una vez que has visto eso, se llega a una explanada en la que hay un sillón de piedra, con un agujero que sirve para que cuando llueva el agua no se quede encharcada, pero que la tradición aconseja meter el dedo en el agujero y pedir un deseo, y eso es lo que hizo Lucía. Desde el sillón se contempla toda Córdoba, y algunos dicen que con atmósfera clara se ve hasta el Mulhacén. El sillón se llama “El sillón del Obispo”.
Finalmente visitaron Medina Azahara, las torres, las murallas, el río, el Alcázar de los Reyes Cristianos, los patios, las iglesias que ahora llaman fernandinas, y que no vamos a describir con detalle, porque lo mejor es verlas y que cada uno saque sus propias consecuencias. El viajar supera al leer en el conocimiento de las cosas.
Pasaron unos días buenos, el gorrión citado con anterioridad, antes de posarse en su rama los saludaba, y procuró no llegar tarde nunca más.
Alí que sabía un poco de latín se consideró romano, un poco moro, y ahora evolucionado a cristiano, como les pasa a la mayor parte de los pobladores de Andalucía, aunque ellos no lo sepan. Lucía si lo sabe.
Prepararon las maletas y se dispusieron a viajar a Granada, cosa que finalmente hicieron y que contaremos a continuación.

Capitulo 27.
El viaje a Granada.

Han emprendido el viaje a Granada, temprano, después de desayunar en el Parador. Alí, se ha hecho también europeo, o hasta americano, se ha tomado dos huevos fritos con jamón, además de otras cosillas para acompañar. Los huevos estaban “gueldon”, dicho en forma onomatopéyica en inglés, ha pensado Alí mientras se los comía.
Después han tomado el rumbo a Granada, atravesando el río, para lo que han pasado por el puente de San Rafael, conocido como el puente nuevo, y han enfilado la carretera.
Como todo no puede salir perfectamente, sino que tienen y deben de existir los inconvenientes, a la altura de Baena se les ha pinchado el coche. El asunto, tampoco es demasiado importante, ya que con una simple llamada telefónica, y a los pocos instantes aparece una grúa con un operario que te cambia la rueda y te lleva a un taller para que te arreglen la rueda pinchada, lo que es conveniente, porque dos pinchazos seguidos se pueden convertir en un hecho grave y desagradable. La cosa no pasó a mayores, y pronto estuvieron de nuevo en marcha. Tanto a Alí como a Lucía no les supuso un inconveniente, al contrario de los que les pasa a muchas personas, que por cualquier insignificancia segregan mucha bilirrubina, y en cambio permanecen impasibles ante lo verdaderamente importante y transcendente.
A la hora de comer llegaron al hotel que habían reservado en Granada. Estaba en los bosques de la Alhambra, y tuvieron que dar una gran vuelta para acceder a el. Ahora solo los taxis acceden fácilmente a la Alhambra. El hotel estaba bien situado, y como llegaron a una hora oportuna, se quedaron a comer, y como había poca gente en el restaurante, pues ya se puede uno imaginar como comieron. El número de personas que hay en un restaurante, dividido por el número de plazas es un índice eficaz de la calidad gastronómica de aquel. Hay un restaurante, en el que las plazas están reservadas para dos años o más, por lo que el índice es infinito, aunque haya quien compare dicha cocina con “El retablo de las Maravillas”, pero lo cierto es que su índice es maravilloso, sobre todo para el propietario. En definitiva, Alí y Lucía no comieron bien, o por lo menos no tan bien como en Córdoba.
Por la tarde visitaron La Alhambra.
¿Quien no conoce La Alhambra? Nadie.
El patio de los leones. Bueno, pues es una cosa curiosa porque a los moros no les gustan ciertas artes plásticas y los leones son una excepción, y las excepciones gustan mucho, y más cuando los leones no parecen leones. Todo lo que rodea a los leones es bonito menos los leones, así se lo pareció a Lucía. A Alí los leones no le gustaron, pero eso es explicable conociendo a Alí.
Luego vieron mas cosas, como puertas cerradas, con prohibiciones de pasar, y pensaron, lo de Irving no son leyendas ni cuentos son hechos verídicos.
También vieron el palacio de Carlos I ó V, y les pareció un engendro. Los estetas critican que en la mezquita exista en su centro una catedral, como consecuencia de la borrachera que cogió en Córdoba Carlos I por su propia iniciativa o influenciado por el Cabildo Catedralicio, pero fuera o fuese, la mezquita se conservó gracias a esa borrachera. Sin embargo, el palacio ese no está justificado por ninguna borrachera, ni por otros motivos.
Alí, le ha comentado a Lucía, cuando han terminado la visita a La Alhambra: “Que bien se debería vivir aquí en aquellos tiempos”, y Lucía le ha contestado: “Y ahora también”.
Terminada la visita, como estaban sin saber que hacer se han metido en un cine. Al paso de los años, conservaran en su memoria el cine como edificio especial, pero de la película no se acordarán. Como era verano, en el cine con aire acondicionado se está estupendamente, y en especial cuando uno previamente ha ejercido de turista, y está cansado físicamente.
Lucía aun cuando no le han preguntado opina lo mismo, el cine es estupendo para descansar.
Por la noche podrían haber visitado La Alhambra, que además al estar cerca del hotel es una buena idea, pero lo han dejado para otro día. La visita nocturna es una cosa maravillosa, pues si te alojas en el Parador que existe allí, es como si durmieras en La Alhambra, o al menos te lo puedes imaginar. En el hotel donde están alojados tienes que andar un poco más, pero también resulta satisfactoria la cosa.
El programa para el día siguiente era subir a Sierra Nevada, y verla.
Es curioso que Granada tenga tres climas distintos, en tan poco espacio. Por un lado el clima mediterráneo del centro urbano. Te alejas un poco y te encuentras con el clima alpino de Sierra Nevada, con todas sus características de temperaturas y vegetación, pero si tomas el rumbo contrario y llegas a Motril, te tropiezas con el aguacate y la chirimoya, o sea con un clima subtropical.
Así como en Córdoba son conocidos sus patios, en Granada lo característico son sus Carmenes y el Sacromonte, por lo que la pareja ha hecho lo que todos los turistas hacen en la mayoría de los casos, cena nocturna y espectáculo. Aun cuando no sea uno un experto, o un aficionado al flamenco, el espectáculo tiene color y musicalidad, y eso compensa la mala calidad del vino y de los alimentos que te sirven. Si vas a Lisboa por que no vas a ir a una casa de fados, pues lo mismo pasa en Granada. Y si vas a París no vas a ir al Moulin Rouge aunque el champagne sea de mala calidad. Ellos han ido al Sacromonte y les ha gustado la experiencia.
Al día siguiente, se han despertado y han decidido, porque así ya lo tenían comprometido con anterioridad visitar el Mulhacén, y otros picachos de la llamada Sierra Nevada. La excursión les ha resultado interesante, aun cuando a pesar de llevar una ropa no apropiada para el verano, y algo mas para ese periodo de tiempo en el que oficialmente no hace frío, pero si lo hace, a ellos les ha parecido que han pasado frío, y ciertamente ha sido así.
El Veleta se llama uno de los picachos, y a Lucía le daba por preguntar por el Monte Perdido. Parece mentira que Lucía no supiera que el Monte Perdido, que ha sido hallado, se encuentra a bastante distancia de Granada, y ya irán en otra ocasión a conocerlo.
Se han bajado del coche y han pisado la nieve, tan blanca, y han sentido el ruido que se produce al pisarla, ese crujido tan característico, y que se parece a un lamento que produce la nieve al presentir que se va a mezclar con la tierra formando barro. A ellos esa sensación, aun con un poco de frío, les ha resultado muy agradable.
El paisaje contemplado no les ha resultado del todo satisfactorio. Estaba nublado, y ya no es lo que te alaban y presentan para que te aficiones a los deportes de nieve. Las nubes contribuyen a darle al paisaje un color menos luminoso y por lo tanto algo tétrico, lo cual también tiene su belleza, tétrica, pero belleza al fin y al cabo.
Después de andurrear de un sitio a otro, sin saber exactamente que es lo que estaban haciendo, y creer que lo habían visto todo, se han dispuesto a comer.
Han entrado a un sitio, en el que no había nadie, pero que rápidamente lo han acondicionado, encendiendo una chimenea que se veía que era bastante antigua, y que se usaba frecuentemente por las trazas de hollín que tenía, y poco a poco la habitación ha ido poniéndose mas agradable en el aspecto de temperatura y humedad, ya que el calor hace que una cosa suba y la otra baje, lo que constituye la dialéctica, que es lo apropiado para que las cosas funcionen adecuadamente. Si hay un exceso de dialéctica, la cosa tampoco es buena, pues sube mucho la temperatura y se pasa calor. Lo cierto es, que allí Alí y Lucía se encontraban bien. Han comido arroz con conejo.
El arroz con conejo, es una comida aromática, o por lo menos así se puede definir, lo que si es, sin duda, una comida dual, a unos les gusta y a otros no. En este caso a los dos les ha gustado. Alí le ha servido a su Lucía la pechuga del conejo, y eso le ha hecho feliz y afortunado, cuando ha observado que a Lucía le gustaba. Mientras comían, no hablaban, cosa que no hacía falta, ya que les bastaba con mirarse a los ojos para saber en que pensaban.
Después de comer han regresado a Granada.
Ha pasado otro día, y han visto que era bueno todo lo que les pasaba y que el viaje iba llegando a su final, por lo que se han preparado para continuar el viaje desplazándose a la costa.
Estarán un día en Motril, y luego continuarán el viaje a Málaga, donde se alojarán en Gibralfaro, y desde el balcón de su habitación verán el puerto, el faro, los barcos, la plaza de toros, lo que en conjunto es una vista espectacular.
Es una lástima que no todo el mundo pueda hacer un viaje como el que están realizando Alí y Lucía, pero es que la característica de los bienes económicos es que son escasos, y de ahí que la ecología sea totalmente antidemocrática, pues para preservar el medio ambiente es necesario que pocas personas puedan disfrutar de el.
Lo último que vamos a contar de este viaje, es que al salir de Granada rumbo a Motril, se pararon a contemplar el paisaje, vieron Granada a lo lejos, y al volverse para montarse en el coche, Alí respiró hondamente, y ambos observaron un letrero que decía “El suspiro del moro”, y a Lucía le dio la risa, y también a Alí.

INDICE
Capitulo 1. Asier 2
Capitulo 2. Alí 10
Capitulo 3 Alfonso 16
Capitulo 4. Los tres personajes 24
Capitulo 5. Reflexiones sobre la Moral y las reglas de juego 30
Capitulo 6. Asier se introduce en el mundo violento 40
Capitulo 7. El seguimiento 48
Capitulo 8. Asier se compromete más 57
Capitulo 9. La vida diaria de Alí 64
Capitulo 10. Alfonso conoce a Pilar 72
Capitulo 11. Alí y Lucía 78
Capitulo 12. La familia de Lucía 83
Capitulo 13. La familia de Alí 90
Capitulo 14. Pilar en Guadalajara 97
Capitulo 15. Asier en Madrid 104
Capitulo 16. Alí medita en el hotel 113
Capitulo 17. El análisis temporal 121
Capitulo 18. Algunas precisiones respecto a Alí 129
Capitulo 19. Asier en Madrid 137
Capitulo 20. Asier sigue en Madrid 146
Capitulo 21. Alfonso y Pilar 155
Capitulo 22. Andanzas de Alí 163
Capitulo 23. La vida sigue para Asier 171
Capitulo 24. La conversación de Alí con el abuelo Pascual 178
Capitulo 25. Asier y Alfonso se encuentran 186
Capitulo 26. Alí y Lucía juntos 191
Capitulo 27. El viaje a Granada 199