Aguas turbias

Da verde el semáforo. Cruzo convencido que la vida en que he estado sumergido es la correcta. Aparece ante mí el puente y no veo palomas, sino gaviotas que desafiaron su verdad heredada para escribir una nueva historia, sumergida en aguas turbias, pero su propia historia. Y pienso: “No cuesta tanto que las utopías se transformen en sueños posibles de realizar, pero aún cuando no tengo la certeza de que son tangibles, está la sombra de la pérdida cubriéndome con su manto… ¿Es una ley de la vida o es la ley de mi vida?